Serie Opinión y Perspectiva
Primer acercamiento Médico-Psiquiátrico a la salud de Augusto Pinochet

Introducción

Los médicos abajo firmantes, nos pronunciamos sobre los aspectos médico-neurológicos y psiquiátricos que atañen a la salud del Senador Pinochet. Nuestra intención es que los antecedentes que aquí entregamos sean conocidos por otros colegas que puedan profundizar o adherir a este informe, así como por otros profesionales, especialmente del campo jurídico y social y muy, especialmente, por las personas afectadas por los crímenes de lesa humanidad cometidos en Chile entre 1973 y 1989.

Creemos que la liberación desde Inglaterra -donde permanecía desde aproximadamente 18 meses detenido- por motivos humanitarios, específicamente de salud, obliga a nuestra profesión a entregar a la sociedad chilena el mayor número de antecedentes que le permita conocer el cómo desde nuestro campo, el de la medicina, se usaron elementos para revertir el proceso a que estaba siendo sometido.

El día 9 de octubre de 1999 el juez Ronald Bartle argumentó en su sentencia que "Pinochet podía ser enjuiciado en España". El día 5 de noviembre, debido a la presión del gobierno chileno de recurrir a las "medidas humanitarias", el Ministro Straw decidió someter al Gral. Pinochet a una serie de exámenes médicos, para dirimir si estaba o no en condiciones de soportar un juicio en España. En diciembre, designó un equipo de especialistas para que evalúe la salud del Senador. El día 5 de enero, bajo fuerte custodia policial, Pinochet es trasladado al Northwick Park Hospital.

El día 11 de enero, en un comunicado del Home Office, el gobierno británico afirmaba que el chequeo médico comprobaba que Pinochet no estaba en condiciones de ser extraditado a España. El día 25 de enero del 2000, Amnistía Internacional, la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Human Rights Watch, la Fundación Médica para la Asistencia a Victimas de la Tortura y Redress Trust iniciaban en Inglaterra acciones legales, para pedir la revisión del procedimiento utilizado por Jack Straw, tendente a la liberación de Pinochet

Al mismo tiempo, la Justicia inglesa ordenaba que el informe médico que hasta entonces había permanecido secreto, fuese entregado a los gobiernos querellantes: España, Bélgica, Francia y Suiza, así como a algunos organismo de derechos humanos.

Finalmente, el día 2 de marzo, a pesar de las opiniones contrarias de los países demandantes, de las organizaciones de derechos humanos y agrupaciones de victimas, el Ministro del Interior británico, Jack Straw aprobaba la liberación del Senador Vitalicio, quién llegó a Chile el día 3 de marzo.

Tras descender aparatosamente del avión , sentado en una silla de ruedas y ya colocado en tierra firme, el Senador Vitalicio se yergue sin dificultad, se le ve caminar sin vacilaciones, levantando su bastón, sonriente, saludando a las numerosas personas que lo esperaban y para comprender la situación global que vive. Imágenes que indican que no hay signos evidentes de enfermedad de Parkinson severa así como tampoco síntomas de confusión, desorientación, olvido, ni menos pérdida de la orientación espacial, signos característicos de la enajenación mental.

Hemos seguido a través de la prensa y de las imágenes mostradas por la televisión, los aspectos relacionados con nuestra profesión, especialmente el informe de los exámenes médicos a los que él ha sido sometido.

Ante la situación actual, en Chile en que los abogados de Pinochet pretenden detener el proceso jurídico al que se encuentra sometido, usando argumentos nuevamente de orden médico, entregamos nuestro estudio crítico al Informe que sirvió en Inglaterra para fundamentar su liberación.

El método empleado para hacer este análisis ha consistido en estudiar cuidadosamente los siguientes documentos:

1) El Informe sobre el Examen Médico realizado al Senador Augusto Pinochet Ligarte por los Doctores ingleses: Sir John Grimley-Evans, el Doctor en Medicina J. Denham y el Profesor Andrew Lees y la Neuropsicóloga María A. Wyke.

2) El Informe Conjunto elaborado por ocho médicos españoles que analizan el Examen antes citado -a petición del Juez Garzón- de los cuales seis son Psiquiatras con distintas especialidades, uno es Profesor de Psicología y el último es Médico Forense adscrito al Quinto Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional de España.

3) A su vez, hemos revisado los Informes particulares y extensos hecho por cada uno de estos médicos.

4) Leído atentamente el artículo titulado "Es Pinochet verdaderamente incapaz de asistir a su juicio?. Las Conclusiones precipitadas del Informe Médico" del Doctor Martial Van der Linden, Profesor de Psicología Clínica del Adulto en la Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad de Ginebra y de la Universidad de Lieja, especializado en Estudios sobre los Trastornos de la memoria consecutivos a lesiones cerebrales.

5) Estudiado el artículo titulado "El Cerebro del General. A la luz del Informe de los Médicos ingleses", escrito por el Doctor Enrique Zapata, especialista en Psiquiatría de la Tercera Edad, Director en Milton Keynes y miembro del Royal College of Psychiastrists del Reino Unido.

6) Revisado una amplia bibliografía nacional e internacional sobre la importancia de los exámenes complementarios: Scanner Cerebral; Spect; Doppler; Electroencefalograma, entre otros, en el diagnóstico de enajenación mental, demencia, etc.

7) Estudiado el artículo del Profesor Iván Moseley, del National Hospital for Nervous Diseases, Neuroradiólogo, en el cual se pronuncia sobre la validez de los Exámenes realizados a Augusto Pinochet.

Con estos antecedentes analizaremos cada una de las partes en que está dividido el Informe Médico Inglés y haremos, desde nuestras propias especialidades y la bibliografía antes citada, los comentarios correspondientes.

1) El día 5 de enero del año 2000 se realizó en Londres el Examen Médico titulado "Informe". En su encabezamiento se declara en forma destacada "El exhaustivo examen médico realizado al senador vitalicio revela que éste padeció microinfartos cerebrales bilaterales". Se informa que además estuvieron presentes, en el procedimiento, los médicos de cabecera del señor Pinochet, más el Doctor Henry Olivi por Chile, el Doctor Thomas por Inglaterra, y el ayudante de cámara de Pinochet, Manuel Cerda.

Hemos conocido la forma en que se realizó el examen y el tiempo de duración del mismo por una carta enviada el 7 de enero a David Omand, Subsecretario de Estado del Ministerio del Interior, quién le solicita al Doctor John Grimley "proporcione más detalles sobre el procedimiento de la consulta y del examen". La respuesta es la siguiente: "la consulta y el examen médico, así como el electrocardiograma se llevaron a cabo durante la mañana, ante la presencia de las personas que figuran en nuestro Informe....Entre las 12:00 y las 14:00 horas el Senador comió y se sometió a un Scanner. En este intervalo de tiempo, también se le extrajeron muestras de sangre y le examinaron electrónicamente su marcapasos...." "...Posteriormente los tres médicos ingleses, celebramos una reunión con la Doctora Wyke."...Durante la cual describimos en términos generales las áreas del funcionamiento mental del senador que más nos preocupaban, y la ayudamos a determinar cuáles serían las pruebas adecuadas". "... A las primeras horas de la tarde, la Doctora Wyke realizó su evaluación neuropsicológica, ante la presencia del Profesor Lees y el Doctor Olivi y el ayuda de cámara del senador...".

Una primera reflexión sobre la manera, la duración, el tiempo, las circunstancias, la falta de privacidad, y la orientación que se dio a las pruebas para determinar un asunto de la más alta importancia y que decidiría -desde el punto de vista médico y no jurídico- la extradición o no del senador Pinochet, nos permite hacer un primer comentario sobre el examen médico practicado en Inglaterra. El examen no sólo fue limitado, realizado en menos de ocho horas, durante los cuales el paciente fue sometido a una serie de exámenes clínicos y de laboratorio, sino también por un equipo insuficiente donde no había médicos neurólogos ni psiquiatras, de tal manera que una verdadera evaluación de la existencia de una patología mental quedó en suspenso.

La no existencia de evaluación prensa hecha por un psiquiatra, quien habría podido determinar en forma concluyente la presencia o ausencia de elementos depresivos, que suelen jugar en la evaluación psicológica un papel importante produciendo cuadros de pseudo-deterioro cerebral especialmenete pseudo-déficit de memoria. En consecuencia, la opinión vertida en las conclusiones que "en la actualidad el Senador Pinochet no presenta indicios de depresión clínica" no está avalada por una investigación psicopatológica ni clínica que pueda deducirse del informe.

Todos los especialistas saben que un examen mental acucioso, así como un estudio neuropsicológico con aplicación variados tests, sólo puede realizarse en el curso de varios días.

Así, en el Informe Conjunto de los Médicos Españoles se afirma lo que todos los especialistas conocen: " el tiempo idóneo para la realización de estas pruebas no debe ser más de media hora seguida, con tranquilidad y calma, en varias sesiones, a lo largo de una semana. Cada sesión no debería exceder de dos horas como máximo".

Por otra parte, y a pesar que se informa que se le estarían administrando al paciente 11 medicamentos diferentes, aparecen sólo cuatro mencionados en el Informe y llama la atención que los distintos entrevistadores no indagaran en forma precisa los efectos colaterales de estos medicamentos y sobretodo los efectos posibles sobre el sistema nervioso, tomados en conjunto. Podemos tomar como ejemplo la opinión vertida en las conclusiones, en que se considera que las características de Enfermedad de Parkinson que el paciente presenta serían una prueba que los daños se extienden por el cerebro, sin considerar que tanto la Amiodarona como el Amiodipino son conocidas por presentar este efecto colateral.-Aún si el Síndrome de Parkinson fuera de origen vascular debería haberse evaluado la agravación que estos medicamentos podrían producir sobre esa condición, especialmente la bradifrenia (lentitud del pensar).

2) En el Informe inglés se lee enseguida el subtítulo de "Historial Médico anterior, según los antecedentes que han sido facilitados." En el se señalan 16 patologías (Reproducidas por "El Mercurio", 16 de febrero del año 2000). De ellas sólo las Número 5 y 6, que hablan de "un bocio multinodular y de un hipotiroidismo inducidos por medicamento"; la 2, que señala la existencia "de una diabetes melitus, del tipo 2, diagnosticada en 1990", la 13, que indica "ataques isquémicos de carácter pasajero, en junio de 1997 y septiembre de 1999", la 15, que señala, "rasgos característicos de enfermedad de Parkinson" y por último, la 16, que dice simplemente "fallos de memoria", podrían tener relación con el estado mental actual. Los demás diagnósticos, algunos de los cuales, no son verdaderos diagnósticos desde el punto de vista médico sino descripción de signos o de síntomas, son comunes para las personas de la tercera edad.

3) En el acápite "Investigaciones Previas" se informa de un electroencefalograma, realizado el 14 de septiembre de 1999, "que muestra: componentes Theta menores no específicos bilaterales". Un estudio de Doppler de arterias carotídeas y vertebrales "que muestra ateroma, pero no lesiones de posible corrección quirúrgica". Un Scanner cerebral por tomografía computarizada "coherente con pequeñas lesiones isquémicas" y "un cierto agrandamiento ventricular y una atrofia menor compatible con un leve deterioro primario degenerativo".

Consideramos que el examen de Electroencefalograma y el Doppler no tienen un significado patológico ya que la existencia de ondas Theta no son especificas de alteración funcional ni orgánica del cerebro pudiéndolas presentar cualquier persona sin ninguna anormalidad. El Doctor Antonio Vázquez, Jefe de Sección de Neurología del Hospital Clínico de Madrid comenta en relación con estos exámenes : "Los resultados de las pruebas mencionadas (EGG y Doppler) son normales, descartando déficit de función de áreas corticales, así como trastornos de abastecimiento de sangre al cerebro. La tomografía sí muestra algunos trastornos, de microcirculación debajo de la corteza, en posible relación con la edad, la hipertensión y la diabetes".

Pero más aún, la única prueba de daño orgánico para los médicos ingleses son los "infartos lacunares que se demostraron en los scánneres cerebrales", pero en el Informe no se señala su número, su localización, ni su tamaño, que se mide en milímetros. Los especialistas saben que ellos son típicos en personas "mayores de 60 años" y que si no están situados en zonas cruciales del cerebro no afectan necesariamente la capacidad intelectual" (Ver Dr. Enrique Zapata). Además, es importante señalar que el Scanner practicado el día 5 de enero no mostró "agravación", concluyendo los propios médicos ingleses "que no había ningún cambio significativo desde el anterior Scanner". Es decir, seis meses después no se encontró aumento de las alteraciones, lo que contradice la afirmación de microinfartos cerebrales progresivos.

4) En el capítulo que se refiere a "Historial Médico Reciente" se señala la siguiente sintomatología: "Fuertes dolores de cabeza, que cedieron de manera espontánea, ocurridos luego de su operación a la columna". No se describe ni la forma, ni la localización, ni el carácter de esta cefalea. "Durante los últimos 10 meses, él ha notado un gradual empeoramiento de memoria. Tiene dificultades para recordar nombres de personas y para recordar fechas y acontecimientos de hace mucho tiempo". Se describen luego episodios breves "uno, el 9 de septiembre de : dolor de cabeza y pérdida de equilibrio", otro "en el cual tiene imposibilidad de reconocer a su esposa" y uno en el que no se da cuenta que su hijo había ido a visitarle". Se comunica también un episodio en que "su visión se volvió turbia por un corto período de tiempo". Según el Informe estos episodios parecen apuntar a alguna "disfunción cerebral transitoria".

En ninguno de estos episodios se señala el tiempo de duración, si hubo o no compromiso de consciencia, alteraciones del lenguaje o del comportamiento o indicios de otros signos neurológicos. Se describe únicamente, el examen practicado por el Doctor Thomas, el 14 de septiembre, quién encuentra "lenguaje circunstancial, distadas nominales, junto a manifiesto temblor frontal, rostro inexpresivo, pobreza de reflejos y fuertes espasmos mandibulares", síntomas estos últimos que no tienen respaldo de patología orgánica.

Con respecto a estos episodios el neurólogo Doctor Vázquez, comenta que "por su evolución rápida y benigna, podrían corresponder a patología lacunar subcortical que, como es sabido, no supone ni riesgo a corto plazo de tromboembolismo ni hemorragia cerebral grave".

En el historial médico rédente se describen además, nuevos sucesos cerebrales de carácter isquémico, el 20 de septiembre y el 9 de octubre (Se recordará que el día 8 de octubre el Juez del Tribunal de Bow Street, Ronald Bartle acoge todos los argumentos de Baltazar Garzón y sentencia que Pinochet puede ser enjuiciado en España.).

Por último, en el historial médico, se afirma que existe "un claro incremento de los rasgos característicos del Parkinson" .

5) En el Capítulo "Examen", se describe que "llegó en silla de ruedas y fue entrevistado desde la cama...Tiene una severa sordera, pero es capaz de mantener una conversación con su audífono conectado..". Además se señala que "estaba alerta y cooperante , pero que se cansaba con facilidad" y se describe que "su voz era baja y monótona, su habla neutral". En un acápite específico titulado "Cerebración", que correspondería a lo que nosotros llamamos examen mental, se lee: "mostró lentitud de comprensión, una bradifrenia", "...un habla circunstancial, pero ninguna disfasia de nivel inferior".

Comentario: es importante señalar que aún cuando la Dra. Wyke, que lo examinó en la tarde, describe con más detalles su presencia y comportamiento, como lo veremos más adelante, los tres médicos ingleses en ningún momento realizaron un examen clínico de observación. No relatan su aspecto, su psicomotilidad, su fisiognómica, su mirada, su comportamiento, etc. Examen fenomenológico indispensable para cualquier tipo de evaluación neuropsiquiátrica.

Por otra parte, el examen físico general no mostró ninguna anormalidad. Sólo se señala "un abdomen obeso, la cicatriz de operación a la columna, la cual está en buenas condiciones y una presión arterial normal".

En el examen neurológico propiamente tal, se describen las siguientes alteraciones: "En la escritura tendencia a la micrografía" y en reflejos primarios "Reflejo de mueca presente, palmo mentoniano positivo bilateral y reflejo mandibular normal".

Nos parece relevante comentar el valor localizatorio absoluto que los médicos ingleses dan a estos reflejos, para asegurar un daño de los lóbulos frontales. Para los reflejos primitivos de 1) mueca 2) palmo mentoniano bilateral y 3) glabelar, se acepta hoy día que los falsos negativos de los reflejos 1) y 2) son muy altos y que aunque el reflejo glabelar apunte a disfunción cerebral no es patognomónico de deterioro frontal. Además existe un número considerable de personas mayores de 80 años que presentan reflejos primitivos, como un hallazgo del examen, sin significación clínica predictiva. Sobre este tema el neurólogo español Dr. Vázquez, señala que: "los reflejos liberados son inespecíficos y los pueden presentar la mayoría de los ancianos de su edad". Y agrega, "sin embargo, los específicos de deterioro frontal importantes: mentoniano y de prehensión, no están presentes en este caso". Por otra parte, el Dr. Zapata, asevera que los reflejos primarios "no demuestran en absoluto un daño cerebral". Agregando que: "ya en 1980, Jacobs y Grossman demostraron que dichos reflejos están presentes en un tercio de las personas normales, mayores de 60 años".

Es en base a la presencia de estos reflejos que los médicos ingleses dan por demostrado el daño de los lóbulos frontales, y, como veremos, es a partir de esta falsa premisa que aseguran luego "que el deterioro de los lóbulos frontales es demostración de una enfermedad arterial más generalizada". "Osados clínicos fantasiosos!", exclama el Dr. Zapata en su Informe.

En el Examen de los XII Pares Craneanos, salvo el VIII, auditivo, que muestra "una sordera de tipo perceptivo en ambos oídos, no se encuentra ninguna alteración. Lo que nos hace afirmar que ninguno de los episodios transitorios dejó algún signo de parálisis o paresia en los pares craneanos en que ella se revela, VII, IX y X Par, que están comprometidos en caso de que realmente hubiese existido un daño orgánico.

En el examen de extremidades, la motilidad es normal, indicándose solamente "movimientos pobres, debido a dolor en las articulaciones". En el examen de tono muscular se dice "que él se incrementó bilateralmente", pero no se indica si ello es debido a hipertonía piramidal o extrapiramidal, especifica esta última de la enfermedad de Parkinson, además, en ningún momento se dice que exista el signo de "rueda dentada" o temblor de reposo, signos específicos de la enfermedad de Parkinson.

"La fuerzas están Conservadas, los reflejos profundos son normales y simétricos". Llama la atención que se describa un Babinski bilateral : "respuesta bilateral del extensor plantar", en circunstancias que no existe daño piramidal ni hipertonía ni hiperreflexia, acompañantes habituales de este signo, de modo que, concordamos con el Dr. Vázquez que su presencia "no es fácilmente creíble"

En el examen de sensibilidad se describe "pérdida de sensibilidad fina y sensación de hormigueo, en distribución en media, los que podrían estar en relación a una neuropatía diabética". Es de todos los médicos sabido que la distribución en media no corresponde de ninguna manera a un trastorno orgánico, sino que esta distribución constituye una clara simulación o un Síndrome de Conversión.

En consecuencia, a nuestro entender, el Examen Neurológico no muestra ningún daño significativo, sólo pequeñas alteraciones ligadas posiblemente a su edad, problemas articulares, diabetes, u operación de columna previa (10), antecedentes de ataques de gota (8). No existen signos de enfermedad de Parkinson, cuales son rigidez, temblor de reposo, lentitud de movimientos, aumento del tono extrapiramidal. pérdida de movimientos conjuntos, ausencia de rueda dentada en el tono muscular, inclinación al andar, que cualquier neurólogo hubiese buscado y al no encontrarlos, descartado, dicho diagnóstico. Más grave aún es este punto ya que el Dr. John GrimIey-Evans, especialista en esta patología señala su existencia en sus conclusiones finales, en circunstancias que en la propia descripción de su examen, no encontró ninguno de estos signos.

6) Carta de la Neuropsicóloga María A. Wyke, del Hospital de Devonshire, al Profesor John Grimley-Evans.

El mismo día 5 de enero , en la tarde, la Dra. Wyke envió la siguiente carta: "Querido Profesor Grimley-Evans" y señala que adjunta el "Informe Neuropsicológico sobre el General Augusto Pinochet Ligarte".

Al iniciar su Informe la Dra. Wyke da un dato importante del examen practicado por ella, que nos permite deducir, en parte el estado mental del señor Pinochet: "yo no hablé con el general Pinochet acerca de las razones de estas pruebas psicológicas". Considerando que siempre el entrevistador debe hacer presente al paciente las razones del encuentro y su objetivo, y no darlas por supuestas, y que sólo así, esta entrevista es capaz de revelarnos un ajuste social perfecto y una sutileza discriminatoria normal, muy alejada a la estresada y atemorizada respuesta característica del individuo con un serio deterioro cerebral. Es por esto que nos parece extraña esta afirmación. La señora Wyke lo describe con términos como "agradable y colaborador durante la sesión de prueba", "responde a todas las preguntas que se le formularon", etc., "lo que se corresponde bien con su buen entendimiento y cooperativo" y su "sentido del humor intacto" descrito por los otros evaluadores. Desgraciadamente no tenemos la información del tiempo que demoraron los tests practicados, solamente sabemos que se realizaron en las horas de la tarde. Un hecho notable es la ausencia de perseveración, signo clásico y bastante frecuente presentado por los pacientes con deterioro cerebral

Pruebas Neuropsicológicas, éstas incluyen: pruebas de rendimiento intelectual como la batería de Wechsler y el test de Matrices Progresivas de Raven, ambas estandarizadas, lo que permite una evaluación cuantitativa del rendimiento del paciente. Además, incluye pruebas de memoria que no estarían estandarizadas, por lo que sólo es posible una evaluación cualitativa.

La batería de Wechsler se pasó en forma abreviada, sólo 4 de sus 10 subtests, obteniendo en la

prueba de Retención de dígitos un puntaje 5, que lo ubica en un Coeficiente Intelectual (C.I.) 75, o sea, en el rango limítrofe con la anormalidad. En la prueba de Vocabulario se obtuvo un puntaje 15 que equivale a un C.I. de 125, que lo ubica en un rango superior. En la prueba de Semejanzas obtuvo un puntaje 12 que corresponde a un C.I. de 110, o sea, en el rango normal alto. Por último en la prueba de Dibujo con Cubos obtuvo 5 puntos que equivale a un C.I. de 75, es decir, limítrofe con la anormalidad. Frente e estos rendimientos, concluye, la Sra. Wyke que el paciente presenta un nivel intelectual previo superior y un deterioro actual importante de moderado a severo.

Si nosotros nos fijamos en la prueba de Semejanzas que es altamente sensible al deterioro, vemos sin embargo, que ella esta en el limite superior de la normalidad, lo que habla en el sentido de que no hay deterioro frente a esta prueba. Las otras dos pruebas sensibles, también al deterioro, -Retención de Dígitos y Dibujo con Cubos- en este caso tampoco llegan al nivel de la anormalidad, quedando en el nivel limítrofe con ella. Concluimos entonces que el deterioro psico-orgánico es leve. Esto contradice las conclusiones de la Dra. Wyke, quién señala "los resultados del Gral. Pinochet fueron malos. Obtuvo una puntuación que le situaba justo por debajo porcentaje quincuagésimo, lo que corresponde aproximadamente con un porcentaje de inteligencia l00". Esta es la cifra promedio para la población de Chile. Ella señala: "Esto representa una disminución de unos 25 puntos de Coeficiente de Inteligencia, si se compara con su nivel anterior".

Por su parte, el Psicólogo Español Dr. Francisco Ramos Campos, Profesor titular de Psicopatologla de la Universidad de Salamanca, señala "las pruebas utilizadas no son las mejores para evaluar las funciones intelectuales de un sujeto de 84 años, incluso alguna de ellas, por ejemplo el WAIS, no tienen en cuenta las características cognitivas, sensoriales, motoras, afectivas, motivacionales, y sociales de los ancianos. Las conclusiones a las que se llega no se desprenden directamente de la evaluación realizada, se efectúa una inferencia excesiva a partir de los resultados obtenidos. Por otra parte, algunos de los resultados son contradictorios.

En el subtítulo Memoria, se escribe: "El general Pinochet fue evaluado por medio de tres pruebas...". 1) Memoria en relación al dibujo de objetos, en la que retuvo 12 de 20 objetos. 2) Memoria para un relato corto, en que retuvo 3 de 12 elementos y, 3) Memoria para figuras de

objetos, en que retuvo 1 de 16 objetos. Como estas pruebas no están estandarizadas no se puede deducir en qué medida el rendimiento de este octogenario paciente se diferencia de su grupo etáreo.

Las pruebas de memoria se repitieron 30 minutos después, logrando que el paciente recordara en la prueba N 1 tres de seis dibujos; en la prueba N 2 seis de doce relatos y en la prueba N 3 no retuvo ninguna de Las 16 figuras de objetos. La Dra. Wyke concluye "la mejoría, al cabo de repetido intento fue sólo marginal Cuando se le volvió a evaluar, después de un período de 30 minutos, se registraron pérdidas de memoria anormal-." "Las dificultades de memoria son mucho más importantes que su descenso en las pruebas de inteligencia"

A este respecto, pensamos que en estas pruebas no se ha tomado en cuenta el factor fatigabilidad que, sin duda, debió estar presente ya que ellas se aplicaron al final del día y luego de múltiples exámenes.

Es importante destacar además que en el rubro "Comportamiento durante las pruebas y lenguaje, la Doctora había informado "Fue capaz de facilitar información básica sobre los primeros tiempos de la Historia de Chile. En alguna ocasión se mostró dubitativo, a la hora de proporcionar determinada fecha y se corrigió a si mismo, con el suministro de información adicional para explicar sus vacilaciones. También fue capaz de proporcionar detalles acerca de su historia personal, tales como el lugar en que nadó y la educación que recibió de niño". En la parte lenguaje, escribe: "el grado de comprensión verbal del Gral Pinochet era bueno. No tuvo dificultades a la hora de comprender las preguntas o de seguir las instrucciones de la prueba...".

De modo que la memoria espontánea y la necesaria para entregar sus datos biografíeos y acontecimientos de la historia de Chile, está conservada, lo que nos parece de más valor en el momento de evaluar el daño psico-orgánico del paciente, que el rendimiento en los tests de memoria aplicados.

En el resumen de las pruebas psicológicas se dice: "El Gral Pinochet muestra un deterioro moderado-severo de funciones intelectuales, más allá de lo que corresponde a su edad. Se trataba de una persona de inteligencia superior y en La actualidad funciona dentro de la banda

bajo-media. La memoria cercana. La capacidad de aprendizaje y el recuerdo no inmediato, muestran un déficit severo en todos los casos. Su principal dificultad consiste en su incapacidad para retener información pasado un cierto tiempo. No hay pruebas de que el Gral. Pinochet pretenda simular incapacidad. En mi opinión, no sería capaz de afrontar las complejidades legales de un proceso".

Un último comentario que nos merecen los tests psicológicos se refiere a la cautela que la experiencia indica debe tenerse al evaluar personas de la tercera edad y sobretodo sospechosas de tener un daño orgánico cerebral y ésta es el no llegar a conclusiones con una sola sesión de tests. Es aconsejable para aumentar la confiabilidad de los hallazgos hacer un re-test y sacar un coeficiente. Factores como desconocimiento del ambiente, discomfort o fatiga, pueden producir puntajes deficitarios de pseudo-deterioro. Sobretodo si algunos de los tests confiables aplicados al Señor Pinochet no presentan una gran desviación de lo normal. Ejemplo, obtiene 23 en el Minimental State Examination. (Resultados: de un máximo de 30 puntos el término medio para personas normales es 27,6 y para los sujetos con Demencia, legalmente incapacitados, 9.7).

De la lectura atenta de las conclusiones entonces no se puede inferir categóricamente que las fallas de memoria sean un impedimento para enfrentar un juicio.

La entrevista con la neuropsicóloga es clara acerca de la capacidad de comprensión del Señor Pinochet, quién aparece "alerta y cooperador, con buen entendimiento", "sin fallas de la comprensión verbal". Lo es también con respecto al hecho que el Señor Pinochet tuviera una merma en la capacidad de expresarse de forma audible, la neuropsicóloga opina: "Respondió a todas las preguntas que se formularon". Como información adicional del examen se lee: "comprende bien instrucciones, con lenguaje fluido, sin anormalidad del ritmo, la prosodia o la construcción de frases...", "da la impresión de ser perfectamente capaz de expresar lo que quiere decir".

Analizaremos por último las Conclusiones del Informe inglés: "...las principales dolencias activas, actualmente, son la neuropatía periférica diabética y recientemente un daño cerebro vascular progresivo..." Y señalan en forma destacada que Mentalmente: "En nuestra opinión el Senador Pinochet no está en disposición, actualmente de participar en un juicio...". Enumerando cada una de las partes ya mencionadas en su Informe y ya comentadas por nosotros.

Por último, queremos señalar, que el día 21 de marzo del 2000, Pinochet fue sometido a un Spect para investigar la circulación cerebral y a un Doppler de carótida. Cualquiera que sean los resultados de estos últimos exámenes ellos deberán ser considerados como un complemento al estudio clínico y en ningún caso, se podrá basar en ellos un diagnóstico neuropsiquiátrico, de demencia o enajenación mental, ya que este diagnóstico será siempre clínico. En efecto, una amplia revisión bibliográfica de la literatura sobre "SPECT Y DEMENCIAS", tanto nacional como intemacional descarta que este examen pueda, fundamentar un tal diagnóstico.

Nos parece importante agregar para el conocimiento de los no especialistas, la descripción que de la Demencia o Enajenación Mental, hace la Organización Mundial de la Salud, en la Clasificación Internacional de las Enfermedades Mentales (CIÉ 10):

"La demencia es un síndrome debido a una enfermedad del cerebro, generalmente de naturaleza crónica o progresiva, en la que hay déficit de múltiples funciones corticales superiores, entre ellas la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La conciencia permanece clara. El déficit cognoscitivo se acompaña por lo general, y ocasionalmente es precedido de un deterioro en el control emocional del comportamiento social o de la motivación. Este síndrome se presenta en la enfermedad de Alzheimer, en la enfermedad vasculocerebral y en otras condiciones que afectan al cerebro de forma primaria o secundaria".

En mérito a lo anterior, lo abajo firmantes concluimos en lo siguiente:

1) Que los exámenes médicos en los que el Ministro Straw fundamentó su decisión de liberar a Pinochet no son suficientes para demostrar un estado de Demencia o Enajenación Mental que le incapacite para soportar un juicio ante los Tribunales de Justicia.

2) Que tales exámenes no han sido practicados en las condiciones aconsejadas y requeridas por la comunidad médica internacional para fundamentar un cabal y riguroso diagnóstico.

3) Que los comentarios que los médicos ingleses incluyen en no pocos de sus exámenes practicados a Pinochet, no concuerdan con una interpretación objetiva e informada de los mismos, induciendo, por tal razón, a su cuestionamiento.

En consecuencia, concluimos que de los antecedentes disponibles no se puede deducir con seriedad y rigor científico suficiente, que el Senador Vitalicio se encuentre impedido para asistir a un proceso judicial normal.

Dra. Paz Rojas Baeza, Médico Neuropsiquiatra. R.U.T. 3.181.820-6
Dr. Martín Cordero Allary, Médico Psiquiatra, R.U.T. 3.519.371-5
Dra. Andrea Bahamondes Moya, Médico Psiquiatra, R.U.T. 7.746.151-5

Santiago, 19 de abril de 2000


Editado electrónicamente por el Equipo Nizkor- Derechos Human Rights el 27feb02