El Entorno
El Entorno: La trama íntima del aparato duhaldista y sus punteros

Capítulo Seis.
Intendencias: El botín de los punteros


- Yo acepto lo que el gobernador decida.
Si él me lo pide, estoy dispuesto hasta barrer las calles.
Senador Horacio Román |1|

Cuando entrés a una carpeta donde vayas convidado/
desconfiá de las barajas y los puntos al jugar/
Un mango tiene más fuerza que un caballo desbocado/
y en la timba hasta tu viejo te va a tirar a matar.

Consejos Reos, Celedonio Flores

La corrupción no es un problema de personas inmorales,
sino de sistemas ineficientes e inmorales. En el sector privado
o público, en un lugar donde una persona tiene un poder monopólico,
con discrecionalidad y sin transparencia sobre lo que hace,
habrá corrupción. Sea China, California o Argentina.

Robert Klitgaard |2|



Volver al Indice

El asado |3|

El que pinta paredes es un pequeño eslabón. Otro eslabón son los proveedores: merca, alcohol, choripanes o lo que sea. Y proveen cuando pueden y cuando no pueden, chorean.

- Cómo se organiza un asado para el candidato?

- Vamos a suponer: se lanza una candidatura. Esa organización está llena de abrazos. Hay treinta o cuarenta punteros organizando y todos traen ideas. De todas esas ideas no se deshecha ni una. Ni una. Las ideas se anotan. Aunque ideas sobran, porque como todos quieren llegar, todos traen ideas.

Nadie quiere laburar, entonces tienen que llevar ideas.

- Es la forma de competir entre ellos?

- Exacto. Ideas y datos.

- De qué tipo?

- Datos:

- Yo tengo un panadero que deja enfriar las canastas en un patio. Y ese patio tiene un alambrado fácil,lo cortamos y tenemos una canasta gratis. Le cagamos la canasta y sabés lo que hacemos..., zafamos el pan para los choripanes...

Me explico? Ya tienen, supuestamente, una canasta de pan para los choripanes. Entonces, qué pasa, la plata para ese pan estaba. Con esa plata que se van a ahorrar van a comprar más vino, o en una de esas aparece otro con la idea del vino y van a hacer un camión:

- Hay un hijo de puta que deja el camión estacionado con los cartones en la 14 y Belgrano, todos los días. Y se mama. Le ponemos una puta y nos piramos con el camión...

Lo que ellos no saben es que lo único que están haciendo con esas ideas es achicar el presupuesto para el asado.

El capanga ya tenía la plata para el vino, el pan y el asado. Ya se la habían dado. Cosa que él no va a gasta un peso hasta último momento.

Otra que puede pasar es que el capanga diga:

_Lleváte mi camioneta para traer el pan. Te la presto.

Y qué pasa: sale el cabeza de gato, ese que quiere estar adelante de todo, quiere salir en la foto, quiere aparecer:

- Yo manejo, yo manejo, dice.

Y va, maneja y pone y estaciona y ya le sacaron la canasta al panadero. Y el panadero salió y preguntó:

_ Quien anda ahí?

Y le pusieron un tiro y lo mataron... Cuál es? Listo, se acabó la canción.

Nadie puede saber cómo termino el asunto de la canasta de pan. Nadie. Y seguro que el que pegó el tiro es el que nunca hizo nada, inexperto de acá a Pacheco. Inexperto y falto de pelotas.

El problema radica en que hay que cubrir a ese muerto. Pero como te hablo de ese muerto te hablo de millones de cubiertas.

El que organiza el asado de ninguna manera puede permitir que se diga que ese choripan vino de ahí, con un muerto.

El capanga le va a dar aire. Lo va a poner por arriba de los otros, para tenerlo tranquilo:

_ Andáte a Uruguay.

_ Eh?, porqué?

_ Boludo..., laburaste quince días. Tomáte unas vacaciones. Borráte y lleváte a la familia, le dice el jefe.

En quince o veinte días no hay más ruido. Después todos saben quien pegó el tiro, pero quién se va a animar a decirlo. Nadie.

Las ramificaciones de la pala, el fumo y el chupi es igual. Es el mismo modus operandi. No hay otra forma de conseguir nada para el Partido.

Todo es promesa y afano. Pero no afano de afano, afano gil.

Notas:
1. El Diario, de Morón. 29-12-94. Volver
2. Robert Klitgaard, sudafricano, fue profesor de Economía en la Universidad de Yale y de Política Pública en la Escuela John Kennedy de la Universidad de Harvard. Escribió varios libros sobre el tema, entre ellos, "Tropical Gangsters" y "Controlando la corrupción". Volver
3. Testimonio de un malandra del Conurbano bonaerense. Entrevista del autor. Volver


Volver al Indice


Los reciclables

- Ser puntero es un empleo más. Es otra fuente de trabajo.

El hombre es un investigador social, particularmente especializado en zonas del conurbano bonaerense. Esta estructura -agregó- no es eficiente para la administración pública. Cuando el objetivo deja de ser construir obras para convertirse en una forma de enganchar punteros, se hace ineficiente. Hasta cuándo le va a servir a Duhalde? En algún momento va a tener que mostrar cosas concretas.

Lo mismo pasa en el área social. Toma tal dinámica la corruptela que el propio Duhalde y Chiche tuvieron que salir a apretar a sus propios punteros:

- No sean hijos de puta. No manejen a la gente con la comida para llevarla a los actos.

Esto es parte de una cultura que se fue instrumentando en estos años, y esto no les va a servir eternamente. Produce un gran rechazo en la sociedad. Si bien es una forma de contención para muchos sectores sin otros recursos, para gran parte de la sociedad esto es repudiable |4|.

El caso de Julio El Loco Carpinetti no es habitual. Es uno de los pocos ex intendentes -además fue presidente del Ente del Conurbano- que ha quedado a la deriva:

- Sacó los dedos del plato, y se los cortaron...

El gobernador lo echó del gabinete por hablar de más. Quien maneja dos millones de dólares diarios debe destacarse por un atributo irremplazable: la reserva. El hombre -en 1993- reveló públicamente intimidades de su relación con Graciela Giannettasio -ex funcionaria de varias comunas, entre ellas, secretaria de Gobierno de Florencio Varela, el distrito del Loco-, senadora y posteriormente directora de Educación y Cultura bonaerense.

Desde el momento de su alejamiento del staff duhaldista, Carpinetti no pudo hacer pie en ninguna estructura política: estuvo cerca de Octavio Bordón, negoció su incorporación con un sector del Frente Grande bonaerense,le organizó actos a Ramón Palito Ortega en el conurbano, ronroneó cerca de la Lipebo del Pelado Mércuri. Y no dejó de hablar:

A las 17 en punto, hora convenida para la entrevista, estacionó su sidecar sobre la vereda de la Av. San Martín, en Florencio Varela. El calor era insoportable. Vestía una camisa blanca de mangas cortas y un pantalón oscuro. Los lentes le daban un toque de intelectualidad. En su juventud estudió teatro e, incluso, se dice que protagonizó alguna obra menor.

Con una apariencia de hombre sencillo se traslucía su inclinación por los gustos caros. Traía en una de sus manos un maletín, del cual no se separó en ningún momento. Acababa de aparecer El Otro. Hernán López Echague le dedicó a este hombre de edad indefinible un capítulo por su paso en el Ente del conurbano bonaerense:

- Qué hay de cierto sobre la visita a su despacho del senador Reynaldo Pierri -hermano de Alberto- y el pedido del 8 por ciento para aprobar la contratación de obras del Ente sin mucho papeleo?

- Es falso y disparatado. Esto se lo dije, incluso, a Octavio Bordón. Durante la campaña electoral del 95 él habló sobre el Fondo del Conurbano. Se equivocó y se le tira todo el mundo encima. Me viene a ver a mí a ver qué podía decir para arreglar la situación. Y yo le dije que si estaba todo como yo lo había dejado no iba a encontrar nada raro...

- Pero hubo ciertas empresas que fueron particularmente beneficiadas...

- Ahh, pero eso sucedió después que yo me fui...

- ... y hay también ciertos distritos que fueron particularmente beneficiados...

- ... eso es una verdad a medias... Respecto a la empresas yo quería discutir el precio y la calidad del servicio. En nuestras reuniones del Ente plantié que quería una auditoría de resultados y no una auditoría de forma.

- Bastante tentador, no le parece?

- Si, pero el Estado ha creado sistemas de control y más control que está demostrado que no sirven. En una licitación pública se contrata cualquier cosa a cualquier precio. Por eso yo propuse un mecanismo distinto de auditoría. La llamo de resultado, porque es de precios y de calidad.

- Sigo sin entender porqué es una verdad a medias que se haya beneficiado particularmente a ciertas empresas y distritos.

- Yo hablé con la Cámara Argentina de la Construcción y les dije: quiero empresas que vengan a trabajar. No quiero empresas que vengan a pleitear. Le vamos a dejar ganar poco, van a cobrar sin problemas, y no queremos discusión ni que después vengan con mayores costos o esas cosas.

Con nuestros equipos técnicos sacábamos los costos. Le permitíamos ganar un 7 por ciento, ese era el margen de ganancia.

Lo que puedo decir es esto: en la provincia de Buenos Aires el costo del hormigón de 18 centímetros para pavimento se estaba pagando 60 dólares el metro cuadrado. Nosotros lo bajamos a 42.

Yo contraté a la empresa De Armas, por ejemplo, para proveer concreto asfáltico para bacheo. Esto es muy concreto: la empresa De Armas le cobraba al Ente por cada tonelada de concreto colocada 108 dólares, y a Vialidad Provincial se la cobraba 220. La misma empresa. A Vialidad Provincial era mediante una licitación pública y a nosotros mediante una cuasi contratación directa.

Un mensaje:

Día D. Domingo, 21 hs.. América 2. Marzo, 1996. Adolfo Castello se acerca en cámara a Jorge Lanata -conductor del ciclo-, y lee mensajes de los televidentes. Entre las felicitaciones aparece una sugerencia:

- Porqué no investigan la relación del hermano del intendente de Florencio Varela con la droga?

El mensaje hacía referencia a una supuesta detención policial, en la localidad de Avellaneda, de uno de los hermanos del jefe comunal, con el baúl de su coche lleno de cocaína.

Consultado por la prensa local al día siguiente del programa, Julio Pereyra -intendente de Florencio Varela- sólo atinó a anunciar:

- El próximo domingo Jorge Lanata se va a arrepentir de lo que dijo.

El tema nunca más volvió a ser tratado públicamente. Pero El Loco, una vez más, habló:

- Mi hijo de 16 años me marcó cinco lugares donde se vende droga. Me comuniqué personalmente con la Jefatura de la Policía bonaerense y, a través de un colaborador, le hice saber al comisario Pedro Klodzick que yo había visto a un funcionario policial de un lugar donde tengo la absoluta certeza que se vende droga. Es más, el dueño del local me dijo:

- Me vinieron a cobrar la mensualidad.

Me ofrecí como testigo. Esto no me lo contaron, lo vi yo.

Yo le voy a confesar algo, y me estoy bandeando: un secretario del gabinete municipal me confirmó que la detención se había producido y que el hermano involucrado era Hugo Pereyra, secretario de Obras Públicas del municipio.

El presidente del Concejo Deliberante, en una reunión con concejales del Frepaso, el Modín y la UCR, también confirmó la existencia de estos hechos. A una concejal justicialista se lo confirmó el presidente del Bloque. Yo creo es suficiente como para investigar.

Cualquiera sabe donde están los kioskos donde se vende droga. Pero la policía no los encuentra.

- Esta facilidad cotidiana para comprar droga, es posible sin una cobertura del poder?

- No, no creo que sea posible. Absoluptamente imposible. Estoy seguro |5|.

El dedo:

La misma mano que utilizó el pulgar para bajarlo de una candidatura a intendente, posó el índice sobre su figura para incluirlo en una lista sábana de senadores provinciales.

El contador Aníbal Fernández llegó en diciembre de 1991 a la municipalidad de Quilmes con promesas de alto vuelo poético:

- La justicia estará omnipresente en cada acción de gobierno. (..) Vamos a poner las bases de un municipio austero y eficaz, que sirva de marco para un distrito dedicado a la producción y el trabajo. (..) Y se detectará a toda persona que haga negocios con los dineros públicos.

Cuatro años después se retiró por la puerta de atrás del edificio municipal.

Lo dejó con una deuda de 11 millones de dólares, un déficit de 1.400.000, un incremento en los tributos del 40 por ciento, y apenas 200 mil dólares en la cuenta bancaria, según el balance que hizo su sucesor -justicialista como él-.

Pero Aníbal también cargó con una deuda moral:

- No puedo demostrar a la gente que las denuncias judiciales son falsas, reconoció públicamente al explicar el tipo de impedimento que lo frustró de un nuevo período en la intendencia.

Nunca se sabrá si los fueros que le otorgó su banca fueron la razón de su libertad ambulatoria. Pero esas denuncias que no pudo desmentir lo pusieron en fuga de la Justicia. Y lo convirtieron en un impresentable.

Fernández y Carpinetti, más allá de sus diferencias futbolísticas -hincha de Quilmes el primero y de Boca el segundo-, no tienen perfiles antagónicos. Los iguala una trayectoria pública sembrada de escándalos.

Sin embargo, no recibieron la misma medicina partidaria.

Aníbal llegó a la municipalidad de Quilmes -embanderado bajo el verde y rojo de la Liga Federal- de la mano de Angel Abasto. Y Abasto llegó a su banca de diputado nacional de la mano del gobernador. Ambos recibieron los beneficios de los fueros cuando su conducta los puso en la mira de la Justicia.

Un diputado consultado por ésta investigación le puso cifras al affaire que involucró a Abasto cuando fue secretario administrivo de la Cámara de Senadores de la Nación:

- De dos a tres millones de dólares. No bajó de esa cifra.

En esos días -1991- el presidente de la Cámara alta era el vicepresidente de la Nación, Eduardo Duhalde. Abasto uno de sus operadores. Y el affaire casi una vulgaridad: se montó una red de venta de pasajes truchos desde el Senado.

- Tomó tal envergadura que desde Bariloche directamente consultaban las agencias de turismo. Derivó en un sumario administrativo que nunca supe en qué terminó. Y en pleno proceso el tipo apareció en la lista de diputados. Para los que conocíamos el tema realmente nos llamó la atención...

Pueblo chico:

Abasto como máximo referente local de la Liga Federal y Fernández como intendente convirtieron a Quilmes en un infierno de denuncias.

Hubo escenas del más puro grotesco:

En octubre de 1994 la bonaerense allanó Estadio Chico. El local fue en sus días de gloria uno de los escenarios que tuvo el rock nacional en el sur del conurbano. En los noventa cayó en la agonía. Hubo un pase de manos. Y hubo también un cambió de rubro.

En el procedimiento, la ley secuestró medio kilo de cocaína de mediana pureza, una balanza de precisión y elementos para el fraccionamiento. La mercadería estaba ordenada en pequeñas bolsas plásticas. Tenían una etiqueta que indicaba el destinatario: bares y colegios secundarios de la zona.

Lo incautado -estimaron los investigadores- fue nada más que la diaria.

La sustancia y la balanza fueron encontradas entre miles de boletas -de la reforma constitucional de la provincia-, por el Si, sobrantes de la consulta popular que se había realizado el 2 de octubre de ese año. Estadio Chico llevaba tres años como local de la Liga Federal.

Una apretada síntesis de los escándalos que estallaron durante la gestión de Fernández daría el siguiente resultado: alquiló por 36 meses las instalaciones de una vieja clinica para destinarlas a los Tribunales a un precio similar al de su compra -$ 792.000-; impulsó y obtuvo el nombramiento como juez del último intendente de Quilmes durante la dictadura militar; contrató los servicios de una empresa que entregaba comida con materia fecal a los empleados del área de salud del municipio. Cuando se descubrió el condimento de las viandas no suspendió el contrato; pagó 720 mil dólares anuales en la telefonía celular del municipio, el doble de lo destinado a Acción Social y la mitad de presupuesto de Salud; a uno de los directores técnicos del club Quilmes, incluso, le cedió un Movicón -411 0821- de la intendencia; citó a cien mil contribuyentes -entre ellos jubilados, exentos, entidades de bien público e incluso vecinos con las cuentas al día-, para que demuestren que no mantenían deudas con la comuna; privatizó de modo ilegal la cobranza de deudas municipales. Los estudios beneficiados iniciaron 12 mil juicios de apremio y en muchos casos los honorarios superaban la deuda. Etcétera.

De ese raíd -cuando un funcionario judicial tocó a su puerta- Aníbal pasó a la clandestinidad.

Pidió garantías desde su quinta en Florencio Varela, donde pasó el breve exilio interno. Y se entregó a la Justicia:

- Vengo para dar la cara -aseguró en su reaparición pública-. No estoy arrepentido porque lo que llevamos adelante fue una propuesta honesta de trabajo. Puede haber habido algún error administrativo, como sucede en las mejores familias.

Las garantías solicitadas tuvieron formato de banca legislativa. Para incluirlo en la lista de candidatos en las elecciones de 1995 el gobernador debió rediseñar la ingeniería de repartos. Se bajó a la candidata femenina -casualmente era la secretaria de Abasto- que ocupaba el quinto puesto, y se la incluyó en la lista de diputados provinciales. Pero de representar a los ciudadanos de Quilmes -donde vivía- en el Senado, la mujer pasó a ocuparse de la represenatividad como diputada de los vecinos de Chacabuco, donde nació y un día se marchó para no volver.

Tras las elecciones, el primer uso que hizo Aníbal de sus fueros como senador electo, fue negarse a declarar ante el juez Ariel Gonzáles Elicabe, en el proceso que se le inició por transferir sin licitación la Dirección de Servicios Sanitarios a Aguas Argentinas.

No recibieron la misma medicina partidaria.

Carpinetti fue expulsado sin miramientos. Aníbal encontró cobijo parlamentario e, incluso, escaló luego hasta una subsecretaría de Gabinete.

El secreto estuvo en la reserva. Y en la lealtad.

El efectivo:

El total de los presupuestos municipales llega a los tres mil millones de dólares. La recaudación propia es de dos mil millones. Y mil millones de transferencia de la Provincia -que sale del Presupuesto provincial de 8.700 millones de pesos-. Esto se desprende de la Ley de Coparticipación -N 10.559- que establece que un 14% de la recaudación tiene que ir a los municipios. Después hay otras transferencias provenientes del juego -lotería, bingo y casinos-, y después vienen los planes sociales -de Nación a Provincia-, y hay también unos 100 millones de pesos derivados del Impuesto a los Ingresos Brutos y del Inmobiliario Rural y Urbano, manejados por lo municipios que los administran y por los que la provincia les da una comisión. Todo esto suma otros mil millones de pesos.

El criterio de reparto tiene ejemplos repetidos de clientelismo:

- En Florencio Varela, cuando Carpinetti estuvo al frente del Ente, el presupuesto saltó de 40 a 80 millones de dólares. En Ramallo -distrito del vicegobernador Rafael Romá-, que tiene un presupuesto cercano a los 9 millones, pasó en un año a 12 millones, por un subsidio del Senado Provincial. En realidad, no hay un manejo muy criterioso |6|.

Hay más recursos en la provincia: el Fondo del Conurbano, que son 600 millones de pesos, de distribución totalmente discrecional, y después los fondos sociales -alrededor de 590 millones de dólares-. El más importante es el Plan Vida que maneja el Consejo de la Familia: 180 millones al año.

La discrecionalidad en el gasto también abunda en ejemplos: la recolección de residuos es el más claro de todos:

El gasto promedio para la recolección de residuos es el 13% del presupuesto total de los distritos del Conurbano. El gasto en Salud oscila en el 15%. Sin embargo, hay municipios que destinan a la recolección el 6%, mientras que en otros alcanza el 25%.

Lomas de Zamora, por ejemplo, destina el 19%. La relación de la empresa beneficiaria -Alvarez y Patiño- con el Ejecutivo fue observada de modo permanente, desde 1984. La oposición halló en las rendiciones de cuentas desde sobreprecios y facturaciones dobles, hasta adulteraciones en las patentes de sus camiones |7|.

Todos ellos, antes de vivir de la política, tuvieron actividades privadas: fueron abogados, carniceros, médicos, peones de Entel, contadores, locutores, productores de TV, guardaespaldas, escribanos, futbolistas, martilleros o boxeadores.

A todos ellos los une la pasión por la gestión pública. Después de tomar posesión de un despacho oficial nunca más volvieron a su actividad privada. Cambiaron de roles. Bajaron el perfil y luego retomaron el protagonismo. Perdieron terrenos que, de la noche a la mañana, recuperaron por arte de operaciones reservadas.

Algo hay en los sillones públicos que atrae a los punteros. Jamás dejan uno vacío:

Baldomero Alvarez de Oliveira, antes de ser intendente de Avellaneda por dos períodos, fue diputado provincial. Federico Scarabino también calentó una banca en la legislatura provincial, hasta que llegó a la intendencia de Quilmes. Su antecesor en el cargo, Aníbal Fernández, empezó su carrera como secretario legislativo del Senado provincial, pasó cuatro años en la intendencia, luego volvió al senado, dueño de una banca, y de allí lo llevó el gobernador a la subsecretaría de Gobierno bonaerense.

En Berazategui, Carlos Infanzón heredó la intendencia como primer concejal. El sillón se lo dejó Juan José Mussi, quien de allí pasó a la cartera provincial de Salud. Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela -también por dos períodos-, recibió el mando como primer concejal dejado por Julio Carpinetti, al hacerse cargo del Ente del Conurbano. El senador nacional Julio Villaverde empezó sus pasos como jefe comunal de Altte. Brown.

En Lanús, Manuel Quindimil, adquirió la categoría de institución, lo cual no dejó de significarle un impedimento para justificar sus errores de gestión. Desde 1973 -excepto durante la dictadura militar- es elegido intendente. Esta situación le impidió responsabilizar por el estado de la comuna a su antecesor.Héctor Cozzi, el hombre que encontró Alberto Pierri para cubrir el formalismo de la intendencia en La Matanza, hizo su preparación como concejal. Alberto Descalzo, el intendente del flamante distrito de Ituzaingo -desprendimiento de Morón- fue uno de los concejales que votó -en 1989- la primer destitución de Juan Carlos Rousselot. El locutor, tal vez por su falta de experiencia política, se convirtió en el jefe comunal con más procesos judiciales en su contra: 25

El primer intendente de San Miguel -hoy detenido en Devoto- fue José De Luca, ex secretario de gobierno durante la gestión de Luis Ortega en Gral. Sarmiento. Tras la división del distrito, Rubén Glaría -ex secretario de Deportes bonaerense-, fue elegido por el gobernador para conducir José C. Paz. De un distrito vecino partió un día Carlos Brown, ex intendente de San Martín, para convertirse primero en ministro de la Producción y, posteriormente, en secretario de Seguridad de la provincia.

El ex concejal y diputado, Bruno Tavano, heredó la intendencia de Lomas de Zamora de Hugo Toledo, quien fue a la provincia para ocupar el ministerio de Obras Públicas. Toledo, a su vez, había heredado la intendencia de quien se inició como concejal, Eduardo Duhalde, y que dejó el cargo de jefe comunal para convertirse en diputado nacional, vicepresidente de la Nación y, a la fecha, gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Ninguno de ellos conoció la angustia del desocupado. Siempre apareció un hueco para que sus dedos queden dentro del plato. Sirven para todo. Los punteros están hechos de una materia prima que reclama la época: son reciclables.

Notas:
4. Javier Goldín, investigador del PRIES -Programa Regional de Investigaciones y Estudios Sociales- y del IBAP -Instituto Bonaerense de Análisis y Proyectos. Entrevista del autor.. Volver
5. Esta investigación verificó la versión con las fuentes citadas por Julio Carpinetti. Un integrante del Concejo Deliberante de Florencio Varela confirmó los términos y contenidos de las reuniones relatas por Carpinetti. Cuando se le solicitó grabar la entrevista, la misma fuente negó sus propias afirmaciones. Volver
6. Idem 1. Volver
7. Las rendiciones de cuentas de la municipalidad de Lomas de Zamora se analizan en profunidad más adelante.La información sobre el servicio de recolección de residuos fue aportada por Javier Goldín. Entre otros datos, se añadieron:Hay municipios con servicio municipal de recolección y gastan el 6%, como Berisso -municipal- y Ensenada -mixto--. El municipio de Tigre -privado- gasta el 25%. El monto total en el Conurbaono bonaerense es de 231 millones de pesos. Volver


Volver al Indice


Perfiles ejemplares

Rousselot, el locutor:

Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios. El 10 de diciembre de 1987 se le tomó el juramento de forma. A su lado estaban dos claras definiciones del comportamiento humano: a su izquierda Mario Caserta, y a su derecha Alberto Samid.

Juan Carlos Rousselot, un locutor de las primeras generaciones de la televisión argentina, con un largo camino recorrido con un pie en el Justicialismo y el otro en la Marina, y con su sonrisa perenne dijo: Si, juro.

Era el nuevo intendente de Morón. Su sonrisa, ese día, estaba justificada.

Nadie imaginó en esos días la vocación que adquiriría el trío para darle contenido a las fojas de múltiples causas judiciales. Numerosas páginas del Código Penal son una fiel descripción de sus conductas. El viejo locutor de Teleonce, incluso, mantiene el récord de procesos penales contra un intendente en ejercicio: 25. Fue destítuído en tres oportunidades.

Pero siempre cayó parado. Su primer alejamiento del cargo -en 1989- le permitió conocer las tierras paraguayas. En esa oportunidad por decreto presidencial y con inmunidad diplomática.

Su vida se puede reconstruir a través de sus domicilios. Rousselot llegó a intendente de Morón porque poseía la sonrisa más popular de los justicialistas de El Palomar, donde recaló en los primeros años de la década de 80. Venía de Mar del Plata. Allí tuvo el cobijo de sus amigos marineros, en plena dictadura militar.

En la elección de sus amistades, siempre, Rousselot mantuvo una misma línea. Sinuosa.

De joven, en su Chaco natal, quiso y no pudo ingresar a la Escuela de Aviación Militar. Su origen social -humilde- no le permitió pasar más de la puerta: el riguroso examen de antecedentes a que eran sometidos los aspirantes a la Escuela revelaba que su padre era un obrero de La Forestal |8|.

Ese rechazo lo llevó a buscar otros caminos para intimar con la gente de uniforme.

Durante la dictadura iniciada en 1966 por el Gral. Juan Carlos Onganía accedió, al menos, a un escritorio de las Fuerzas Armadas. En el ministerio de Marina se ocupó de las tareas de prensa. Su sonrisa se hizo conocida en los pasillos de la Fuerza, se ganó la confianza de los hombres de mar y, en 1972, tomó posesión de la secretaría de prensa. Sin embargo, nunca negó su identidad de origen: peronista y chaqueño.

Por chaqueño conocía la vida en los bordes de la frontera con el Paraguay del dictador Alfredo Stroessner. Un mundo de cruces clandestinos, documentos falsos, pistas ilegales y contrabandos a destajo. Y por peronista militaba con ahínco en el retorno del General.

La tercera y última presidencia de Perón le deparó, también, un puesto de lucha como secretario de prensa: prestó sus servicios para José El Brujo López Rega, ministro de Bienestar Social e ideólogo de la Triple A -Alianza Anticomunista Argentina-: una banda paramilitar que sembró el terror en un anticipo de los años y métodos que vendrían.

La dictadura de Videla lo devolvió al Chaco. La provincia había caído en manos operacionales del Ejército. La guerrillas internas entre uniformados -en especial Marina contra Ejército- le hizo perder el diario El Norte, que había adquirido con un crédito del ministerio de Bienestar Social.

Sus vínculos con los marinos lo convertían en un blanco móvil en plena selva chaqueña. Usó el instinto y huyó. Primero recaló en Rosario. La ciudad tenía un puerto a orillas del Paraná. Pero las barcazas areneras y los lanchones guardacostas de la Prefectura eran poca cosa para quien se había codeado con la trastienda del Poder.

El puerto de Mar del Plata es de aguas profundas. Operan buques de gran calado. En esos años la Marina amarró en su base -la segunda en importancia de la Fuerza después de la de Bahía Blanca-, al portaviones 25 de Mayo y a su dotación de submarinos. La ciudad, además, era la base de operaciones del ex almirante Emilio Eduardo Massera. Y hacia allí acudió el locutor en su exilio interno.

En esa ciudad cimentó los vínculos con dos aspirantes a la presidencia de la Nación.

Para ese objetivo los dos necesitaban del aparato justicialista. Massera vió trunco su sueño con la apertura democrática y por la insistencia en construir su imperio con operaciones criminales: secuestros, torturas, extorsiones y asesinatos. El otro, en cambio, alcanzó su deseo.

Carlos Saúl Menem y Rousselot se conocieron en Mar del Plata. Y en esos días el chaqueño y peronista vió nacer su propio sueño: la vicepresidencia de la Nación. Aunque inició el mismo camino que su máximo enemigo en la provincia, no pudo -a diferencia del otro- pasar de una intendencia del conurbano.

El circulo que se formó en la ciudad era el germen de un proyecto de poder. Se desconocía a ciencia cierta quién lo encabezaría, quién acompañaría el trayecto hasta el fin y quién quedaría en el camino. Pero en el grupo había voluntades inquebrantables.

Algunos nombres:

Carlos Cañón, Mario Caserta, Carlos "Za Za" Martínez, Jorge Antonio, Julio César Aráoz, José y Manuel Samid, Luis Santos Casale. Unos llegaban a la ciudad atraídos por el mar. Otros por sus frutos y las comilonas en el puerto. Y había quienes no tenían un sitio más seguro donde instalar sus huesos.

Carlos Cañón, vocero del Partido para la Democracia Social -invento político de Massera-, dirigía el diario El Atlántico e incluyó en su staff a Rousselot. "Za Za" Martinez era el apoderado del partido de Massera en Códoba, pero prefería el aire de mar. Jorge Antonio tenía -y tiene- empresas pesqueras en manos de sus hijos |9|.

Julio César Aráoz -ministro, interventor y secretario de Estado, entre otras funciones, durante el gobierno de Carlos Menem-, también tenía -como Rousselot en la selva chaqueña- problemas con el aire de las serranías cordobesas en manos del Ejército, y cada tanto se hacía una escapada a la costa atlántica. Luis Santos Casale, al frente de ELMA -Líneas Marítimas del Estado- cuando éste aún existía, cultivaba en esos días fuertes vínculos comerciales con empresas navieras. El rol de los matarifes y hermanos Samid era casi doméstico: a cargo de su responsabilidad había quedado la provisión de la carne en los asados del grupo |10|.

Alrededor de ese corro también merodeó Alberto Pierri. Uno de los primeros clientes que concretó un pedido de insumos tras su acceso al control de la Papelera San Justo fue el diario Convicción, invento -en este caso periodístico- de Massera.

La relación de Rousselot con Pierri fue definida con exactitud sicologista por Charly García: te odio, te amo, dame más. Alternaron descarnadas guerrillas internas con imprevistas alianzas político-comerciales. Aunque hay especulaciones sobre las verdaderas intenciones de cada escaramuza, lo cierto es que siempre ganó Pierri.

Menem fue -como Rousselot- integrante de la vertiente del grupo que eligió el destierro marplatense por descarte. Cuando la dictadura militar le otorgó la libertad condicional le excluyó la posibilidad de retornar a su provincia, La Rioja. Sin saberlo, el ex gobernador orientó su destino hacia la ciudad donde incubaría el gérmen inicial del menemismo.

De los vínculos que tejió Rousselot en su exilio interno en Mar del Plata, obtuvo mucho más de lo que le hubiera deparado su condición de perseguido en tierras chaqueñas. Sin embargo, cuando el 10 de diciembre de 1987 juró como intendente de Morón estaba convencido que allí, en realidad, se iniciaba el camino.

No solo fue el fínal, sino que debió luchar a brazo partido para no ser expulsado de modo definitivo y violento de su ínfima porción de poder.

A juzgar por las cifras que han pasado por su manos, no es poca cosa.

El intendente:

El fortín que se construyó por sus características naturales -un lugar alto, montecillo o morón-, pudo haber sido el origen de su nombre. También porque entre los primeros pobladores que se afincaron en la región se encontraban muchos naturales de Morón, pueblo de Andalucía.

La versión más aceptada, sin embargo, dice que el pionero de éstas tierras fue el capitán Diego de Morón. El hombre instaló el primer molino en la región. La iniciativa trajo tanto progreso que, en homenaje, la pobladores bautizaron el sitio con su nombre. Nadie se olvidaría de él.

Hubo un intento, en la década del 30, de borrar la memoria del lugar. El gobierno de la época le cambió al distrito el nombre de Morón por el de "6 de Setiembre". Los conservadores querían imponer una nueva memoria, y empezaron por grabar a fuego la fecha en que tomaron el poder. En 1946 el distrito recuperó su nombre original. La evocación del capitán quedó intacta.

Cuando Rousselot llegó a Morón sus conocimientos del distrito no superaban esos datos elementales. Y nadie propondrá su nombre, cuando se vaya, para bautizar siquiera una plazoleta. Sin embargo, nadie se olvidará de él.

De Rousselot, lo menos que se dice, es que miente de modo descarado.

Quienes lo trataron políticamente desde la oposición tienen una idea formada de su personalidad:

- Al lado de él todo es conflicto. Es una persona que no puede diferenciar entre el bien y el mal |11|.

Sus ex funcionarios, en cambio, doblaron la apuesta:

- ... corrupto desde el punto de vista humano, político y administrativo... |12|

- ... ególatra personal y vergonzante, rodeado por un entorno que lo conducirá a la cárcel o a la defenestración |13|.

Es depresivo. Cuando salta un escándalo en el municipio -situación habitual-, desaparece. A los pocos días regresa demacrado y con barba crecida. Ese abandono personal que lo invade contrasta con su elegancia habitual, en los días felices. Al municipio puede concurrir con ropa deportiva o de traje. Pero siempre -con un estilo muy propio-, impecable: su combinación preferida es el traje claro, una corbata llamativa, y los zapatos blancos. Pero sin medias.

La reuniones políticas y de trabajo evita realizarlas en el municipio. Prefiere las mesas de algún bar. Para lograr la ansiada privacidad mandó construir una casona en un predio del Polideportivo Municipal, y allí rosquea tranquilo.

Su relación con los vecinos de Morón es ambigua:

- Es un fenómeno mediático. La gente lo putea, pero el tipo va caminando por el barrio y lo saludan...

En las encuestas, a pesar de todo, su figura cayó a lugares insondables. Pero la lista sábana lo ayudó en la última elección:

- El corte de boleta no superó el 4 por ciento. Lo votaron a Duhalde y entró él...

Su acceso a la intendencia le permitió mudarse a Haedo, una de las zonas residenciales más caras del Oeste. Según el mismo Rousselot su actual vivienda -de dos plantas y lujo ostensible- le costó 280 mil dólares. Dijo haberla pagado con un crédito y con lo obtenido tras la venta de su antigua casa en El Palomar.

- Nosotros sabemos que no vendió su primer casa en el distrito. Además allí viven sus padres, reveló un periodista local.

El hombre, como es de esperar, también negó la propiedad de dos viviendas en Castelar: en Aristóbulo del Valle al 950 y en Quilmes al 900. Extrañamente, en domicilios que no le pertenecerían, Telecóm Argentina colocó sendas líneas telefónicas a nombre de un tal Juan Carlos Rousselot.

El locutor intendente desde pequeño tuvo inclinación por los aviones. Le gusta volar:

- El municipio contrató un curso de vuelo en helicóptero que lo pagaron los vecinos. Se le abonaron durante varios meses 200 horas de vuelo a la empresa RACA. Nadie sabía quien las usaba. Después supimos -acotó el periodista- que eran para él.

Cuando todavía no estaba resuelta la división del partido de Morón -en los primeros meses de 1995-, Rousselot acudió a un reunión en San Vicente. El gobernador había convocado en su quinta a los intendentes del Conurbano. Todos llegaron por tierra, menos el hombre de Morón. Llegó por aire. En helicóptero:

- Este no se cura más, dicen que dijo Duhalde meneando su cabeza.

Por el alquiler de ese helicóptero abonó a la firma RACA 172 mil pesos. En cuatro pagos: tres de 40 mil y el restante de 52 mil.

Rousselot es un hombre que no se fijó en los gastos. Sobre todo cuando los dineros para cancelar las facturas de la fiesta no salían de su bolsillo. Fue capaz de desviar la recaudación de una tasa destinada a crear una Fondo de Salud, para pagar el alquiler de un automóvil puesto a su servicio.

Con el mismo criterio, pagó con dineros públicos para que sus declaraciones aparezcan en medios de prensa.

Se le puede endilgar el despilfarro de los recursos municipales, pero lo hizo de modo ordenado. Siempre pidió los comprobantes.

La orden de compra de la secretaría Privada de la Municipalidad de Morón, N 0132, del 5 de abril de 1994 fue extendida a nombre de la firma Lomada S.A., domiciliada en Esmeralda 985, Capital Federal. Descripción:

Por la contratación de un vehículo Renault 21 TXE FULL, totalmente equipado, polarizado y con teléfono celular, hasta el 31-12-94, renovable por un año con iguales condiciones con acuerdo de las partes. Las siguientes condiciones:

Recambio de vehículo por desperfecto en cualquier punto del país.
Reserva desde cualquier punto del país o del exterior.
Entrega de unidades en aeropuertos y hoteles.
Autorizaciones especiales para trasladarse a países limítrofes.
Seguros de todo riesgo a cargo de la locadora.
Precio Unitario: $ 2342.-
Total: 23.420.-

Rousselot pagó por ocho meses -de abril a diciembre- de alquiler del vehículo una cifra cercana a su valor de compra. En esos días el preció de R 21 apenas superaba los 30 mil pesos. Pero, en un supuesto error involuntario, le facturaron dos meses de más.

De acuerdo al precio unitario por mes, el total de la factura debió sumar $ 18.736.-

A la misma empresa le alquiló también 19 camionetas Saveiro Volkswagen. Pagó 13.275.- pesos por cada camioneta, para usarlas 9 de los 12 meses de 1994. El precio de venta al público era de 13.330.- pesos cada una.

Su política de prensa fue a dos bandas: a unos palos y a otros pesos:

A Mauro Viale le pagó 3.054.- pesos por su participación en el programa Primerísimo, que se emitía por radio, en la 9,90. A Roberto Di Sandro también le pagó buenos dineros en concepto de difusión de notas periodísticas en la misma emisora. El programa de su amigo se emitía en un horario poco radial: sábados, de 21 a 23. Sin embargo, durante diez meses, pagó 1500.- pesos cada treinta días |14|.

Con Di Sandro, además, se tiró un lance gremial: encabezaron como candidatos a secretario y secretario adjunto una oscura Lista Marrón en la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires -UTPBA-. La Lista desapareció tal como llegó al sindicato: ignorada.

- A vos te voy a romper la cara. Te voy a matar, le dijo Santiago Poli -jefe de Prensa del municipio- a Javier Romero -director del Diario de Morón-. Después pasó a los hechos: lo golpeó en el rostro e intentó hacerle abandonar el edificio del municipio por la fuerza. Esa agresión fue la tercera que sufrió el periodista en 1994.

La UTPBA, el gremio en el que Rousselot quizo poner un pie, tuvo que poner el cuerpo para proteger a los periodistas en sus excursiones por el territorio de Morón: sólo en 1995 fueron golpeados en la puerta del Concejo Deliberante 10 periodistas: Pablo Fernández y Mario de Andrea, de Canal 9; Andrea Gual, de Cablevisión; Florencia Arbeleche, de La Nación; Alejandro Cancellare, de Cablemundo; Diego Spina, de Supercanal, José Delgaudio, de FM Argentina de Morón, Patricia Libertini, de FM En Tránsito, Daniel Raddi, de FM Oeste y, nuevamente, Romero, de El Diario.

Todos los casos fueron denunciados por el gremio ante el ministerio del Interior y la gobernación. Los agresores mantuvieron sus despachos.

Más que por su sonrisa, Rousselot será recordado por sus cloacas.

Llegó a la intendencia en 1987 con un slogan que anticipó la identidad de su presa: Aguas + Cloacas= Salud.

Su proyecto para realizar el trazado de la red cloacal de Morón -y extenderlo luego a otros distritos- estuvo a punto de generar un negocio de 400 millones de dólares, que llegaría a los 1000 millones con la financiación. La iniciativa fue tan escandalosa que apenas salvó sus huesos de la cárcel por su amistad con el presidente Menem y su influencia entre los jueces de la Corte Suprema.

En el proyecto tuvo una destacada participación Mario Caserta -subsecretario de Planeamiento de Morón-. Fue uno de los principales vínculos con la empresa que se encargaría de la obra: Sideco-Americana -Grupo Macri-. No fue casual que Caserta, tras el triunfo de Menem en el 89, haya ocupado la secretaría de Recursos Hídricos de la Nación.

- Mario Anello, que era el jefe de la banda que traía los narcodólares de la causa Yomagate, tramitó su partida de nacimiento en la provincia del Chaco, y lo hizo una persona vinculada a Rousselot a través de su ex yerno, reconoció a ésta investigación un diputado que integró la Comisiòn de Juicio Político.

El negocio se derrumbó. En ello jugaron diversos factores: la oposición de los vecinos a pagar cifras descomunales, los odios que cosechó Rousselot entre sus opositores internos, y los enemigos de Caserta que le arrojaban a su paso valijas repletas de dinero sucio.

La conferencia de prensa había sido convocada por el intendente para dar a conocer el apoyo de la comunidad a las obras cloacales. Estaban presentes todos los medios locales. Rousselot era acompañado en su despacho por varios asesores. Y como prueba agitó una nota de apoyo que acababa de recibir:

- Quién firma la nota?, preguntó un periodista

- La Federación de Sociedades de Fomento, le respondió Rousselot.

- Y dice que está a favor?, increpó con asombro el periodista delante de 80 colegas.

- Si, si. Me dicen acá que están a favor, insistió el intendente.

La conferencia concluyó y los periodistas se miraban extrañados entre sí. Rousselot apoyó la nota de la Federación, dada vuelta, encima de una mesa ratona del despacho. Uno de los periodistas no podía creer lo que acababa de revelar el intendente. Se acercó a la mesa, dió vuelta la nota y la leyó: sería muy importante para los vecinos de Morón tener las cloacas, pero los precios son abusivos y no los vamos a pagar.

Rousselot es una persona locuaz. Habla hasta por los codos. En las conferencias de prensa o en las audiencias le gusta intercalar pequeños párrafos que demostrarían sus vínculos. Nadie le cree. Ejemplos:

- Bueno, justamente ayer estuve con el gobernador Duhalde y me dijo: dale para adelante con el tema de las cloacas.

- Pasado mañana me reúno con Corach porque estoy preocupado...

- Hoy me encontré con el presidente Menem...

La fantasía máxima de Rousselot se produjo durante reunión que mantuvo con la Federación de Industrias del Conurbano Bonaerense y la Unión Industrial de Morón. De ella participaron los presidentes de las entidades en ese momento, José Lusito y Pascual Turano.

La charla se inició de modo distendido. Los temas giraban en torno a la situación económica, el comercio y la estabilidad. Al ver que los empresarios estaban expectantes del nuevo momento económico, el intendente se confesó:

- El Plan de Convertibilidad, en realidad, es una idea mía...

De Rousselot se dirá que recurrió a la fábula y que dominó como nadie los enredos de la comedia. Pero se dirá también que detrás de cada gesto se descubrían los rasgos del espanto.

Si no fuera que se trató de hechos de la más estricta realidad, se podría pensar que hubo un admirable manejo del absurdo.

La familia:

El leit motiv de la campaña electoral de Rousselot en 1991 fue un rap de su autoría. Además, y con el acompañamento instrumental del grupo Los Parranderos, lo cantó. El estribillo, previsible, decía: Lo primero es la familia..., la la li la la. Tras el triunfo se convirtió en una de las escasas promesas electorales cumplidas..

Los tres hijos de su primer matrimonio, su segunda esposa, y numerosos sobrinos y cuñados formaron parte del staff municipal de Morón. El gabinete llegó a tener en sus filas a 15 rousellot's.

Gerardo -ahijado de Mario Caserta- es el hijo mayor de su primer matrimonio. A pesar de no poseer siquiera el título de contador fue nombrado secretario de Economía y Hacienda de Morón. En premio a su gestión se hizo cargo también de la Coordinación de Gabinete.

La calidad de su gestión se sintetizó en los números del déficit del municipio: cuando Rousselot asumió por primera vez al frente del Ejecutivo la comuna tenía superavit. Cuando reasumió el cargo, en 1991, Morón ya debía 10 millones de dólares. Cuatro años después, previo a la partición del distrito, la deuda redondeaba los 90 millones de pesos, sobre un presupuesto de 110 millones.

A Fabián, el segundo vástago de su primer matrimonio, le gustaban las computadoras. Su padre, en agradecimiento a viejos favores, lo puso al frente de la Red Administrativa Municipal. La Red, si bien no puede afirmarse a ciencia cierta que cuente con el equipamiento informático más eficiente, no dejó dudas que se trató del más costoso: solamente el soft del sistema habría alcanzado los 300 mil dólares. Junto con la secretaría de Hacienda, la Red Administriva es la segunda pata del control financiero del municipio.

Por nada Rousselot iba a delegar el control de ésta valiosísima herramienta informativa, económica y política.

Y con Fabián -ex empleado de Canal 11- tenía una deuda casi moral: cuando Rousselot padre anduvo en la mala fue una escena habitual verlo esperar con ansiedad a su hijo en la puerta de su empleo, en los días de cobro, para convencerlo de compartir el salario.

- El hijo se tenía que andar escondiendo, cuentan con los que conocieron la familia Rousselot por esos días.

Patricia, la tercer hija del primer matrimonio, tuvo a su cargo la coordinación del área de Industria y Comercio, la tercer pata estratégica para el control económico del municipio. La cuarta pata, indispensable para el trabajo político-asistencial, fue la Dirección de Acción Social. Teresa Catarcio, su segunda esposa -una ex azafata que aún conserva rasgos de la belleza de su juventud-, quedó a cargo del reparto de la ayuda social.

De este segundo matrimonio Rousselot procreó otros tres hijos: la hija menor aún no concluyó los estudios secundarios. El segundo se dedicó al estudio de publicidad en la Universidad de Morón. Y al mayor de ellos le tocó cumplir una vieja frustración de su padre: es cadete del Liceo Militar.

La presencia de la familia en el gabinete no sólo constituyó una de los más claro ejemplos de nepotismo municipal. La experiencia política de Rousselot le dejó una clara enseñanza: no se puede confiar en nadie, y menos aún en la propia tropa.

La mayor parte de sus colaboradores lo traicionaron. Se pasaron a la oposición interna. Cavaron trincheras y le declararon la guerra. Hubo otros que volvieron con la cabeza gacha y están los que negociaron paso a paso cada una de las operaciones, con señales de amor y con iracibles declaraciones de odio, según la marcha del negocio.

Como buen alumno de sus propia experiencia, Rousselot dejó pasar varios años antes de tomarse sus primeras vacaciones. Sabía que si dejaba el despacho a su regreso el sillón iba a estar ocupado. La audiencia que le concedió el papa Juan Pablo II en 1995 se le convirtió en un problema. Antes de cerrar la valija obtuvo un dictámen de la Asesoría General de Gobierno de la provincia que impedía que los dos primeros concejales -que debían reemplazarlo- accedan al cargo por inconducta partidaria. De ese modo, logró que la sucesión recaiga en un incondicional.

Pero tras las elecciones de 1995 Rousselot perdió de modo absoluto el control sobre el Concejo Deliberante. El gobernador, personalmente, le armó la lista. Rousselot se enteró del nombramiento de quien la encabezaría una vez que la candidatura ya estaba aceptada. Y se lo presentaron una vez que fue electo.

Un caso similar se suscitó con la contadora Marina Cassese. La mujer utilizó su figura -treintañera, ojos y cabellos claros, y una tendencia a los escotes pronunciados- para escalar en su carrera política. La última elección la mostró en afiches que empapelaron Morón con su sonrisa bajo una leyenda minimalista: Compare.

La estrategia es inteligente. Es obvio que ella es más bonita que, digamos, Juan Carlos Rousselot, Horacio Román o Alberto Samid. Nadie en su sano juicio preferiría quedarse con ellos en una isla desierta |15|.

A pesar del odio que provoca su figura en Chiche Duhalde, Marina sólo recibió órdenes de quien la impuso en la lista de concejales: el gobernador. El 11 de diciembre de 1995 la edil debutó en el Cuerpo con catorce pedidos de informes que descolocaron la sonrisa de Rousselot. El golpe apuntó directamente a sus hijos:

Las sopechas de Marina giraron sobre las siguientes irregularidades:

Se observaron grandes construcciones y modificaciones en edificios realizadas en los últimos años, y no son proporcionales con el monto del tributo municipal que se liquida.

Se encontraron casos de comisiones abonadas a los fiscalizadores -funcionarios encargados de negociar con las empresas las deudas municipales- sin el correspondiente ingreso de los tributos que avalen los importes de las comisiones liquidadas.

Se recibieron denuncias contra agentes que perciben cifras en concepto de comisiones, con apenas un mes de antiguedad en el cargo, sin la indispensable experiencia ni tiempo suficiente para llevar a cabo las gestiones e intimaciones que permitan lograr la efectivización de la deuda intimada.

Existen causas por la pérdida de información por parte del sistema utilizado para la actualización de las bases, y/o adulteración de recibos y sellos.

A Rousselot -dijo un viejo politico de Morón, conocedor de las mañas de los punteros-, no le entran las balas. Se le han efectuado causas por irregularidades cuantiosas: sistema de comunicaciones para los Vigías de la Comunidad; compra de máquinas motoniveladoras a la empresa Klia; utilización de elementos y personal municipal para trabajos particulares; compra de ropa inexistente; pago con fondos municipales por la reparación de vehículos privados; contratación de una empresa en forma directa para una futura planta de efluentes de tratamientos cloacales -SIDECO-; violación al Código de Ordenamiento Urbano por irregularidades en, por lo menos, 8 construcciones; desaparición de cheques en el Consejo Escolar; etcétera |16|.

Rousselot asumió su tercer período el 10 de diciembre de 1995. Pero ya no era el mismo del 87. Tenía heridas. Y dos de ellas eran de gravedad.

No le quedó nadie en quien confiar. Los puestos claves del gabinete -aunque recortados- los puso en manos de sus hijos, de donde nunca esperaría una traición. Había perdido el control sobre el Concejo Deliberante. Y con ello la linea de sucesión. El gobernador puso allí a un desconocido ingeniero de Haedo, Guillermo Crespo. El hombre venía de la vicepresidencia de Ferrocarriles pero era un desconocido para el peronismo local:

- Con quién se va a alinear en el peronismo de Morón?, le preguntaron a Crespo días antes de asumir.

- Con nadie -respondió sereno-. Yo soy un hombre del gobernador. Si no me dejan trabajar, doy media vuelta y me voy. Lo digo en serio.

- Y si Rousselot se va para ser diputado o se topa con un fallo desfavorable en la Justicia?

- No me asusta la idea de ser jefe comunal. Por algo en cuatro meses ascendí de gerente a vicepresidente de Ferrocarriles Metropolitanos, cortó con humildad el ingeniero.

La otra herida se la propinó Alberto Pierri. Rousselot notó que el cerco financiero lo rodeaba por el cuello. Además necesitaba aire político para enfrentar a su acérrimo enemigo distrital: Horacio Román, senador provincial.

Los últimos meses de 1993 se inició la operación. Y en diciembre del 94 Rousselot se entregó a Pierri como quien se deja caer en un regazo, manso y en paz.

En la sesión del Concejo Deliberante del 28 de diciembre de 1995 se abrochó el acuerdo. Levantaron las manos y pusieron los dedos:

- A ver si tenemos quórum ésta vez, se preguntó en voz alta el presidente del Cuerpo.

- Si, somos 48, le respondió un periodista que cubría la velada.

- Calláte vos -retrucó el presidente, medio en broma y medio en serio-. Sino, no llegás a fin de año.

En la última sesión -otro vez un Día de los Inocentes- se aprobaron 3 proyectos. Sobre dos de ellos sobrevoló la figura de Pierri: la última vez que los trece concejales justicialistas levantaron la mano en ese duro 1995 autorizaron a Telecentro -el canal de TV de Pierri- a instalarse en Morón. El proyecto que habían aprobado con anterioridad -por vía de la excepción- permitió la instalación de un bingo en el distrito. La empresa beneficiada -LOFA SA- también estaría vinculada con el Muñeco:

Pierri, a través de un contador fantasma, participaría en un 30% del negocio. Al igual que en el bingo de La Matanza. Se dice, y esto es imposible de comprobar, que los inversionistas aportaron 800 mil dólares para 'aceitar' la aprobación de la casa de juegos. Mitad y mitad entre el Ejecutivo y el Concejo |17|.

Pero la mano de Pierri llegó más lejos aún. Alberto Levy, ex gerente del bingo de La Matanza, desde 1993 se había convertido en el interventor de las cuentas municipales. Como en La Matanza, la entidad de bien público que prestó su nombre a LOFA SA fueron los Bomberos Voluntarios. En ambos casos, se quedaron con 2,5% de la recaudación bruta.

Rousselot sabe que está custodiado. No puede siquiera contraer un leve resfriado. Si falta un día a su trabajo es conciente que el hombre del gobernador hace ejercicios de precalentamiento en el banco. Y sobre los negocios, encima, tiene aferrada la mano del Muñeco.

Sus primeras palabras luego de su última asunción fueron una clara demostración de la fé que abrazó una noche de invierno. Cuando se dió cuenta que se estaba quedando solo, irremediablemente solo:

- Acompañaré la propuesta Duhalde Presidente 99. No soy de cambiar de vereda. Así lo hice con el general Perón y, a pesar de todas las persecuciones, no cambié mis ideales. Lo confirmo: no cambio de vereda.

Notas:
8. Gabriela Cerruti, El Jefe. Ed. Planeta. Volver
9. La empresa pesquera de la familia Antonio es "Estrella de Mar". El "Operativo Langostino", uno de los decomisos de droga más importantes de la Argentina, halló la cocaína incautada dentro de cajas de calamares de la firma.. Volver
10. Reconstrucción de los componentes del grupo a partir de los datos publicados en El Jefe, ver 1. Volver
11. Testimonio de un ex diputado nacional. Entrevista del autor. Volver
12. Mario Cassese, ex secretario de Salud, periódico La Tribuna, de Morón, 29-12-88. Volver
13. Rubén Chorbadjián, ex secretario de Hacienda, documento partidario, s/fecha. Volver
14. Rendición de Cuentas del Ejercicio 1994. Volver
15. El Diario, de Morón, 1 y 2 quincena de noviembre de 1995. Volver
16. Juzgados Correcionales de Morón N 1, N 2, N 7. Causas 20.920, 22.919, 21.576, 12.969 y 13.420. Incluyen: abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, malversación de caudales públicos, en concurso material y en reiteradas oportunidades. En la Causa Sideco -que se verá más adelante- intervino la Suprema Corte de la Provincia y la Corte Suprema de la Nación. Volver
17. Idem 7, 12 de enero de 1995. La versión nunca fue desmentida. Volver


Volver al Indice


Chicho De Luca, el carnicero

José De Luca, carece de alias, de nacionalidad argentino naturalizado, nacido el 29 de setiembre de 1943, en Coversano, provincia de Bari, Italia, de estado civil casado, documento de identidad DNI N 18.762.227, de ocupación intendente de la Municipalidad de San Miguel.

Los datos centrales de su biografía pertenecen al auto de procesamiento producido en noviembre de 1996. Cuando se entregó a la Justicia se le dictó la preventiva. Después le dieron dos años y medio.

Tenía un alias: Don Chico.

Pero en barrio era más conocido por su ocupación anterior: carnicero.

La mujer siempre vivió en San Miguel. De chica la madre la enviaba a hacer las compras diarias. Salía con su bolsa. Traía el pan, la leche, a veces huevos y cada tanto carne.

La más cercana a su casa era una que tenía un nombre difícil de olvidar. A ella le gustaba. Parecía sacado de un libro de cuentos infantiles. Carnicería La Vaca Loca, decía el cartel:

- El tano De Luca era el carniza del barrio. Mi mamá siempre decía: 'no vayas a lo del tano que siempre te roba en la balanza'. Ya tenía fama...

Con esa fama y con esos vicios llegó al municipio: liquidaba mal los salarios o se equivocaba en las horas extras. Y se quedaba con la plata, reconoció indignado un dirigente gremial de San Miguel. En realidad, ese fue un vicio menor.

Hasta 1991 Don Chico se dedicó con exclusividad a la venta de carne. Pero ya no era el carniza del barrio. Era matarife. En los pasillos del Justicialismo se hablaba de una relación con Alberto Samid, incluso se decía que habían tenido un crecimiento en la misma época, reconoció el dirigente gremial.

A la carne le añadió el negocio de los corsos. Organizó en varias oportunidades las fiestas de carnaval y, peso sobre peso, juntó lo suficiente como para comprar un departamento en Capital Federal -valuado en 40 mil dólares y vendido para financiar la campaña de Luis Ortega, fallecido posteriormente en un accidente automovilístico, hacia la intendencia del ex municipio de General Sarmiento-, un Ford Falcon 78 y un Fiat 128 72. Además, ya poseía la vivienda de Williams 1530, San Miguel, donde el 6 de noviembre de 1996 los gendarmes intentaron inútilmente detenerlo.

Tras 10 meses de gestión, uno de los mandatos más breves para un puntero del Conurbano, se estimaba que el capital de la Sociedad KEA, cuyo titular es su esposa, ascendería a los 3 millones de dólares |18|.

El primer cargo público de Don Chicho fue la secretaría de Gobierno, durante la intendencia de Luis Ortega -hermano de Palito- al frente de Gral. Sarmiento. Fue un gestión plagada de obstáculos:

- El gobernador Duhalde me tiene en penitencia. Yo no quise hacer los deberes..., le dijo Ortega a una dirigente gremial que luego se convirtió en diputada provincial.

Los deberes eran la cesantía de 400 de los 1200 trabajadores de la municipalidad de San Miguel. La tarea quedó a cargo de Don Chicho. Aunque el cuadro completo mostraba mayor dramatismo en la escena:

- La causa federal por la que terminó preso data de la gestión de Luis Ortega y De Luca como su secretario de Gobierno. La verdad es que la gestión de Ortega fue espantosa. En el contexto de la feroz interna del peronismo, ser el hermano de Palito, profundizó la situación dramática que vivió el distrito aún antes de que De Luca fuera intendente. A la falta de recursos y a los recortes que se lo sometiò desde La Plata, hubo además una gran inoperancia. En el Consejo Anti Corrupción que hicimos en el municipio comprobamos que no solo había inoperancia. Había indicios de malversación de fondos públicos, completó la diputada.

En enero del 94 Don Chicho se convenció que sus días junto a Ortega estaban contados. Veía que el barco hacía agua. Aceptó de buena gana ser echado por el intendente. Desde el llano empezó a operar:

El presidente Menem había arribado a General Sarmiento para participar de la inauguración de una serie de obras menores. Luis Ortega lo acompañaba en el palco y su hermano, Palito, pegó el faltazo sin aviso. Con organización, un buen número de vecinos y sin reparar en la ausencia, gritaron a viva voz:

- ... que le diga a Palito que los lleve a Tucumán, repetían.

Finalmente uno del grupo explicó la idea: nosotros somos militantes peronistas de base y queríamos saludar al Presidente y pedirle a Palito que se lleve a sus hermanos a Tucumán...

Cuando se convencieron que algún ladero transmitiría el mensaje al Presidente partieron. Con la bandera que los identificada bien extendida se fueron con cantos y algún insulto para el intendente. La bandera decía: Conducción, José de Luca.

El elegido:

Para llegar a la intendencia de San Miguel hubo un gesto que hizo innecesaria cualquier otra operación: el dedo del gobernador se posó sobre su figura.

Fue el elegido por Duhalde para conducir los destinos del municipio por cuatro años. El mismo criterio se utilizó para elegir al primer candidato en la lista de concejales, y primero en la linea sucesoria.

Los roles protagónicos de la siguiente historia son: José De Luca -Liga Federal-, ex intendente de San Miguel, detenido, procesado y condenado; Manuel Hernández -Lipebo-, primer concejal, procesado por defraudación y, por tal razón, inhabilitado para ejercer la función pública; y Eduardo Duhalde, gobernador |19|.

El justicialismo de los distritos divididos no eligió a sus candidatos a cargos gubernamentales. Se eligieron democráticamente en los casos de cargos partidarios, nada más. En San Miguel, por ejemplo, la alquimia del gobernador posibilitó que la corriente derrotada ocupe el primer lugar de la lista de concejales, en la persona de Manuel Hernández, un abogado local de buena posición económica.

Doce meses después, cuando De Luca era buscado por la gendarmería -como ser verá más adelante el juez no confiaba en la bonaerense-, y Hernández debió renunciar al cargo por las acusaciones que aparecieron en su contra, el gobernador negó toda ingerencia.

En realidad se trató de una simple aplicación del carácter transitivo. Quien resolvió evitar las internas en los distritos divididos fue el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, presidido por el gobernador:

A fines de 1996 Duhalde visitó Malvinas Argentinas, como moscas los periodistas locales buscaron su opinión sobre al affaire de Don Chico con los dineros públicos:

- Ud. designó a De Luca y a Hernández, se arrepiente?.

- Yo no los designé, los eligió la gente, ellos ganaron la elección interna y la democracia de los partidos es así. Lo que lamento es que se condene a la gente antes que la justicia los juzgue |20|.

Cuando la Justicia, los medios de prensa y la oposición acercaron su aliento a la nuca de Don Chicho, su entorno y sus apoyos polìticos se agolparon en la puerta de salida del municipio. Huían azorados y confundidos.

En sus declaraciones de prensa se notó el desconcierto propio de una retirada:

El contrapunto periodístico se produjo a lo largo de varias semanas. Las declaraciones de Duhalde fueron efectuadas durante las reiteradas visitas que hizo a San Miguel y a los distritos vecinos por esos días. Fueron publicadas en el Diario La Hoja:

- Yo soy abogado, usted es abogado, sabemos que tenemos qué hacer y qué calidad puede tener una prueba. Contra la corrupción, adelante, fuerza y suerte, reveló el futuro ex concejal Hernández que le había confiado el gobernador.

- A Hernández hace mucho tiempo que no lo veo..., años, diría, respondió Duhalde cuando los periodistas de San Miguel requirieron su confirmación sobre la declaraciones de Hernández.

- No sé porqué lo dijo. No tenía datos o no quería involucrarse en la denuncia. El sabe por qué lo dijo. El es político y yo no, él gobierna 12 millones de personas y yo no, insistió Hernández.

Cuando el contrapunto entre Duhalde y Hernández alcanzó el climax de confusión, apareció Don Chico con una declaración desde la clandestinidad: tengo el apoyo del gobernador, dijo. Y aseguró que los días del juez de la causa estaban contados.

En la carambola a tres bandas que se había convertido el destino de la intendencia, Hernández puso las manos en el fuego por Duhalde:

- Escuché la versión del intendente. Dice que el gobernador le prometió cortarle la cabeza al juez, pero esto es una barbaridad. No creo que el gobernador haya dicho eso, estimó el en ese momento primer concejal y aún a tiro de la intendencia de San Miguel.

Las causas del derrumbe.

Causa N 34.656: caratulada "De Luca, José s/ Malversación de Caudales Públicos e incumplimiento de los deberes de funcionario público". El el juez Carlos Sorondo dictó la prisión preventiva, el cierre de sumario y el pase a fiscalía. La causa ingresó en las Fiscalía N 1, a cargo del Dr. Héctor Luis Leonardo, realizó la acusación pertinente, solicitando cuatro años de prisión para el intendente municipal de San Miguel.

Las pruebas recopiladas por el juez indican que el intendente habría utilizado una camioneta Traffic y un empleado municipal para fines particulares. También habría cambiado un tractor para cortar pasto inservible de su propiedad por otro nuevo de la Municipalidad.

Causa N 34.652: caratulada "Funcionarios Municipalidad de San Miguel s/Amenazas, exacciones ilegales y falsificación de documento público". Las pruebas: varios registros de conductor en blanco, firmados por el director de Tránsito de la Municipalidad de San Miguel y libretas sanitarias también en blanco y autorizadas. Además: presunta recaudación de mensualidades de remiseros, basadas en presiones de la Dirección de Tránsito y venta de licencias de conducir en la plaza, a 50 pesos cada una. Llevarían la firma del Director de Tránsito y el resto de los datos en blanco. Procesados: el ex director de Tránsito, Juan Mirco y dos cómplices, por "exacciones ilegales calificadas e incumplimiento de los deberes de funcionario público" y el ex director de Medicina Preventiva y concejal Claudio Pérez, por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Causa N 34.666: caratulada "De Luca, José s/Negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública". Se investigaron irregularidades en la Casa de Tierras del Municipio y terrenos pertenecientes al IOMA que habrían sido alquilados en beneficio del jefe comunal. José De Luca habría realizado contactos en la Corte Suprema de Justicia, ofreciendo en alquiler un inmueble propiedad de KEA (propiedad de su esposa y de un presunto testaferro, Víctor De Brasi), para la instalación de los Tribunales de Trabajo de San Miguel.

Causa N 34.669: caratulada "Funcionarios Municipales de San Miguel s/ Malversación de caudales públicos". Se investigaron irregularidades cometidas en la distribución de la correspondencia municipal -reparto de impuestos a los contribuyentes-. Podría tratarse de una asociación ilícita. Uno de los involucrados, Carlos Luque, solicitó eximición de prisión, pero su pedido fue denegado. En el expediente figura un listado -emitido por computadora- firmado por el Dr. Enrique Marafetti, subsecretario de Hacienda de la Municipalidad de San Miguel, donde aparecen 61 agentes comunales -con su correspondiente número de legajo-, quienes habrían cobrado por realizar el reparto de correspondencia municipal.

Se investigó una supuesta organización encabezada por el Director de Control de Gestión y de Acción Social, Educación y Cultura, Carlos Luque, por la que se distribuiría "en negro" las boletas de las tasas municipales. Esta tarea se haría mediante punteros y manzaneras a un costo que se estimaría en 20.000 pesos. El dinero provendría de la retribución que recibirían 60 empleados municipales, muchos de ellos de alta jerarquía, por esa distribución que en realidad no realizarían. La recaudación habría alcanzado los 140.000 dólares mensuales.

Una vez más, el autor del derrumbe, fue un periodista.

Al director del periódico La Ciudad, Ariel Sar, sus investigaciones le repararon una golpiza. Ocurrieron en pleno centro de San Miguel y en pleno mediodía del 14 de agosto de 1995. Sus autores -una vez más- fueron identificados, lo que no impidió que continuaran merodeando con naturalidad por los pasillos del municipio.

Además de la denuncia contra Don Chicho -que lo llevó a prisión-, por malversar fondos públicos destinados a una colonia de vacaciones para chicos discapacitados, Sar presentó querellas contra los flamantes intendentes de Malvinas Argentinas y José C. Paz.

No habían cumplido el primer año como intendentes de un municipio reciente -desprendidos del antiguo Gral. Sarmiento, junto con San Miguel-, cuando Jesús Cariglino y Rubén Glaría, cargaron con sendos procesos: contratación irregular de la empresa recolectora de residuos y coimas a una empresa de seguridad.

San Miguel. Las manzanas céntricas son residenciales. La unidad militar de Campo de Mayo le imprime una fuerte personalidad a la zona. Gran cantidad de oficiales y suboficiales viven en la inmediaciones. Bella Vista fue la cuna del fragote -conspirar-. La Ruta 8, que llega hasta la provincia de Córdoba y cruza la de Santa Fé, atravieza de lado a lado toda la extención de la unidad militar. Allí se torturó y asesinó durante la dictadura militar:

- El que estaba de turno recepcionaba a los detenidos. Y los incluia en una lista. Yo también los recibía. Las condiciones de detención eran las peores. Yo vi torturar: picana y submarino. A los detenidos después se los tiraba al mar. Se arrojaron familias enteras. Estábamos todos metidos en ese infierno. Y hoy yo me arrepiento de todo corazón. El sistema que nosotros combatimos tanto es el que hoy me permite estar contando estas cosas |21|.

En los barrios periféricos abunda la pobreza. Los saqueos de comercios -en las hiper de 1989 y 1990- tuvieron en la zona de General Sarmiento uno de sus epicentros. Los números del distrito -antes de la partición- sintetizan la miseria: el 80,5 ciento de la población se encuentra en riesgo sanitario; la mortandad infantil es del 23,7 por mil; el total de camas hospitalarias es de 327 -2.104,6 por habitante-; el 26,5 por ciento de los jefes de hogar no completó la escolarización primaria; la tasa de crecimiento media anual, en la década del 80, fue de 25,01 por mil. El promedio del Conurbano fue de 14,52 por mil |22|.

Según el último censo, el partido de General Sarmiento tenía 650 mil habitantes. Sus autoridades estimaron, en cambio, que su población real superó el millón de personas |23|.

Ariel Sar, el periodista que denunció a Don Chicho, relató la trama a ésta investigación:

Antes de mi denuncia, el concejal Hernández presenta las suyas. En los distritos divididos Duhalde puso los candidatos del PJ a dedo. De la lista que ganó puso al intendente y al resto les dió el Concejo. Hernández, se había propuesto voltear al De Luca. Y lo volteó.

Mi denuncia la radiqué en 1995, en octubre, en el Juzgado Federal de San Martín. A partir de allí el juez directamente lo fue a buscar. En esta causa -por los chicos discapacitados- se quedó con 160.000 pesos del subsidio que mandó el Ministerio de Salud. Lo entregó la secretaria de Julio Araoz.

Armaron todo, pero burdamente. No tenían técnicos, gente que sepa y dejaron las pruebas. Era buena plata. Para mi era el doble, porque cuando salta el escándalo hacen un decreto municipal donde entregan 160 mil pesos de subsidio a una entidad inexistente. Para mi hubo un doble gasto, yo no lo puedo probar. Habría que abrir otra causa penal para que se investigue si fue afectado el erario municipal.

La denuncia pasó a un perito contable. No emitió un dictamen pero dijo que toda la rendición de gastos era falsificada.

Para que se llevara a cabo el negocio tienen que haber participado más personas. Se investigó al propio Ministerio y a la gestión de Aráoz. El segundo cheque -porque el subsidio salió en dos pagos- salió sin resolución del ministro. Al mismo tiempo, se rindió cuentas al Ministerio, se justificaron los gastos. Y como el segundo pago salió sin resolución, entonces, son elementos como para sospechar que el Ministerio manejaba en forma irregular los subsidios...

Don Chico pudo comprobar que aún en las malas conservó unos pocos amigos de fierro. Al menos le tiraron una soga. Su colega y vecino, el metalúrgico Hugo Curto, intendente de Tres de Febrero, presionó a dos miembros del Tribunal de Apelaciones cuando los abogados de De Luca interpusieron una recusación al juez de la causa:

- Sabemos que usó su influencia en los Tribunales de San Martín, confió la diputada.

Pero no fue esa la única mano amiga. El gobernador, por ejemplo, no le aconsejó que se busque un buen abogado. Por el contrario, pidió a la población y a la prensa que no se anticipe al juicio de la Justicia. En la legislatura bonaerense, por esos días, se aprobó de modo relámpago una ley que llevó su nombre. Por primera vez no iba a responder a su autor, sino a su beneficiario incial: Don Chicho.

Pero no fue ese el único gesto emitido desde una institución de la provincia. La bonaerense aportó lo suyo:

Martín Ledesma fue durante cinco años el comisario de San Miguel. Habría evitado su ascenso, incluso, a cambio de no ser trasladado. A su cargo estaba la custodia de la casa de su viejo amigo. Don Chico llevaba varias semanas prófugo. Pero la escena que protagonizó el comisario el martes 1 de octubre de 1996 le costó su destino.

A las 9 de la mañana, la casa de Williams 1530, de San Miguel, tenía 3 patrulleros de custodia. Para sorpresa de los gendarmes que trabajaban con el juez de la causa les llega la información que adentro de ella estaba su propietario, el intendente prófugo.

Cuando llegan, los hombres del juez no encuentran a nadie. No había rastros de los patrulleros. Tampoco de Don Chicho. Sin embargo, el ex carnicero no huyó con ninguno de sus autos. Todos permanecían en la cochera.

Por este hecho, el comisario Martín Ledesma -primo del gobernador Eduardo Duhalde- fue trasladado a la comisaría de Villa Tesei |24|.

Notas:
18. Diario y Revista La Hoja, San Miguel, 31 de diciembre de 1996. Volver
19. Situación procesal de Hernández al momento de ser elegido candidato a concejal: Cámara Criminal N2 de los Tribunales de San Martín, causa N 21.377 derivada de la causa N 39.481, tramitada en el Juzgado Criminal y Correccional N 7 a fines del '90, caratulada "Rosatti contra Hernández Manuel y otros", por defraudación.
El 29 de setiembre del '92 el juez Iacaruso encontró semi plena prueba del delito y dictó el auto de prisión preventiva en base al artículo 173 inciso 11 del Código Penal.
El 7 de setiembre el fiscal pidió 3 años de prisión para Hernández. Según los artículos 248 y 255 de la Ley Orgánica de Municipalidades Hernández está inhabilitado para ser concejal, ni siquiera pudo haber sido candidato, aseguró el concejal Daniel Hagelin (UCR).. Volver
20. La Hoja de San Miguel, 13-9-96. Volver
21. Testimonio del sargento Victor Ibañez, 24-4-95. Volver
22. Informe de Coyuntura, Edición Especial Provincia de Buenos Aires. Centro de Estudios Bonaerenses, diciembre de 1996. Volver
23. Interdiarios, 14-1-94. Volver
24. Los elementos informativos de ese relato fueron extraídos de la revista La Hoja, San Miguel, 31 de diciembre de 1996. Volver


Volver al Indice


Mussi, el doctor

La ciudad de Berazategui -en el sur del Conurbano- fue declarada Capital Nacional del Vidrio. Allí el poder está repartido en un reducido grupo de punteros unidos por su profesión: la medicina.

El jefe es Juan José Mussi, clínico.

Su lugarteniente es Carlos Infanzón, neurólogo.

De la intendencia, en 1994, Mussi ascendió al ministerio de Salud bonaerense:

- Por qué lo llevó Duhalde a la provincia?

- ... no sabría decirte..., supongo que por los votos que le aporta: unos 56 mil. |25| Es el responsable de la salud de 12 millones de personas. Pero en su agenda conservó tiempo para seguir con un pie en su territorio.

El ministro de Salud no participa formalmente de las reuniones del gabinete comunal. Aunque a menudo se lo ve en el municipio. Se reúne con el intendente y los secretarios. Lo que él dispone baja de modo cristalino, como una catarata:

- Viene a dar órdenes. Se hace lo que dice Mussi, y punto.

No deja de ser paradójico que, en una ciudad donde la administración pública está a cargo de profesionales de la salud, el cementerio se encuentre en manos privadas.

Los orígenes:

León Rigoleau -nacido en Angulen, Francia-, un día del siglo pasado partió hacia América del Sur. El hombre salió a buscar nuevos horizontes. Viajó con su sobrino, Gastón Fourbel. Y en 1882 eran los propietarios de una empresa -La Francesa-, dedicada a la producción de papel. Se llamaba Rigoleau y Sobrino.

Ese año una modificación en los usos del mercado escolar provocó un cambio mayor aún en sus vidas: en las escuelas comenzó a usarse la tinta, lo cual trajo aparejada la necesidad de los tinteros.

Junto a cuatro catalanes -en un reducido galpón de cuatro por cuatro, en la Av. Belgrano 1162, de Capital- comenzaron el proceso de la fabricación del vidrio. Les fue bien. La demanda creció y debieron convocar artesanos de Bélgica, España y Francia para ocupar los nuevos puestos de trabajo.

El pequeño galpón se convirtió en la Fábrica La Nacional. Para esa época se mudaron a un establecimiento de mejores dimensiones, en Av. Belgrano al 3.600.

La demanda del vidrio no cesó. En las primeras décadas del siglo la floreciente industria de la bebida -vino, cerveza, soda- reclamaba envases. En 1906 nació la Cristalería Rigoleau. Se asentó en un predio de 27 hectáreas, en un lejano paraje llamado Berazategui: un vasco tambero le había dejado su nombre a esas tierras cercanas al río.

Mussi e Infanzón aún no habían sido engendrados.

Las tierras fueron compradas a las familias Aldozoro y Echeverri. En 1908, cuando comienza la construcción de la planta, a su alrededor había solo campo. Noventa años después se encuentra asentado el centro comercial de la ciudad, la estación de ferrrocarril -TMR-, Constitución-La Plata, y es el punto neurálgico de un distrito con un padrón electoral de 120 mil votantes.

En los primeros años de la década del 20, la cristalería contaba con tecnología de última generación, para la época: los moldes metálicos, que permitían incluso la producción de vidrios refractarios.

Por esos años el poblado de Berazategui tenía 300 habitantes. En la cristalería trabajaban 4.500 obreros.

Al vidrio lo fundían en crisoles. Hoy el proceso ha variado notablemente, pero la materia prima es la misma: arena o cuarzo, carbonato de sodio -que es el fundente de la arena-, y carbonato de calcio.

En el año 1.000 -antes de Cristo- los egipcios iniciaron la industria del vidrio. Por los siglos de los siglos el proceso no sufrió grandes cambios: se lo fundía en pequeños hornos y, mediante una caña seca, se lo extraía.

En 1923 Rigoleau trae de Estados Unidos las primeras máquinas automáticas para la producción de botellas en escala industrial. Por más de cinco décadas fue la principal planta productora de vidrio del país.

En los noventa Cristalerías Rigoleau cambió de manos. La empresa fue comprada por la firma Cattorini S.A. Son otros tiempos: en 1920 los 4500 obreros producían 100 mil artículos por día. En la actualidad sus mil trabajadores producen diariamente 2.000 millones de piezas |26|.

El padre de Juan José Mussi era afiliado radical. Pero su hijo eligió la Juventud Peronista. Eran los años de la transición entre los sesenta y los setenta. Tiempos de ideales, violencia y represión.

La mitad de los setenta lo encontró con su título de médico. El caudillo del peronismo de Berazategui era Arturo Ramón -ex intendente y actual diputado provincial-. Fue su primer gran enemigo político. Lo venció. Le ganó la interna en 1987.

Mussi era la renovación. En las internas del 87 apostó sus fichas al entonces gobernador Antonio Cafiero, en la pelea por presidencia contra el dúo Menem-Duhalde.

Ese mismo año una denuncia penal lo puso al borde de un final de carrera abrupto. Pero una palabra salvadora habría torcido ese destino cantado.

En el despacho de intendente una de las primeras innovaciones que efectuó fue colgar un banderín de San Lorenzo de Almagro. Esa es la primer diferencia de peso con su sucesor, Carlos Infanzón. A Mussi le gustaba la vida en su despacho. Pasó largas jornadas encerrado, con su pava, tomando mate y construyendo su imagen:

- Era capaz de agarrar la pala y ponerse a hacer una zanja en un barrio.

Para Mussi la política es ejercicio. No es autoritario, es ególatra. La segunda innovación que introdujo en las paredes de su despacho, luego de colgar el banderín de los cuervos y las fotos de Perón y Evita, fue el mural gigante que reproducía su imagen sonriente. Parecía un estadista barrial.

Ese ejercicio de la función público ha deparado sombras. Intrigas e interrogantes. Es tan abierto que su influencia excedió el ámbito de su propia tropa:

- Hay quienes sospechan que tiene injerencia en las internas de la oposición, a través de las famosas doble afiliaciones. Y así puede definir los candidatos del resto de los partidos.

A cuatro cuadras del edificio municipal -Av. 14 y Mitre- tiene su sede el Club Social de Berazategui. Cita de reunión de los muchachos. Ocupa el primer piso de 14 y 149: se juega a las cartas, las bochas y al ping-pong. De joven, Carlos Infanzón -aún estudiante de medicina- iba a jugar a las cartas. El tiempo que le quedaba lo invirtia en la militancia: Acción Católica. Aún no sospechaba que llegaría -por un inexplicable devenir de situaciones ingobernables- a intendente de su ciudad.

Cuando llegó al despacho de intendente fue su turno de hacer cambios. Trajo un escritorio muy grande. Pero allí no atiendió nunca: lo cubrió de muñecos, muñequitos, fotos, banderines y juguetitos con los colores de Boca Juniors, el club de sus amores. Las reuniones las hizo junto a una mesa destinada originalmente para banquetes.

De las paredes no cambió la decoración. Quedaron las fotos de Perón y de Duhalde. Y la de su ídolo: Mussi.

Pero hay hechos que denotan diferencias entre el ministro y el intendente. Una internita. La prueba es la actividad en el Corralón Municipal:

- En una oportunidad escuchamos los lamentos de Infanzón: nos dijo que la mafia del Corralón no la controla él.

En el Corralón Municipal se asienta la tropa. Es el lugar de trabajo del aparato: pintaparedes y servicios varios. En la última asunción de concejales se vió a algunos de sus integrantes revolear sillas, aplicar culatazos a los asistentes, y repartir amenazas con claros destinatarios.

Sus trabajos los cobran en efectivo. Les liquidan por metro cuadrado de paredón pintado. Las operaciones de choque pueden saldarse en vales de nafta. Al Ford Falcón personal de uno de los integrantes del grupo, en 1996, se le asignaron 1.100 litros de combustible por mes |27|.

De la seguridad del intendente Infanzón, en cambio, se encargó un ex suboficial de las Fuerzas Armadas. Luego pasó a encabezar la lista de candidatos a concejales.

- El intendente es un tipo autoritario que obedece a Mussi.

No tiene -dicen- iniciativa propia. Pretende salvar su pucherito. El lo ha dicho:

- Su meta mayor es ser el rufían número uno de Mussi. En declaraciones públicas él lo reconoció: 'yo soy el cuatro de copas de la política de Berazategui -dijo-, el ancho de bastos es el Negro Mussi'.

Desde ese momento le quedó de apodo: cuatro de copas. Dicen los que conocen de cartas que el cuatro de copas no sirve para nada: ni para el truco, ni para el chin-chon, ni para el póker. Para nada.

El día que se inauguró el hospìtal local -Evita Pueblo-, movieron 100 mil personas. Fue impresionante. Ahí trabajaron duro los muchachos del Corralón. Estuvo el presidente y el gobernador, Menem y Duhalde. Cuando le tocó el turno de hablar a Infanzón, como intendente, el griterio de la gente era tan fuerte que no lo oía nadie. El hombre agarró el micrófono con fuerza, se paró sereno delante de la multitud, y desde su más recóndita voz marcial gritó:

- Silencio...

Hubo una polémica instalada entre sanitaristas locales en torno a la definición del hospital inaugurado en Berazategui por Mussi: los que consideraron que no se trata de un Centro de Alta Compeljidad -como se sostiene oficialmente-, se basaron en que no cuenta con tomógrafo, sistema de hemodiálisis, ni diagnóstico por imagen.

Los que abonan la tésis oficial, la ejemplifican: se hacen 5 mil partos por año...

Cuando llegó a Berazategui, en 1995, un crédito del Banco Mundial para el área de salud, sectores de la comunidad y de la oposición impulsaron la compra de un tomógrafo computado para el hospital. El distrito no cuenta con ese servicio. No es casual.

En avisos publicitarios aparecidos en diarios de la zona, sin embargo, una clínica privada de Berazategui -Tiscornia- ofrecía el servicio de un tomógrafo:

- Fuimos a averiguar y descubrimos la maniobra. Cuando alguien hacía un pedido de servicio de tomógrafo en la Clínica Tiscornia era derivado a la Clínica San Martín, de Ezpeleta.

Con esa información se lanza la campaña política del 95, y la oposición denuncia el hecho:

En el hospital de Berazategui se utilizan los servicios de tomografia de las clínicas de Mussi.

- Es mentira -salió a contestar el oficialismo-, en Berazategui no hay ningún tomógrafo.

El oficialismo decía la verdad. A medias. La Clínica San Martín, efectivamente, brinda el servicio de tomografía a la Clínica Tiscornia y al Hospital Evita Pueblo, pero está domiciliada en Ezpeleta, partido de Quilmes, exactamente a media cuadra del límite con el distrito de Berazategui.

La vinculación del ministro de Salud con las clínicas Tiscornia y San Martín no fue desmentido por nadie. Ni por Mussi.

Los que le cargan.

Hasta 1993 Juan José Merodo se dedicó al trabajo político en La Matanza. Como puntero de Pierri aportó en la campaña de Héctor Cozzi para retener la intendencia:

- Trabajó muchísimo desde el Mercado Central, recordó Mónica Alexander, su viuda.

Después de las elecciones vino la tormenta.

La orden que Merodo había recibido de Pierri era trabajar para la campaña desde el Mercado Central. El hombre era el presidente de la Cooperativa El Porgreso. Fue Raúl Leguiza -ex changarín, director del Mercado y el hombre de Pierri por izquierda en la intendencia- quien convenció a Merodo de trabajar con la Liga en La Matanza.

Para financiar la campaña debía desviar las retenciones el IVA derivadas de la recaudación de la cooperativa:

- Le prometió que una vez que pasaran las elecciones Pierri, en persona, se encargaría de arreglar todo el papalerío. También le había prometido la Delegación Municipal de González Catán...

El acuerdo no se cumplió. Lo traicionó.

Cuando Luis Patti asumió la presidencia del Central no le aceptó las explicaciones por la falta de pagos del IVA. Pierri se lavó las manos. Y Merodo se quedó sin su trabajo.

Volvió a Berazategui, su ciudad natal. En en el viaje de regreso -con la frente marchita y masticando bronca-, le confió a su esposa:

- De aquí en más trabajo políticamente para mí, no para los demás.

En el 93 y en 95 Merodo, desde una lista de la Liga Federal, enfrentó a la alianza que establecieron en el distrito Pierri y Mussi.

En el 97 el panorama interno presentó algunos cambios. Mussi se fue de la Lipebo del Pelado Mércuri, y pasó a encabezar el Grupo de Trabajo, una nueva corriente interna nutrida de ex punteros de la Liga y del Lipebo: Brown, Otahcehe, el senador Genoud, y otros.

La gente de Mussi salió a pintar por todo el sur del Conurbano. La movida apuntaba a ocupar un sillón en manos de su ex socio político: la presidencia de la Cámara de Diputados de la Provincia, lugar de trabajo del Pelado.

Mércuri acababa de perder un referente de su corriente en Berazategui y, además, se sentía en la mira de una operación de la que desconocía a ciencia cierta si el gobernador era absolutamente ajeno. En enero del 97 el Pelado habló con Merodo:

- Le ofreció solventar la campaña para que en las internas enfrente desde la Lipebo a la Liga.

El hombre dió el sí. Empezó a operar.

Pero a los pocos días golpearon a su puerta:

- Mirá Juan -le dijo un puntero enviado de emisario-, no tenés opción. Mussi y Pierri manejan la policía, los jueces y la mafia de la droga. Si no aceptás trabajar para Mussi, le van a cerrar la remisería a tu esposa y la verdulería a tu hermano.

El acuerdo, en caso de ser aceptado, incluía un sueldo de dos mil pesos por mes. Pero Merodo lo rechazó.

- Yo tenía mucho miedo -dijo su viuda-, le dije que arreglara. Se estaban metiendo con nuestra familia. El me dijo que no estaba en venta y se fue a la casa de la madre. Decía que yo no lo entendía.

La madre de Merodo vive en Vicente López. El jueves 26 de febrero tres delincuentes ingresaron al almacén de su propiedad. Sacaron 150 pesos de la caja y se metieron en el interior de la casa. Buscaban a alguien:

- Hijo de puta -gritó uno-, ya llamaste a la policía.

Merodo quiso apartar el caño del revolver que tenía apoyado en la sien. Le estaban revisando la agenda y le sacaron algunas hojas. De atrás, un balazo ingresó por su riñón derecho. Diez días después moría en un hospital bonaerense.

Setiembre, 1987: semanas antes de asumir como jefe comunal de Berazategui la Clínica Tiscornia - de la que Mussi no negó su vinculación- fue allanada. La carátula de la causa era contudente: desfalco y estafa contra las obras sociales de IOMA y PAMI.

La investigación se inició a raíz de las denuncias -de innumerables damnificados- por falsificación de prestaciones médicas, sobrefacturación, cobros por estudios médicos complementarios y prácticas de radiología y laboratorio innecesarios, y liquidaciones por medicamentos suministrados en cantidades mayores a las requeridas.

El neurólogo de la Clínica Tiscornia era el Dr. Infanzón. El director era el Dr. Mussi:

- Mussi esrtuvo a cargo de Sur Médico SA, sociedad de la que formaba parte, entre otras, la Clinica Privada Tiscornia. Fue declarada prescindible por el IOMA.

Hay punteros memoriosos que recuerdan pequeños hechos de aquellos lejanos días. Y cuando reconstruyen la historia aparecieron nombres que tenían olvidados.

Estos punteros recuerdan el nombre de Juan Corvalán.

El hombre trabajaba para Mussi. Dicen que estaba al tanto de la operatoria de la Clínica. La documentación que no fue rescatada en el allanamiento habría sido sacada -en tres bolsas- por Corvalán.

Entre el día que llegó el juez a la Clínica y la fecha prevista para la ceremonia de la asunción -de Mussi en Berazategui y de Antonio Cafiero como gobernador-, algo ocurrió. Los punteros desconocen qué motivó la ruptura de la relación entre Mussi y Corvalán. Pero aseguran que nadie creyó en el ataque de presión que de improviso obligó a la internación de Corvalán en la Clínica San Martín, de Ezpeleta -también vinculada a Mussi-, y de la que nunca salió con vida.

Marzo, 1997: Mussi quiere despegar de la muerte de Merodo. Para él era un hombre que no pesaba políticamente en el distrito. Apenas se alzaba con el 8 o el 10 por ciento de los votos:

- No sé..., se vienen la internas -dudó el ministro de salud Bonaerense, y agregó-, es el tercer hecho que me cargan.

- Cuáles son los otros dos?

- Cuando dijeron que yo llevé al gobernador la foto de un tipo que merodeaba la casa de Andreani la noche que asesinaron a Cabezas, y cuando dijeron que eché al director del Hospital Presidente Perón porque no estaba de acuerdo con sus ideas |28|.

Le cargan más de tres. Y esto se palpa cuando se interroga a la dirigencia política de su ciudad. Uno de muestra: en Berazategui hay mucha gente que le agradaría saber porqué murió Juan Corvalán.

En los primeros meses de 1997 Antonio Cafiero visitó la ciudad. Mussi, junto a ex punteros de la Liga y el Lipebo, habían terminado de abrochar la nueva corriente provincial: el Grupo de Trabajo. Para el senador nacional se trató de una traición:

- ... y yo que lo salvé con una palabra..., reconoció el ex gobernador delante de sus seguidores.

Muchos de ellos no dejan de buscar la respuesta a la duda que dejó flotando: de cuál de todas lo habrá salvado?

Notas:
25. Los testimonios pertenecen a concejales, ex concejales, dirigentes partidarios de la oposición y ex punteros del oficialismo. Entrevistas del autor. Volver
26. En base a testimonio de Octavio Lucarelli, jefe de Relaciones Comunitarias de Cristalería Rigoleau y, posteriormente, Cattorini SA. Entrevista del autor. Volver
27. Rendición de cuentas ejercicio '96. Volver
28. Relato en base a testimonios de punteros de Berazategui, Diario La Palabra de Berazategui, Página/12 - Andrés Klipphan-, despacho de Agencia AIBA de La PLata, del 11-4-94, instrucción del Juszgado Criminal N 10 de San Isidro. Volver


Volver al Indice


Manolo, el manosanta

La ciudad de Lanús es el municipio más chico de la Argentina: 45 km2. Tiene una población de 500 mil personas. El cruce de esas dos variables la convierten en la comuna con mayor densidad de población del conurbano: 10 mil habitantes por km2.

Nadie lo asume pero la situación más grave que atravieza Lanús es de orígen ambiental:

- Nadamos en una gran laguna de materia fecal y efluentes industriales - señaló un bioquímico local-. Esto es una gran bomba de tiempo...

La falta de respuestas, en cambio, es un problema de orígen político.

La medida ambiental más conocida entre los vecinos que tomó el municipio fue la creación de las Patrullas Ecológicas: dos traffic O Km -de aproximadamente 30 mil dólares cada una- debían recorrer la ciudad y detectar los posibles conflictos y denuncias ambientales. Un profesor de química y sus alumnos del 4 Año de la Media N 2 dialogaron con sus responsables en la esquina del colegio:

- Cual es su función?, preguntó un alumno.

- Nuestra función -respondió el jefe de la Patrulla- es manejar y ver.

- Qué título tienen?, interrogó uno de los chicos.

- Ehh, ehh..., ninguno.

- Y de quién dependen ustedes?

- De la dirección de Medio Ambiente.

- Podemos hacerles una denuncia sobre una planta que está contaminando, quisieron saber los chicos.

- Nosotros no tenemos nada que ver.

- Y si yo le aviso que hay escapes de efluentes gaseosos?

- No. Nosotros de eso no sabemos nada.

- Por qué no saben nada?

- ... bueno, te voy a decir la verdad: nosotros somos muchachos de un concejal y andabamos sin trabajo. Nos consiguió algunas horas cátedra y nos pagan como choferes. En realidad lo único que nosotros hacemos es vigilar que la gente saque a horario la basura...

La Patrulla terminó en una anécdota de barrio:

- Una de la pocas víctimas de este control -relató un vecino-, fue el dueño del restaurante "La Coruña". El gallego estaba furioso porque sacó la bolsita a las 6 y diez y el horario permitido era hasta la 6. Y lo multaron...

En 1863 el tendido de la línea férrea llevó a Juan Lanús a donar una fracción de sus tierras para construir un parador. La casilla de madera junto a las vías era la única edificación del lugar. El punto elegido estaba en el último tramo de la cuenca del río Matanza, donde se convertía en un riachuelo navegable y cristalino.

Ese sitio es recorrido hoy por la Av. Pavón, que nace en Avellaneda, se convierte en la Av. Yrigoyen y cruza todo Lomas de Zamora, donde el gobierno provincial la rebautizó -luego de ampliarla-, como la Gran Vía del Sur.

Catorce décadas después su medio millón de habitantes ocupa las 3725 manzanas del municipio, 4 de Junio, primero, y Lanús, desde octubre de 1955.

La zona tiene una temperatura media de 16 grados, típico clima pampeano, y un promedio de 100 mm. de lluvias anuales. El frío llega en mayo y se queda hasta agosto.

El crecimiento urbano no respondió a ninguna planificación: gran parte del partido se encuentra por debajo de la cota de inundación, de manera que en presencia de sudestadas y con lluvias que superan los 100 mm., el 33 por ciento de la superficie de municipio queda bajo las aguas |29|.

Lanús es una ciudad sin flores. El pasto en las plazas está seco y sus pocos árboles tienen ramas sin fuerza.

Las perforaciones de donde se extrae agua se hicieron en zonas carentes de servicios cloacales: se infiere que las napas de las que se extrae agua muy probablemente se encuentren contaminadas |30|. Desde esos pozos se abastece de agua al 87 por ciento de la población de Lanús.

Los basurales a cielo abierto son atravezados por riachos contaminados. En ellos flotan animales muertos, botellas, plásticos, manchas de aceite y un olor indefinible de residuos químicos.

Los árboles de las riberas tienen pegadas a sus ramas -casi sin hojas- bolsas plásticos y restos de residuos inclasificables. Allí quedan cuando baja la creciente.

En el aire de Lanús hay plomo. En el agua también.

Las fundiciones, las fábricas de pintura, de vidrio y de baterías liberan el plomo al ambiente: la hemoglobina es la portadora de oxígeno hacia las células y parte del anhidrido carbónico desde las células a los pulmónes |31|. Respirar plomo provoca -sobre todo en los chicos- la disminución de la hemoglobina en la sangre. Beberlo con el agua es igual a respirarlo en el aire.

De acuerdo al grado de alteración sanguínea de la hemoglobina puede acelerar el proceso de crecimiento de un chico: lo envejece.

Manolo -el intendente eterno- heredó el caudal político de su hermano Francisco Quindimil:

- Formaron parte de la primera camada de punteros de la zona. Me acuerdo de algunos nombres: Mura, Pedrera y el senador Francisco Quindimil. Manolo trabajaba en el frigorífico Wilson, donde tuvo actividad sindical. Recién en los años 50 comienza su actividad política, en Piñeyro. Era una época de muchos enfrentamientos...

El hombre que recordó aquellos días del primer peronismo en Lanús, Valentín Alsina y Piñeyro, también era un dirigente sindical. Trabajaba en Bagley. Pero era de otro palo:

- Acá hubo como una gran explosión..., sucedió todo de golpe. Nosotros teníamos como ejemplo a una camada de grandes dirigentes anarcos y socialistas que marcaron la política argentina desde 1890 en adelante, y lo hicieron en defensa de los sagrados intereses de los trabajadores. Pero a ellos le sucedieron una serie de dirigentes que empezaron a acompañar a los oficialismos. Y el que no participaba de esa corriente corría una suerte bastante negra...

En 1973, del brazo del aparato sindical, Manolo llegó por primera vez a la intendencia de Lanús. Con la excepción del período 1976-1983 -de la dictadura militar-, no hubo quien se atreva a arrebatarle el sillón.

Manolo es un histórico. Es más:

- ... él tiende a convertirse en una especie de padre de todos.

En diciembre de 1994, cuando se acomodaban los nombres para la elecciones de mayo del 95, Quindimil se posicionó para la quinta y consecutiva gestión al frente de la comuna. Para ello recibió apoyos de peso.

El primero fue de Eduardo Duhalde: habiendo sido autorizado por el justicialismo bonaerense en su reciente congreso, para designar candidatos -el gobernador- le manifestó a Manuel Quindimil su incondicional apoyo para que se presente nuevamente como candidato a intendente.

El segundo llegó a través de un llamado telefónico. Tras los deseos de feliz navidad y próspero año nuevo de rigor, Manolo escuchó la música de villancico que emitía el auricular:

- ... tengo el deber de apoyarlo para su nuevo periodo al frente de la comuna lanusense, le sopló al oído Carlos Menem |32|.

Tantos años en el poder comunal le significaron a Manolo Quindimil un único problema de dificil resolución: no tuvo antecesor a quien adjudicarle el descalabro del municipio. Inventó -entonces- una estrategia que lo eximió de buscar justificaciones. Y la halló en su modo de gestión: incorporar a la oposición a su proyecto de gobierno.

- Es también una cuestión de personalidad. Pone en los cargos públicos a gente que no es de su Partido, eso le significa tremendos dramas políticos. Pero él los coloca igual contra viento y marea. Es un rasgo mesiánico de alquien que cree que vino a salvar a la sociedad. Pero esos tipos que coloca lo único que van a hacer es colgar pasacalles por todo Lanús en apoyo de Manolo. No son otra cosa que 'chupamedias'...

La prensa local se encargó de dar a conocer una de las mayores incorporaciones masivas de personal: recientemente ingresaron cerca de cuatrocientos nuevos empleados municipales, entre ellos los cuarenta barrenderos para los radicales por el convenio de la "bajada de decibeles", y ahora se agregaron una veintena del Frepaso, a cambio de que no hagan bandera con la agresión sufrida por un consejero escolar. Incluso se dice en ámbitos municipales que el Frepaso levantó la denuncia por lesiones a cambio de la dádiva |33|.

En 1985 apareció el primer caso comprobado de contaminación ambiental. La presencia de plomo en el aire y en el agua de Lanús abandonó el territorio de la sospecha y se convirtió en un deterioro de carne y hueso, con nombre y apellido: Haydee Fernández, una chiquita de 6 años de edad -DNI 27.372.024-.

No fué el único caso. Pero en ese y en los restantes el municipio solo atinó a barrer el plomo bajo la alfombra. Los hechos:

- Todo indica que el foco contaminante fue el Parque Industrial de Lanús. Hay instaladas una gran cantidad de industrias, pero nadie sabe muy bien a qué se dedican: son fundidoras de plomo, matalúrgicas, zinguerías e, incluso, alimenticias dedicadas a la fabricación de galletitas |34|.

Se trata de un predio de 60 manzanas. Limita con las calles Deheza, Centenario, Ayacucho y el Camino General Belgrano. Un informe oficial se encargó de describirlo: la zona del Parque Industrial es ambientalmente grave, faltan servicios y obras de infraestructura, como pavimentos, recolección y tratamientos de deshechos, de efluentes y desagues. Es una zona en la que incluso está dificultada la circulación de automotores. Funciona como foco generador de contaminación que se difunde hacia al aire y el agua. Urge tomar medidas de planificación y contralor por parte del municipio.. |35|.

Los ambientalistas de Lanús obtuvieron las pruebas de la contaminación luego de una operación de espionaje sanitario:

- Fue una situación de ciencia ficción -reveló uno de los conspiradores-. Uno de nosotros entró una noche disfrazado de médico al Hospital Finochietto, de Avellaneda. Convenció a uno de los pediátras y obtuvo las historias clínicas. Las fotocopiamos, las devolvimos a su sitio, y nos pusimos a hacer denuncias. Nadie hizo nada.

Las historias clínicas están fechadas el 6 de mayo de 1986. Corresponden a 5 pacientes. El diagnóstico, en todos los casos, es terminante: intoxicación plúmbica e intoxicación plúmbica en grado de saturnismo crónico |36|.

Los hechos derivan -en 1987- en una denuncia presentada ante el Juzgado N 4, de Lomas de Zamora, a cargo del juez Daniel Llermanos. Los denunciantes centraron en la mira a las empresas del Parque Industrial y al municipio de Lanús. A los sies meses los autores de la iniciativa fueron informados de las novedades de la causa: por una mala presentación técnica el proceso volvió a fojas cero:

- Yo fuí testigo de la causa -señaló el bioquímico consultado por ésta investigación-, y hoy, a principios de 1997, la causa está guardada.

Según la fuente consultada, Llermanos reconoció públicamente que Lanús es una ciudad endémica de plomo: en total hay detectados 110 casos de chicos con daños cerebrales irreversibles.

- El juez tendría que decir qué pasó con la causa de intoxicación de plomo en ésta ciudad...

La familia Fernández no vive más en Lanús. El padre -Pedro- y la madre -Alicia- nunca tuvieron recursos de sobra para mantener a sus tres hijos: David, Ariel y Haydee. Desde 1977 habitaron un hogar humilde de Gutierrez al 3300, al fondo, en Lanús Este. El padre trabajó como chofer de camiones y nunca pudo juntar la plata suficiente para llegar a la casa propia. El silencio que rodeó a la intoxicación de su hija fue una operación política:

- En forma off the record nos enteramos que 'por orden superior' se prohibió la internación de Haydee dentro de la comuna, y por eso se la internó en el Hospital Finoquieto, de Avellaneda.

La últimas noticias de esa chiquita de 6 años con plomo en su sangre fueron devastadoras:

- A los padres de la nena le ofrecieron un departamento en la zona de Claypole, en el Barrio Don Orione, a cambio de silencio. Ahí perdimos el rastro de la familia. La última información que tuvimos la brindó un repartidor de soda del barrio. Dijo que la vió. Parecía una viejita. Su intoxicaci ón fue tan grave que aparentaba ser una persona de 80 años... |37|.

Cucho, el cuidador de autos que se estacionan frente al miniestadio de Lanús, no lo podía creer: cuando abrió la mano y advirtió que el billete que le habían dado de propina era un colorado de cien pesos casi se cae de espaldas.

Quién había sido el generoso automovilista?, se preguntó el laburante. Levantó la mirada y lo reconoció de inmediato. Manolo había asistido a un torneo internacional de tae kwon do, la pasó bien, y quiso compartir su alegría. El hombre es así de bueno |38|.

Manolo Quindimil es un caudillo con trazos de realismo mágico:

- No se le tiene respeto intelectual. Pero se le tiene cariño...

La fuente, una vecina de Valentín Alsina que afirmó conocerlo desde siempre, dice que se trata de un hombre honesto:

- Tiene pocas luces..., pero es honesto.

Sin embargo, en el juzgado de Marcos Martinez, del fuero Criminal y Correccional de Lomas de Zamora, se tramita una denuncia por una nutrida lista de acciones reñidas con ley, sintetizadas bajo la figura de asociación ilícita.

La demanda se inició tras la irrupcción televisiva de su ex director de Prevención de la Salud, Hugo Salice. El hombre no tuvo mejor idea que pedir una coima de 70 mil dólares delante de una cámara de Telenoche Investiga. Para lavarse la manos, Quindimil habría recurrido a una poco feliz imagen. También se ventila en los tribunales:

- Hagan los negocios que quieran..., pero no me involucren a mí.

En las calles de Lanús abundan las historias: de tanques de acero y puentes gigantescos y herrumbrados de viejas aceiteras abandonadas, de extraños tornados con ráfagas de viento que abatieron postes de alumbrado, se llevaron techos y derrumbaron paredes en Villa Obrera -a eso de las tres de la mañana-, de vecinos que besaron las manos de Eva Duarte y escribieron leyendas con su propia sangre en las paredes -Evita, mañana cumpliremos con Perón-.

En los días de elecciones un rumor recorre la ciudad, de boca en boca, y con cierto temor en las miradas de los mensajeros :

- Manolo está muerto -confía uno en secreto y a media voz-, pero la noticia va a ser confirmada después de la elección...

La versión, siempre, la hecha a rodar la Liga Federal -dicen los amigos de Manolo-:

- ... ellos no saben que es eterno...

La verdad es que alguna afección extraña aqueja a Quindimil en las épocas de elecciones. Por lo general los días finales de campaña los pasa internado. Y allí aparecen los corrillos de palacio:

- Manolo no gobierna. Las decisiones las toma su entorno.

Siempre fue igual. Perpetuamente retornó triunfante a su despacho. Allí lo aguardó uno de sus objetos más preciados: el traje que perteneció a Eva Perón y que compró por una cifra nunca revelada.

Allí también guarda los atributos de manosanta: los amuletos, los fetiches, las imágenes y los cuernitos que requieren sus curaciones de empacho y mal de ojos.

Notas:
29. Informe Area de Contaminación, Municipalidad de Lanús. Volver
30. Idem 29. Volver
31. Idem 29. Volver
32. Comunicado de prensa de la municipalidad de Lanús, 25-12-94. Volver
33. Periódico La Defensa, de Lanús, N 674, 2-4-97. Volver
34. Rubén Méndez, presidente de la Agrupación Ecológica de Lanús. Entrevista del autor. Volver
35. Idem 29. Volver
36. Los números de orden de las historias clínicas son: 221.977 y 222.274. El profesional interviniente fue el Dr. Miguel Angel Naser, Jefe del Servicio de Pediatría y Neonatología del Hospital Interzonal Prof. Ricardo Finochietto. Volver
37. Idem 35. Volver
38. Idem 33. Volver


Volver al Indice


Los códigos |39|

Piratas del asfalto, de posta, es otra cosa. Hablamos de otra gente. Es gente que no toma mate con punteros ni capangas. Se trata de una cuestión de códigos.

- Piratas del asfalto es una ramificación de la delincuencia. No tiene nada que ver ni con la violación ni con la venta de bebés. Son las únicas dos cosas que no se perdonan.

- Qué significa 'que no se perdonan'?

- No es aceptable que vos estés en cana y venga alguien y te robe el bebé. Te volvés loco. Por ende adentro no está perdonado. No está perdonado que vos estés preso y te cojan a tu hija. Porque no te podés defender. Esto es en defensa de la causa.

Violación y venta de bebés es artero, es algo feo. Y que no se perdona quiere decir que estamos hablando de la vida: se mata.

Entró, se mató y se acabó.

Es un pan más que comemos nosotros, los delincuentes.

El tipo que no rancha tampoco es el narco. El narco no rancha con el delincuente.

Pero no porque sea malo ser narco, sino porque no es delincuente.

Se puede ser narco por circunstancias, pero el chorro siempre es chorro. Una semana, dos semanas puede vender pala, pero no va a aguantar agarrar un fierro para ir a buscar plata para no vender más. Me explico? Va a buscar plata para no vender más.

Va asaltar un banco o un garrafero y va a decir:

_ Por fin me dejo de vender esta mierda.

Después viene el hambre o por ahí tiene que financiar otro trabajo. Quiere hacerse un camión y tiene que campearlo durante quince días porque no conoce bien por donde viene, y entonces necesita plata para la nafta, el desayuno y los cigarrillos.

La única forma de conseguir esa plata es vendiendo un poco de merca. Son circunstancias.

El narco no está considerado delincuente. El narco es vendedor de muerte y el delincuente no genera vida, genera circunstancias. La de él, de tener hambre e ir a robar o la circunstancia de zafar. Porque de repente yo me pongo un almacén y no robo más. Eso no quita que el día de mañana me funda y vuelva a las andanzas para poner otro almacén.

Pero el narco no tiene nada que ver con la delincuencia. El narco es un sorete. No hay forma de encontrarle otra palabra: sorete. Si querés ponerle un adjetivo calificativo diferente no lo vas a encontrar. Es un sorete.

Atrás de la pala, con los narcos, se pueden voltear desde familias hasta imperios. Por eso hay que matarlos. Por eso los matan en Bolivia. Cuando les sacan la plata no los dejan vivos, los matan. Como corresponde.

- En Bolivia el que la produce no se considera narco?

- Ahí hablamos de patriotas. En Bolivia hay gente como la gente. No hablamos de punteros traidores.

Notas:
39. Testimonio de un malandra del Conurbano bonaerense. Entrevista del autor. Volver


Volver al Indice


Las colinas del sur

Descripción oficial: Florencio Varela es un distrito de perfil netamente agroíndustrial, con ubicación estratégica para el comercio. Dista a 26 kilómetros del puerto de la ciudad de Buenos Aires, 32 del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, 29 del Aeroparque Jorge Newbery y 28 de la Zona Franca de la capital provincial, La Plata.

Es atravesado por la Ruta Nacional N 2, principal vía de comunicación de los productos cuyo destino es el sur de la provincia, por la Ruta Nacional N 1 y las rutas provinciales N 4 y N 6, que permiten desarrollar el comercio vía terrestre con las regiones sur y oeste del país, así también hacia Chile como a los países de Mercosur.

Florencio Varela es una ciudad con historia de trabajo y desarrollo ecológico. Cuna natal del naturalista Guillermo Enrique Hudson.

Es uno de los principales distritos productores de frutillas y flores de la provincia de Buenos Aires.

Geográficamente privilegiado, la región desarrolla un sistema de colinas. Tiene el clima de las sierras pampeanas. Posee uno de los puntos más altos de la provincia.

Hoy, con un total de 20,600 hectáreas y 280 mil habitantes, Florencio Varela tiene una proyección hacia 1999 de 5 mil hectáreas de superficie sembrada, una producción de 60 mil kilogramos de miel, 400 mil aves en postura, 12 mil cabezas de ganado vacuno, 14 mil cabezas de porcinos, 360 toneladas de carne de conejo y 550 hectáreas vinculadas a la producción de flores.

Se prevé la radicación de un total de 370 industrias, respecto de las 170 actuales |40|.

La verdura:

Primero se pasa el tractor. Se ara y se deja la tierra lista para sembrar. Algunas quintas tienen sembradoras automáticas y en otras siembran a mano. Después se lleva el agua. Puede ser riego por aspersión, surcos, o con regaderas de 10 litros.

Al nacer la planta, los productores que no tiran matayuyos, empiezan a escardillar alrededor. Manualmente. Lo hacen con un escardillo: es como un zapin, pero cortito. Cardillan todo el pasto que no sirve.

- De qué verduras estamos hablando?

- Y bueno... -piensa el hombre, mitad gremialista y mitad peón de campo-, hablamos de lechuga, acelga, espinaca, tomate, remolacha, achicoria. Todo lo que es verdura de hoja. También zapallito, morrones, frutillas.. |41|.

En invierno la planta tarda en crecer entre 80 y 90 días. En épocas de temporada en cuarenta días está lista para cortar. El secreto está en el clima: mucha agua y mucho sol.

Después la cortan y la ponen en jaulas. La jaula es el cajón. Todo el trabajo es manual: planta por planta. Es un trabajo de artesanos. La jaula tiene entre 12 y 13 kilos.

Y después se vende. El precio depende del mercado.

El productor puede arrancar vendiendo a 4 pesos la jaula, pero a lo último la puede vender en 1 peso. Una hectárea produce unas 500 jaulas.

La jaula plástica cuesta 50 centavos. El flete son otros 50 centavos. El 30 por ciento es para descarga y DGI en el mercado. En plata líquida, de entrada, el productor tiene un 50 por ciento en gastos fijos. Y el resto es intermediación:

- El verdulero va al mercado y pregunta puesto por puesto. Mira la lechuga. Uno se la vende a 4, otro a 4, otro 3, y por ahí encuentra a uno que se la vende a 1 pesos. Y ahí compra.

El trabajador rural:

Por convenio debería ganar 20 pesos por día, en jornadas de 8 horas.

- Si tienen que trabajar más, exigimos que cobren horas extras.

En la mayor parte de los distritos con superficies destinadas al trabajo rural la actividad se desarrolla de modo marginal.

- El 90 por ciento de los trabajadores rurales está en negro. No tienen aportes previsionales, obras social, ni sindicato. No tienen ninguna regularización.

En Florencio Varela pueden llegar a contarse 3 mil trabajadores en temporada alta.

Si el trabajador rural es boliviano las condiciones son peores. El pago son 3 pesos por día -y en ello se incluye la mano de obra de toda la familia-, con alojamiento y comida:

- Sabés lo que es el alojamiento? Viven adentro de un galpón. Los baños parecen los de campaña del Ejército: un par de cañas a la vuelta del galpón, un pozo de un metro, y un par de tablas tiradas arriba. Eso es el baño.

A los chicos, a los 6 años, ya los ponen a trabajar. Cuando son más chicos, la boliviana los tiene acostados en una jaula, en algún surco, al lado de donde ella está trabajando. De ir a la escuela, ni hablemos...

La cama de los chicos está junto a los tachos de fertilizantes. Ni el padre ni la madre conocen de venenos. El hombre, a la mañana, va a salir a curar la verdura sin barbijo ni guantes. Con la mochila en la espalda va a caminar entre los surcos dándole al matayuyos. Por la tarde, la madre va a acostar a su hijo bajo una de esas plantas.

Todo empezó con la mediería. El sistema involucra a no menos de 80 mil trabajadores de las quintas del Conurbano:

- Lo único que falta para convertirse en esclavitud es que el salario se pague con el techo y la comida.

La mediería es una forma contractual: una sociedad de hecho entre un trabajador y un productor. El trabajador aporta su fuerza física. La de él y la de su familia. El acuerdo, incluso, se establece por escrito. Pero no existe un figura legal que lo sustente. Se trata de una instancia derivada de la Ley de Arrendamientos, dirigida a la contratación de maquinaria para levantar una cosecha.

En la mediería el hombre -y su familia-, ocupa el lugar de la máquina.

Desde hace dos décadas la zona hortícola y florícola, en el cinturón verde del Conurbano -La Plata, Cañuelas, Marcos Paz, Brandsen, Pilar, E. Etcheverría, Escobar, Florencio Varela-, que rodea a la Capital Federal, tiene convenios específicos por rubro: papa, ajo, lechuga, cebolla. En total hay 19 convenios por cada rama de la producción agrícola.

El subscretario de Trabajo de la provincia era Orlando Caporal -posterior apoderado legal del gobernador-. Los trabajadores rurales lo conocen:

- Tenemos documentadas todas las inspecciones que se hicieron desde la subsecretaría de Trabajo provincial, y todas las irregularidades que encontraron. Caporal hacía las inspecciones en la época de la campaña política. Tenía mucha prensa, pero después no pasaba nada.

Durante su gestión se aprobó la Resolución 450/92. Allí nació la figura de la mediería: los contratos entre productores y trabajadores iban a ser inscriptos en la subsecretaría. Se abrió un registro de mediería.

El trámite es simple, elemental: el productor lleva el contrato y el Estado provincial le estampa un sello. El contrato tipo fue elaborado por los mismos abogados de la subsecretaría:

- Los productores dijeron que, si la subsecretaría les daba validez, entonces eran trabajadores autónomos. Decían que eran socios.

El sindicato impugnó la Resolución:

- Lo que nosotros planteamos es que si eran socios, porque no se hacía un contrato de sociedad, entre capital y trabajo. Si son socios, que sean socios de verdad...

De este modo se evitó que el productor reconozca una relación de dependencia.

- Para el gremio hubo un acuerdo..., algo pasó. Esto se arregló con la Cámara Hortícola de Mar del Plata y la de Olmos. Entre gallos y medianoche se firmó un convenio con la subsecretaría.

La Comisión Nacional de Trabajo Agrario -del ministerio de Trabajo de la Nación-, posteriormente, emitió un dictamen por el que declaró la nulidad de la Resolución 450/92. La subsecretaría provincial, en realidad, no tenía ninguna injerencia en el trabajo rural. Se trata de una actividad nacional para la que no está habilitada a crear figuras contractuales:

- Nosotros la impugnamos, pero se sigue llevando adelante.

Ciccone:

Florencio Varela es una ciudad dormitorio. La gente va a ella a dormir. Y, los que pueden, se van de ella a trabajar. El negocio más rentable, entonces, es el transporte público de pasajeros.

Sin embargo, la empresa El Halcón SA, que llevó y trajo decenas de miles de pasajeros diarios durante cinco décadas, estuvo en 1996 al borde de la quiebra.

La magnitud de la empresa está dada por algunas de sus cifras: en abril de 1996 tuvo en la calle 245 unidades por día, y en las primeras tres semanas recaudó $ 1.400.451.-Del concurso preventivo, de todos modos, no salió ilesa:

Señor Juez, ésta Sindicatura está profundizando cada día más la vigilancia en los negocios y en la administración de la Concursada. Como resultado de ello, hoy es de resaltar que la misma se encuentra en lo que podría llamarse una meseta harto peligrosa y crucial para su futuro y que de no revertirse a la brevedad, la hará desembarcar en una inevitable quiebra |42|.

La situación fue aprovechada por el Bloque Justicialista del Concejo Deliberante local para modificar el resultado de una licitación. Fue un negocio chiquito. El Halcón SAT había sido pre-adjudicada con la concesión de un servicio interno de transporte -Línea 503-.

Pero la bajaron: surge del informe judicial la deficiente solvencia técnica y financiera de El Halcón. Este Cuerpo considera que no reúne los requisitos exigidos en el Pliego de Bases y Condiciones, no resultando por ello su oferta la más conveniente a los intereses municipales |43|.

Acto seguido le otorgaron la nueva línea de transporte de pasajeros a la Empresa 30 de Agosto. Era el 3 de octubre de 1996.

El informe judicial había sido claro. Decía otra cosa, y los concejales entendieron que había que apurarse:

Se fijó el valor de la empresa en $ 6.533.750.- Se anotaron dos oferentes interesados en su compra, quienes ya han presentado en el expediente su propuesta de pago a los acreedores. Cuentan hasta el 13 de noviembre para obtener las conformidades necesarias de acreedores y de capital y así adquirir la empresa |44|.

El bloque justicialista no esperó a los nuevos dueños.

La versión oficial de la crisis de la empresa tiene componentes más complejos. Se mezcla en una trama de intereses cruzados y un tanto más difusos:

Nuestra empresa, que cuenta con cincuenta y tres años de antiguedad, debido a la liquidación de la Compañía de Seguros Fortaleza en el año 1988, afrontó un pasivo de 12 millones de pesos, el que tendría que haber sido asumido por el INDER. El reaseguro nunca existió y la empresa quedó abandonada a su suerte.

El juez del concurso fijó el vencimiento del período de exclusividad el 23 de agosto -plazo en el cual los acreedores deben presentar conformidad a la propuesta de pago presentada por la empresa-. hemos obtenido la conformidad de los acreedores necesarios para aprobar la propuesta de pago: DGI, municipalidad de Quilmes, Banco Crédito Argentino, BanSud, subsecretaría de Trabajo, UTA, SMATA.

La excepción fue el acreedor Trainmet Ciccone Sist. S.A.. Por contar con un alto porcentaje -30,81% en su categoría, resulta definitorio para la aprobación del acuerdo.

Los directivos de la empresa acreedora -Luis Carral, entre ellos- modificaron su actitud exigiendo garantías que decían ser impuestas por IBM Argentina. Si queríamos la adhesión nos exigían un millón de dólares sobre la mesa en garantía.

IBM Argentina desmintió categóricamente con documentación que obra en nuestro poder su responsabilidad en el planteo de las exigidas garantías.

Estas exigencias no se tratan más que de una forma de llevar nuestra empresa a la quiebra, para aleccionar y atemorizar al mercado, en especial la resto de las empresas de colectivos, casi todas clientes de la firma en cuestión vendedora de la máquinas expendedoras de boletos fabricadas por IBM.

Trainmet Ciccone tiene en su directorio a directivos de empresas de transporte vecinas a los recorridos de la nuestra, dirigentes de FATAP y de la Cámara de Transporte de la provincia de Buenos Aires.

Está compuesta por las firmas Trainmet SA y Ciccone Calcográfica.

Es inentendible que el productor de ésta crísis social -que deja a 1200 familias en la calle- sea un proveedor de la provincia de Buenos Aires |45|.

Ciccone Calcográfica provee al Estado bonaerense las chequeras del Banco Provincia y los tickets y billetes de la Lotería provincial, entre otros servicios. Esta empresa fue vinculada con el empresario Alfredo Yabrán por el ex ministro Domingo Cavallo.

Es socia de OCA en la confección de documentos de identidad. En la investigación judicial del caso Cabezas, además, se descubrieron comunicaciones telefónicas entre propiedades de Yabrán y Ciccone Calcográfica.

Esa investigación, además, determinó que al celular 418 39 74, instalado en la secretaría privada de Julio Pereyra -jefe comunal de Florencio Varela-, se habían producido seis llamados telefónicos desde Yabito SA, una de las escasas empresas que Alfredo Yabrán reconoció como de su propiedad. Toda una casualidad.

Electra, una fundación:

En 1992 el cólera había llegado a la Argentina. Y lo había hecho para quedarse. La miseria que lo atrajo abunda en el Conurbano bonaerense. Desde los municipios más pobres se implementaron rudimentarias campañas de prevención: hierva el agua antes de beber, decían los afiches pegados en las paredes de las unidades sanitarias barriales.

Pero la pobreza tocó tal grado de extremidad que, en muchos barrios, ni siquiera había agua para hervir.

En la actualidad -1992- solo el 7,6% de la población se halla abastecida con agua potable, y el 8% con desagues cloacales.

De modo que los vecinos tengan algo que hervir en sus ollas, el Municipio lanzó un plan para la instalación del agua potable en los barrios.

Florencio Varela -un típico distrito del segundo cordón del Conurbano- es una ciudad de casas bajas. Sólo se han construído 3 edificios de más de cuatro pisos. En la ciudad, de 300 mil habitantes, hay tres ascensores. En las últimas dos décadas vivió una explosión demográfica: triplicó su población. Los barrios se suceden a través de calles angostas. Las pocas asfaltadas reciben el tránsito de camiones, colectivos, ciclistas, carros y peatones. Las casitas -tipo dado- se repiten en toda la superficie urbana. La mayor parte es campo.

El 19 de de febrero de 1992 sesionó el Concejo Deliberante local. Ese día se aprobó un convenio entre la provincia, la municipalidad y una entidad privada. Iban a llevar el agua potable a los barrios. La trama intima, en realidad, se había iniciado ocho meses antes, en la ciudad de La Plata.

El encargado de explicar los alcances del proyecto fue Carlos Kunkel, secretario de Gobierno interino, en representación del entonces intendente, Julio Carpinetti.

El funcionario, cuando tuvo que explicar el orígen y el rol de la Fundación Electra en el proyecto, omitió información de modo descarado:

- Quisiera conocer la trayectoria de la Fundación, sus fines y si cuenta con personería jurídica, preguntó un concejal.

- Tiene la palabra el señor secretario de Gobierno interino, dijo el presidente del Concejo.

- Puedo hablar, por lo que conozco, de los objetivos generales que persigue -respondió Kunkel-. Lo cierto es que un grupo de ciudadanos constituyó esta Fundación, que es una forma de asociaci& oacute;n, con personería jurídica. Las razones íntimas que llevaron a su creación las desconozco, porque no ha tenido ningún tipo de participación institucional la Municipalidad ni el Concejo. (..)

La intención que se plantea es que en esta gestión del intendente Carpinetti, logremos llegar con agua potable a toda la población de Florencio Varela que sea posible. (..)

- Vemos con buena disposición que la obra se realice -interrumpió un concejal-, pero queremos saber si la Fundación cuenta con el respaldo suficiente y qué otras actividades realiza.

Con respecto a las actividades de la Fundación Electra, quiero aclarar que yo no la integro y, por ese motivo, no estoy en condiciones de responder a esa pregunta totalmente, porque desconozco todas las actividades que realiza. (..)

Un elemento importante a tener en cuenta en relación con el tema de los fondos es que la Fundación Electra es una entidad de Bien Público y también recibe parte de los fondos que se generan mediante el funcionamiento del Bingo, que está en Florencio Varela. Eso produce una determinada cantidad de fondos, lo cual está supervisado por la Lotería de la provincia de Buenos Aires. (..).

- Si ningún otro señor concejal hace uso de la palabra, se va a votar el tratamiento sobre tablas del asunto.

El presidente cuenta las manos y dice:

- Afirmativa por unanimidad, en particular y en general. Queda sancionada la presente ordenanza. No habiendo más asuntos que tratar, queda levantada la sesión |46|.

Eran las 12 y 10.

A los 20 días del mes de agosto de 1991 -seis meses antes de la sesión-, el entonces ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia, Eduardo Quiñones |47|, el entonces intendente Carpinetti y el representante de la Fundación Electra, Oscar Sierra, suscribieron la Carta de Intención que inició el plan.

Se estableció el rol de cada una de las partes: para la Fundación Electra se reservó la tarea de promover y ejecutar las obras de agua potable en siete barrios de Florencio Varela.

Todavía no se hablaba de cifras.

Setenta y tres días antes de la firma de la Carta de Intención, y ocho meses antes de la sesión que la convirtió en Ordenanza, el Director Provincial de Personas Jurídicas recibió una solicitud de reconocimiento.

Era el 7 de junio de 1991. Oscar Sierra, como presidente de la Fundación Electra, se presentó en el despacho para solicitar la aprobación de los estatutos y su reconocmiento como persona jurídica. La entidad había sido constituída tres días antes: el 4 de junio de 1991, con domicilio legal en la calle Alberdi 122, de Florencio Varela.

Se le otorgó un número de matrícula -10.630-. Desde ese momento el plan ingresó en una aceleración vertiginosa. El 27 de noviembre quedaron acordados los terminos del proyecto con el Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento Rural -SPAR-. El 2 de diciembre ingresó al municipio y se convirtió en expediente. El 11 de ese mes, la comuna le solicitó a Electra la presentación de la nomina de empresas para llamar a una compulsa de precios. El día 17 la lista ya estaba confeccionada e ingresó al municipio. Diez días después, siete empresas -a través de Electra- presentaron sus presupuestos.

El 3 de enero -mes de feria- el entonces intendente Carpinetti y su entonces secretario de Gobierno, Julio Pereyra, decretan la autorización a la empresa beneficiada -PODIC S.A.- a realizar tareas de promoción y relevamiento.

A la semana siguiente se abre el libro de pases de punteros: el gobernador convocó a Carpinetti a presidir el Ente del Conurbano, donde el ex intendente tendrá la posibilidad de manejar cerca de dos millones de dólares por día.

La tercera semana de enero -el día 20- Julio Pereyra puso su primer firma sentado interinamente en el sillón de intendente: dispuso por decreto la apertura del Registro de Opositores a la obra.

Se había acordado un convenio con la provincia, se le abrió la puerta del municipio a una Fundación desconocida, se convocó a una compusda de precios y se autorizó a operar a una empresas privada cuando el Concejo Deliberante todavía no había votado la ordenanza que aprobaba el proyecto.

Cada vecino tendría que pagar 304 pesos por frente. Y lo podría hacer hasta en 12 cuotas de 35 pesos, más un adelanto de 75 pesos. La operación involucró una cifra superior al millón doscientos mil dólares |48|.

La verdad:

Nos dirigimos a usted -dice la nota- a los efectos de designar y autorizar al Dr. Carlos Kunkel para que en forma conjunta o separadamante con los que suscribimos gestione la personería juurídica de la Fundacación denominada Electra, domiciliada en la calle Alberdi 122, de Florencio Varela, quedando facultados a adjuntar documentación, notificarse, solicitar información y retirar desgloces, incluso de las copias de Actas Constitutitivas y estatutos presentados, y posterior retiro de la resolución que otorga la personería jurídica y finaliza el trámite |49|.

Carlos Kunkel, el secretario de Gobierno interino, que el 19 de febrero de 1992 afirmó en una sesión pública del Concejo Deliberante que no integraba la Fundación y desconocía las actividades que realizaba, era el profesional que ocho meses antes había sido encargado por la misma Fundación para tramitar su reconocimiento legal. Al momento de elaborar ésta investigación, Carlos Kunkel -un hombre de leyes con un lejano pasado montonero- era el secretario Legal y Técnico del la municipalidad de Florencio Varela.

El domicilio de Electra, a su vez, tampoco fue ejeno a la trama: en Alberdi 122 funcionó durante largos años el local partidario de Julio Carpinetti.

El Acta Constitutiva de la Fundación Electra tiene estampadas cinco firmas. Una de ellas corresponde a una ciudadana que desarrolla actividades públicas en Florencio Varela: Beatriz Mohni de Pereyra -tesorera de la Fundación-, esposa del intendente Pereyra y titular del Consejo de Defensores de la Niñez.

El bingo del que recibió fondos la Fundación funciónó sobre la ex Ruta 2. En ese local, Aron Ostrowiecki -Tate- explotó una bailanta, primero, y luego instaló la agencia que se encargó de proveer 3 mil patrulleros sin patente a la Policía bonaerense.

Cuando ésta investigación contacto telefónicamente a Oscar Sierra -presidente de Electra-, en su domicilio de la ciudad de La Plata, el hombre manifestó un absoluto y extraño desconocimiento del tema. Su propuesta fue llamativa::

- No sé de que me habla, pero si quiere lo podemos charlar personalmente...

Cuatro años después de los hechos solo han quedado los restos:

La Comisiòn Directiva de la Sociedad de Fomento Gral. Manuel Belgrano se dirige a usted para ponerlo en conocimiento de lo que está pasando en nuestro Barrio con respecto a la obra de agua corriente realizada por la empresa PODIC S.A., ya que han llegado intimaciones a los frentistas para ejecutar la cobranza de las deudas por el no cumplimiento del pago de dicha obra. El que suscribe y firma es un abogado.

Poniendo en su conocimiento que los 80 frentistas afectados no se niegan a pagar sino que le es demasiado el interés que les cobran y temen volver a tener el mismo problema con la empresa PODIC, la cual nos fue impuesta por el municipio de Florencio Varela, ya que dicha empresa había ganado la licitación no estando nosotros de acuerdo con dicha empresa |50|.

La Voz del Campo, una cooperativa:

El intendente municipal de Florencio Varela hizo un coctel inédito. Y le resultó indigesto: convocó a los desocupados del distrito que no tenían siquiera para pagar un boleto de colectivo y les querían cobrar el doble por la instalación del agua corriente. Utilizó el perfil agrario de su municipio -grandes extenciones de tierra improductivas-. Aplicó las condiciones laborales impulsadas desde la subsecretaría de Trabajo bonaerense. Y se sentó a esperar que crezca la lechuga.

En 1995 la municipalidad de Florencio Varela convocó a los desocupados del distrito para trabajar en unacooperativa agraria: La Voz del Campo. Doscientas personas -hombres y mujeres- creyeron ingresar al reino de los cielos. En realidad, entraban al infierno.

- Para nosotros -dijo el intendente al anunciar el proyecto-, es una alegría poder llevar mano de obra, trabajo y dignidad a las familias de Florencio Varela. Yo me siento muy contento. Ustedes -por los periodistas- pudieron ver que la mayoría de la gente preguntó: cuándo empezamos?

Los tres primeros meses la paga fue de 200 pesos. El dinero llegó a través de subsidios del ANSSeS, en concepto de capacitación.

El ministro Carlos Brown visitó los campos. La producción agraria del distrito se extendía en el horizonte. La mirada del funcionario se perdió en la lejanía. La paz del lugar lo relajó y le abrio la mano: prometió la entrega de 50 mil pesos más para el proyecto:

- Estoy muy satisfecho de esta visita a Florencio Varela y a sus emprendimientos agropecuarios. Veo que están avanzando notablemente. He felicitado al intendente Pereyra por ésta acción.

El proyecto era atractivo. Podría haberse convertido en un ejemplo para otras zonas del país: generación de fuentes de trabajo en tierras improductivas. Y además, producir alimentos. Al ser una cooperativa, sus integrantes iban a recibir una parte proporcional de su trabajo: no sólo dejaban de ser desocupados, sino que también pasaban a ser patrones.

- Yo estaba sin trabajo y como soy el sostén de mi casa, tengo que llevar si o si la comida para mis hijos, me metí acá porque creí que era un gran proyecto.

Durante los tres primeros meses todo fue bien. En enero de 1996 cambió el trato. Cesaron las visitas. Ni al intendente ni al ministro se los volvió ver pasear entre los surcos.

A los pocos días, en cada campo, aparecieron los encargados: controlaban los horarios y hacían las fichas donde debían asentar la actitud de la gente ante las nuevas condiciones de trabajo.

- Trabajen, porque ésto es de ustedes, le decían los encargados a los cooperativistas que pasaban todo el día en los surcos.

Había que regar. No tenían elementos y el agua a los campos llegaba en regadera. Cientos de viajes por día, cuidando las plantas que creían propias.

La primer cosecha fue de rabanitos. Estaban contentos. Tenían la esperanza de que ahora verían algo de plata en serio. Ya no cobraban el subsidio de la municipalidad. Pero la municipalidad no les decía cuántos subsidios cobraba a nombre de La Voz del Campo:

Un subsidio del ministerio del Interior, de 75 mil pesos, debía usarse para comprar herramientas:

- Sabés con qué plantabamos tomates? Con palos...

Pasó la cosecha de rabanitos.

- Al levantar la cosecha nos prometieron que ibamos a ganar de 500 a 700 pesos por mes.

Pasaron varias cosechas y lo único que vieron fue emperar, jornada a jornada, las condiciones de trabajo:

- El que no quiere trabajar 12 horas que se vaya, les decía uno de los concejales -Daniel Zisuela- que manejó el proyecto |51|.

Los camiones y camionetas del municipio venían a retirar la verdura para comercializarla. Los trabajadores, en cambio, no podían comer una sola planta de su propia producción.

Se estima en 180 mil dolares el total de la producción de verdura de la cooperativa, mientras duró. Ese dinero no fue a los trabajadores:

- Acá tengo el recibo del mes de febrero. Liquidado de puño y letra por Zizuela: $ 46.-

El 27 de junio de 1996 se radicó en el Juzgado Criminal N1, del Departamento Judicial de Quilmes, una denuncia por malversación de fondos, incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.

Los trabajadores, delante del juez, dijeron lo que les tocó vivir:

- Trabajabamos hasta 16 horas diarias. Bajo el sol. No teníamos siquiera un baño. No teníamos agua. No teníamos siquiera un techo donde guarecernos los dias de lluvia.

- Yo estaba embarazada. Y cuando plantié mi problema me dijeron que si o si tenía que ir a trabajar. Y perdí mi bebé.

- Nos pagaban en negro. Nos daban de a 20 pesos.

- Me mandaron decir por el secretario que me deje de romper las pelotas con el campo..., si sigo reclamando me iban a tirar con munición gruesa, me dijeron.

Un año después de la denuncia judicial la causa sigue allí. Cada tanto entra en nuevo expediente. Alguna dependencia envía la respuesta a un pedido de informes. Y nada más. Nadie tiene apuro para ver llegar a la Justicia.

El intendente Pereyra nunca quizo hablar del tema. Cuando saltó la denuncia debió acudir de apuro varias mañanas a La Plata. Pero nada más. Está tranquilo, como si hubiera cometido una travesura infantil. Es su infancia, justamente, el momento menos conocido de su biografía: los viejos vecinos del barrio recuerdan que él y sus hermanos no fueron criados por su familia natural. De ese vínculo con la familia postiza, nació una relación que él nunca olvidó.

De acuerdo a la documentación incorporada a la causa, se habrían llegado a comercializar cerca de 180 mil dólares en verdura. Se estima, además, que en subsidios el municipio podría haber recibido cerca de 400 mil dólares. A ello habría que sumar créditos italianos destinados a la compra de herramientas.

Una de las bocas de comercialización, presumiblemente, fue un mercado de verduras de la ciudad. Ese mercado -Mervar SRL-, fue inscripto en la DGI el 14 de noviembre de 1996. Sin embargo, llevaba funcionando por lo menos un año. El trámite fue realizado por el socio gerente de Mervar SRL, Jorge Dolabjián, abogado.

Este abogado, además, se desempeñó como sindico titular de la Cooperativa La Voz del Campo. Representó los intereses de los cooperativistas. Pero eso no fue todo:

A los veintiseis días del mes de julio de mil novecientos noventa y cuatro, ante mi: Viviana Charchir de Fesler, notaria titular del Registro N 8, comparece don Julio César Pereyra, argentino, mayor de edad, casado, titular del Documento Nacional de Identidad 8.575.107, vecino de ésta ciudad, persona capaz, de mi conocimiento, doy fe, quien interviene en el carácter de intendente Municipal del Partido de Florencio Varela, siendo público y notorio y como tal dice: que confiere poder general judicial a favor del doctor Jorge Dolabjían, para que en nombre y representación de la Municipalidad, inicie y prosiga hasta su total terminación los juicios que al presente tenga pendiente o que en el futuro se le suscite.. |52|.

El hombre está rodeado por su infancia. Haciendo pozos para los postes del tendido de cables de Entel no le quedaba para devolver favores. De grande, y sin saber explicar muy bien cómo fue que llegó a ese sitio, Pereyra llegó a un silllón de intendente para mostrar que hay gente de la que nunca se olvidará. Los Dolabjían, la familia postiza de su infancia, es uno de esos casos.

Notas:
40. Folleto institucional de la Municipalidad de Florencio Varela. Volver
41. Testimonio de un secretario general regional de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores -UATRE-. Entrevista del autor. Volver
42. Informe de la Sindicatura al titular del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N 7, de Quilmes, Ricardo Bagú. Volver
43. Texto de la Ordenanza. Volver
44. Infome del juez Ricardo Bagú. Volver
45. Carta del presidente del El Halcón SAT dirigida al presidente del Concejo Deliberante de Florencio Varela, Remigio Padilla. Volver
46. Versión taquigráfica de la sesión del Concejo Deliberante del 19 de febrero de 1992. Volver
47. Eduardo Quiñones tiene antecedentes meritorios: La sala II de la Cámara Federal en lo Criminal y Correccional de Buenos Aires confirmó la prisión preventiva dictada contra el sucesor de Alieto Guadagni en el Ministerio de Obras y Servicios Públicos bonaerense, Eduardo Quiñones, por pagar un sobreprecio de un millón de dólares en los sucesivos reajustes del contrato -en el marco del Tratado de Asociación Particular Relativa firmado con Italia en 1987-, acusado de pagar un sobreprecio a la Unión Transitoria de Empresas (UTE) que obtuvo la licitación para llevar a cabo las obras de saneamiento de la cuenca del río Matanza. Volver
48. Extraído del Expediente Administrativo de la Municipalidad de Florencio Varela: Fundación Electra, 4037-22.225/F/ (2-12-91). Volver
49. Nota presentada al Director Provincial de Personas Jurídicas, el 7 de junio de 1991. Demás datos consignados en el expediente de la Fundación Electra, del Ministerio de Gobierno bonaerense, N 2219-10069. Volver
50. Carta de la Sociedad de Fomento General Belgrano dirigida al presidente del Concejo Deliberante, fechada el 23 de mayo de 1996. La misma fue acompañada por recibos cancelatorios de la deuda de frentistas, a quienes se le intimó nuevamente el pago. De la empresa PODIC SA -que no participo de ninguna licitación, sino de una compulsa de precios-, se desconoce el paradero. Los convenios de pago tras las intimaciones establecen el acuerdo entre el deudor y Nicolás Enrique Rodriguez Alvarez, cédula de identidad y pasaporte venezolano, cesionario de derechos y acciones de la empresa PODIC S.A. Otras sociedades de fomento presentaron reclamos similares. Volver
51. El concejal justicialista Daniel Zisuela -dirigente del gremio gastronómico, ex mozo- es uno de los principales implicados en la causa., junto con el intendente Pereyra, y varios funcionarios y familiares del municipio. Volver
52. Actuación Notarial AFC 2117914. Volver


Volver al Indice


Informática: el viejo cordón industrial entra al primer mundo

Don Juan de Garay, en nombre del adelantado don Juan Torres de Vera y Aragón, donó al mismo una parte de estancia en el llamado Valle de Santa Ana. Corría el año 1580. Tenía diez mil varas de frente al Río de la Plata, y nueve mil varas de fondo desde la playa del río hacia el oeste, sobre la márgen sur del Riachuelo de los Navíos.

La vara es una medida de longitud que se usó habitualmente en Castilla. Mide 0,835 metros. Pero variaba en las provincias del reino.

El escribano público que inscribió la donación, recién el 16 de febrero de 1594, fue don Mateo Sanchez. Esa estancia -tres siglos después- se convertirá en el partido de Barracas al Sud. Los primeros grupos de pobladores se asentaron en la zona alrededor de tres fuentes de trabajo: los saladeros de carne, las fábricas de jabón y la industria del sebo para la iluminación.

En el año 1838 el gobernador -don Juan Manuel de Rosas- quiso saber a cuántos bonaerenses gobernaba.

Fue el primer censo de la provincia de Buenos Aires. Lo practicaron los alcaldes de los pagos, cuarteles, curatos y reducciones de la precaria administración. Debían incluir las profesiones y oficios de cada uno de los habitantes. En las planillas censales figuró el nombre de la persona principal de cada hogar y el titular del comercio, y si este era habilitado en forma permanente.

En la tercer década del siglo XIX eran pocos los vecinos de Barracas al Sud: apenas 556.

Y era también una población bastante homogénea: 526 blancos, 15 pardos y morenos, 14 extranjeros y un hombre de tropa. Para tener registrados a los contribuyentes aún no se requería la asistencia de la informática.

Ellos fueron los pioneros del cordón industrial del conurbano bonaerense.

Bernardino Rivadavia puso la firma sobre la primera disposición gubernamental que alentó las bases para una zonificación industrial, en las inmediaciones de la ciudad de Buenos Aires. Fue en 1822. La actividad alentada era el salado de la carne vacuna y la elaboración del tasajo -carne seca en conserva-, sobre la ribera sur del Riachuelo de los Navíos. Aún era cristalino.

Había sido el gobierno de la colonia, inicialmente, quien señaló a esa zona como punto único de reunión para la guarda y clasificación de los productos destinados al Viejo Mundo. El sitio de guarda eran las barracas.

Medio siglo después, la villa de los vascos -según la definición que usó Domingo Sarmiento desde las páginas del periódico El Nacional para referirse a Barracas al Sud-, contaba con una población total 8.244 habitantes. Contarlos y clasificar su orígen se hizo más complejo. Pero la tarea aún no requería la asistencia de una base de datos.

La población de Barracas en esos años era 50 y 50'. Mitad locales y mitad visitantes: 4.824 criollos, 6 chilenos, 124 uruguayos, 11 alemanes, 1.913 italianos, 810 españoles, 34 ingleses, 5 portugueses, 6 brasileños, 11 norteamericanos, 10 paraguayos, 454 franceses, 15 suizos y 4 extranjeros sin especificar.

En Barracas al Sud funcionó el primer crisol de razas.

Los locales y los visitantes ponían su sudor diario en la naciente zona industrial. En la segunda mitad del siglo pasado había instalados 13 saladeros y graserías, 4 fábricas de carretas, 7 hornos de ladrillos, 1 fábrica de huano, 6 astilleros y 16 fábricas de manteca.

El 11 de enero de 1904 Barracas -por ley provincial-, pasó a denominarse Nicolás Avellaneda. Pero el cambio de denominación no modificó la advocación del Tránsito o Asunción de María Santísima, patrono de la ciudad.

Nueve décadas después, con 344 mil habitantes y los restos del cordón industrial recortado en un horizonte gris, el intendente de Avellaneda estimó que había llegado el tiempo de comprar computadoras.

No fue el único.

Win. Enter. Plin. Caja:

En 1994 el municipio quizo reconvertirse. En el ministerio de Economía de la provincia había un Programa que calzaba en el objetivo: para el Fortalecimiento y Desarrollo Comunal. El Banco Mundial pondría la plata: un millón cien mil dólares. Después habría que devolvérsela.

A través del decreto N 757/94 Baldomero Alvarez de Oliveira -Cacho-, intendente del ex partido de Barracas al Sud, adjudicó la licitación para informatización de la comuna a IBM -asociada en este caso con la firma CONSAD, el mismo dúo del Proyecto Centenario del Banco Nación- |53|.

De las cinco empresas que participaron inicialmente de la invitación internacional para la presentación de ofertas, tres quedaron en el camino casi de inmediato. Las otras dos tuvieron que ventilar el trámite en despachos judiciales.

La firma Unisys, tras quedar afuera luego de sortear los primeros pasos de la operación, impugnó la designación: resulta extraño el puntaje técnico otorgado a IBM -sostuvo la presentación-, basado a nuestro entender en ese márgen discrecional que tiene el muncipio y, que bien dicho sea de paso, no es ilimitado ya que la discrecionalidad tiene por límite la razonabilidad de la medida adoptada.

La firma ganadora -IBM-, también debió recurrir a los Tribunales. Pero en este caso convocada por el juez Hugo van Schilt -titular del juzgado N 7 de Lomas de Zamora-, que consideró atendible la denuncia presentada por el diputado Fernando Solanas por un ramillete de irregularidades. Entre ellas, fraude a la administración pública |54|.

El hecho significativo inicial que produjo la actuación judicial fue quebrar un récord internacional: por primera vez en el mundo se allanó una de las filiales de IBM Corporation.

De lo que Cacho pensaba pagar inicialmente, además, se excedió en una cifra superior a los 600 mil dólares.

En el naciente distrito de Ituzaíngo -en el oeste del conurbano-, también se bajó un récord mundial: en apenas 24 horas se analizaron 3 propuestas -148 fojas- para informatizar el municipio, con valores que oscilaron entre el medio millón y el millón y medio de dólares. La celeridad fue tal que incluso hubo tiempo para otorgar la pre-adjudicación en el mismo día. La firma del contrato ocurrió 72 horas después..

Pero en el apuro se obvió la licitación pública.

Desde 1983 Alberto Descalzo -hincha de Boca Juniors- jugó en la reserva de la política local de Morón. Fue concejal interrumpidamente hasta 1991. Criticó con ahínco y persistencia a su compañero Juan Carlos Rousselot. Fue, incluso, uno de los impulsores de la destitución del locutor-intendente.

En 1995 logró arrebatarle un buen trozo de su territorio y cesó en sus críticas. Desde ese momento fue un par. Descalzo llegó a la cima con el aparato de la Liga Federal. Primero enrolado en las huestes de Hugo Toledo. Mas tarde con las de Alberyo Pierri. En realidad, sus inicios fueron en la Lipebo y en las cercanías a Antonio Cafiero. Esa búsqueda permanente de una referencia política provincial le valió el apodo: panqueque.

Una fuente local fue consultada por ésta investigación. Cuál es la característica central de su personalidad?, fue la pregunta. La respuesta fue breve:

- Nunca se sabe lo que piensa...

Descalzo tuvo sus 10 minutos de fama nacional. En los primeros días de 1997 muchos dedos señalaron a su figura cuando se buscó a los responsables de una protesta frente a la vivienda del ex ministro Domingo Cavallo. Según la gente de su barrio que no lo quiere se trató de una operación. Entre los protagonistas hubo integrantes de su agrupación política -7 de Mayo-, y mucho de ellos habían participado el día anterior a los hechos de una entrega de escrituras. La ceremonia había sido presidida por un enemigo público de Cavallo: el presidente de la Cámara de Diputados, Alberto Pierri.

- Muchas madres fuimos engañadas. Si algunas fueron con las bolsas de las compras. Te parece que teníamos intención de insultar a Cavallo? Fue indignante, me hicieron sentir mucha verguenza, señaló una de las asistentes a la protesta consultada por la prensa local.

El 10 de diciembre de 1995 Descalzo asumió como intendente de Ituzaingo. El municipio vió la luz el 28 de diciembre del año anterior. La decisión fue del gobernador. Y el patronazgo recayó en San Judas Tadeo.

A los cinco días de la asunción, en una sola compra, Descalzo ya tenía gastados 1.424.000 pesos. El cinco por ciento del presupuesto municipal |55|.

Los fundamentos del apuro fueron expuestos por escrito por el secretario de Hacienda municipal, Carlos de Angelis. A primera hora de la mañana del 12 de diciembre, al estrenar su despacho, Descalzo tuvo la propuesta sobre el escritorio:

Había que dotar al municipio de elementos técnicos que hagan posible llevar adelante una administración ágil, prolija, confiable y desburocratizada. Para ello aconsejó la adquisición de un sistema informático integral que abarque la totalidad de las áreas de gobierno.

Al día siguiente, 13 de diciembre, Descalzo ya había hecho suya la idea de su secretario. Y puso en marcha una compulsa de precios y condiciones. Desde el municipio se invitó a tres empresas: ERCOM S.A., Casa Trastorras y a GMS S.A.

Venticuatro después las tres firmas habían enviado a sus cadetes con sus respectivas ofertas. La de ERCOM apenas ocupó 4 fojas. Trastorras ocupó 29 y GMS puso a trabajar a toda su gente en la compulsa: elaboró una oferta de 110 fojas. Todo ello en una jornada febril.

Pero mayor aún fue la dedicación de los funcionarios municipales. El 15 de diciembre ya tuvieron elaborado y con firma el pie el Dictámen de Preadjudicación. La propuesta de GMS arrasó la compulsa. Excepto en el precio obtuvo el mejor puntaje de la evaluación en todos los rubros.

El Concejo Deliberante aún desconocía que ya se había dado destino al 5 por ciento del presupuesto municipal del año. El expediente llegó al cuerpo seis meses después. Pero el rumor había llegado antes. Y ante la duda que generó la velocidad de la operación, los concejales del Frepaso, la UCR y la Asamblea de Mayores Contribuyentes manifestaron su rechazo -inicialmente- al método de compra. Después vendría la causa judicial.

Un concejal, incluso, creyó intuir el trasfondo de la urgencia:

- Creo que en este caso -dijo-, el intendente Descalzo utilizó la actividad del Estado en provecho de actividades ilícitas.

De la lectura de las 110 fojas que ocupó la oferta de GMS, de todos modos, se desprendieron elementos llamativos:

Desde el 26 de octubre de 1993 la empresa formó parte del Registro de Firmas Consultoras y Especialistas en Sistemas del ministerio de Economía provincial. Sus antecedentes, incluso, contaron con la aprobación del Banco Mundial |56|.

La inclusión en ese Registro -según un listado confeccionado por la misma empresa-, le permitió contar entre sus clientes y usuarios al Banco de la Provincia de Buenos Aires, al ministerio de Justicia provincial, a las 634 agencias de la Lotería bonaerense y a la municipalidad de Lomas de Zamora.

Extrañamente, entre sus clientes al 14 de diciembre de 1995, la firma GMS tenía incluído en su listado a Ituzaingo, un municipio que acababa de nacer y que aún no había comprado -oficialmente- una simple PC.

El 15 de diciembre, el director de Informática y el secretario de Economía y Hacienda del municipio pusieron su firma sobre el Dictámen de Preadjudicación. El día 18 se dictó el decreto de compra y, ese mismo día, se firmó el contrato.

Lo que nunca tuvo explicación fue el apuro.

El mismo 15 de diciembre la dirección de Asuntos Legales promovió la adjudicación a GMS y avaló la aplicación del artículo 132 de la Ley Orgánica Municipal |57|, que habilita al Ejecutivo a efectuar contrataciones directas por medio de decretos de 'necesidad y urgencia' |58|.

Cuanto menos quedaron dudas sobre la aplicabilidad de ese artículo para la informatización del municipio sin convocar a una licitación.

Por el monto involucrado ese debió ser el método elegido. Pero el artículo aplicado, además, establece claras excepciones para evitar la licitación: que se trate de una urgencia reconocida o que tras el llamado a una licitación no se hayan presentado ofertas. Este no fue el caso

En verdad, solo una inédita interpretación de Ley permitiría su aplicación en la compra de computadoras, impresoras y software para un municipio: el artículo 132 se refiere exclusivamente a obras públicas.

El secretario de Hacienda también justificó la compra directa bajo el amparo de la Ley 11752. Por ella se autorizó a los nuevos municipios a realizar contrataciones directas en un plazo de 180 días.

Esa ley entró en vigencia el 15 de enero de 1996, un mes después de efectuada la compra y sin efectos retroactivos.

La carta de intención:

El concejal Ricardo Vallarino presentó una denuncia penal. Fue acompañada por un elemento de prueba demoledor: el texto de un documento que demostraría que la empresa adjudicataría inició acuerdos precontractuales con las autoridades electas del municipio de Ituzaingo, en el mes de julio de 1995, seis meses antes del llamado a compulsar precios, y cuando aún no existía el municipio.

De la lectura de la Carta de Intención suscripta por las firmas GMS -adjudicataria- y JOTAFI Computación Interactiva -subcontratista y proveedora de GMS-, surgen dos conclusiones excluyentes: fue fraguada la fecha de su firma o sus redactores desconocían las reglas mínimas de conjugación verbal. Hay una notable confusión entre pasado y futuro. Los hechos:

Al pie del texto la Carta de Intención señala: Se firman dos ejemplares en Buenos Aires, a los 29 días del mes de diciembre de 1995. Es decir, a los 19 días de la existencia del municipio de Ituzaingo como tal. La presente Carta de Intención resume y sintetiza el acuerdo establecido entre la municipalidad de Ituzaingo y MGS SA.

Los párrafos con alteraciones verbales son los siguientes:

Tomando en cuenta que el 10 de diciembre del corriente año, el municipio debe estar operando administrativamente, por lo cual debe poder realizar la emisión de tasas, liquidar sueldos de su personal además de manejar su Contabilidad Presupuestaria... (..).

Como es de conocimiento de las partes, el municipio estará en condiciones de emitir Ordenes de Compra o suscribir contratos a partir del día 10 de diciembre.

Además, es de conocimiento de las partes también, que se encuentra en curso de aprobación en la Legislatura provincial una ley que dentro de su articulados exime a los Ejecutivos municipales de las normas vigentes en cuanto a la adquisición de bienes y servicios, permitiéndoles por el término de 180 días a partir del día 10 de diciembre del año en curso, la adquisición en forma directa y no por concurso o licitación pública o privada. -Dicha ley, N 11.752, fue aprobada por la Legislatura el 7 de diciembre de 1995 y entró en vigencia el 15 de enero de 1996-.

La Carta de Intención estableció, además, la responsabilidad de cada una de las partes. La firma Siemens SA sería la responsable de la tecnología necesaria que permita cumplimentar una instalación exitosa. Jotafi SA., por su parte, tendría a su cargo la provisión del software -programas- para la Administración Municipal. Las dos empresas fueron subcontratistas de GMS SA.

Jotafi SA, por la provisión del software mencionado, presupuestó a GMS SA un total de 115 mil pesos. La oferta de GMS SA. aprobada por el municipio en dicho rubro -Administración Municipal-, trepó a los 597 mil pesos.

Sugestivamente se incluyeron programas destinados al cálculo, emisión y cuenta corriente de la tasa de cementerios. Era tal la inexperiencia de los nuevos funcionarios que, incluso, desconocían que el municipio que administrarían durante los próximos cuatro años carecía de cementerio.

Respecto al equipamiento -hardware- cuanto menos fue obsoleto. La cuatro máquinas más potentes -utilizadas presumiblemente como server o servidores de la red-, fueron PC 586, de 90 Mhz, Ram 32 MB, discos rígidos de 2 GB y solo dos lectores de CD Rom. A ello se sumaron 68 PC 486 de 66 Mhz, Ram 4 MB, discos de 270 MB, y 10 de 100 Mhz, Ram 8 MB y discos de 540 MB. Las impresoras, marca Epson, HP y Siemens, mantuvieron la misma linea: 29 de matriz de punto, 8 laser y 8 Desk Jet monocromo. A ello se sumaron accesorios: 1 scanner, 2 modem externos y 9 pistolas de lectura ópitca. El importe total de este ítem sumó 341 mil dólares. Proveedores en informática -consultados por ésta investigación-, reconocieron que si encontraban un cliente capaz de pagar el 50 por ciento de ese valor por los equipos mencionados, tendrían entre manos un negocio brillante.

Por si faltara algún elemento para sospechar que el proceso de informatización de Ituzaingo fue escandaloso, existen fuertes indicios -incluído el testimonio de un empleado de GMS SA- de que al 14 de diciembre -fecha de recepción de las ofertas- el sistema en verdad estaba instalado, en funcionamiento e, incluso, ya se habían efectuado pagos a cuenta. Caso contario, los antecedentes de GMS presentados al municipio serían falsos.

- Desde julio estoy dando instrucciones al futuro personal. Nos reuníamos en el Consejo Escolar, le dijo al concejal Vallarino un empleado de GMS cuando la instalación del sistema llegó al Concejo Deliberante.

Solo así se justifica que el 14 de diciembre de 1995 la empresa haya podido incluir entre sus clientes al municipio de Ituzaingo, cuando aún no había comprado -oficialmente- una simple PC.

Todas las dudas que generó ésta operación pudieron ser despejadas por una investigación judicial. Pero a 18 meses de los hechos el expediente parecía adormecido.

Los procesos de informatización de los municipios de Ituzaingo y Avellaneda fueron a dar a los tribunales. Con distinta suerte allí se mantuvieron un largo período.

El juez van Schilt, por lo pronto, aprovechó ese tiempo para llevar a cabo un peritaje informático sobre la operación.

La investigación técnica sobre la informatización en Avellaneda duró siete meses. El cuerpo pericial fue designado por el juez. Estuvo integrado por catedráticos de las Facultades de Ingeniería y de Ciencias Exáctas de la UBA, y de la Universidad Privada C.A.E.C.E.. A ellos se sumaron los peritos de parte ofrecidos por el intendente, IBM y Consad.

Su resultado fue clarificador. La única disidencia la interpuso el perito del municipio. Los hechos:

En la evaluación de las ofertas preseleccionadas -IBM y Unisys- no se empleó ninguna metodología científica.

El criterio utilizado en la metodología de evaluación es ambiguo, habiéndose aplicado una fórmula de evaluación incompleta y arbitraria.

Se observó la consideración de puntos que no se correspondían exáctamente con los definidos en el pliego, y la utilización de puntos no existentes en el pliego.

Las mismas personas que intervinieron en la elaboración del pliego también lo hicieron en la evaluación de los postulantes y en la selección de la mejor oferta. En esa comisión sólo había una persona capacita en informática.

Entre las dos ofertas -básica de IBM y de Unisys- existe un virtual empate en la calificación otorgada por la comisión evaluadora. Sin embargo el intendente le otorgó la lcitación a IBM, cuya oferta fue un 60 por ciento más cara que la de Unisys.

Al 13 de julio de 1996

-27 meses después haberse suscripto el contrato- sólo el 6 por ciento de la población registrada en el sistema informático adquirido a IBM contaba con una clave única de identificación -cuenta única por contribuyente-. Por lo que a esa fecha el 94 por ciento de los datos no estaban depurados.

IBM Argentina SA no cumplió en tiempo y forma la ejecución del contrato y, a pesar de ello, el municipio de Avellaneda no habría adoptado ninguna medida en defensa de los intereses municipales |59|.

De todos esos elementos el juzgado hizo incapié en las diferencias entre lo establecido en el pliego de la licitación y el contrato firmado con IBM.

El pliego establecía la compra de la propiedad intelectual del software por parte de la municipalidad. Allí podría justificarse la diferencia económica entre la propuesta de IBM y la de Unisys. Pero en el contrato sólo se hizo referencia al goce y al uso del sistema informático entregado por IBM. Te lo presto, pero es mío.

Cuando a Cacho se le preguntó por la sutil diferencia entre la licitación y el contrato, lo que es decir entre el dicho y el hecho, explicó la situación a su modo:

- ... al elaborar el contrato pudo haber un error y siempre somos falibles a los errores |60|.

El error fue de exáctamente 680 mil dólares.

Nota:
53. La firma Consad S.A está fuertemente ligada al ex subsecretario de Asuntos de Gobierno, Juan Carlos Cattáneo, segundo hombre de la Secretaría General de la Presidencia, durante la gestión de Alberto Kohan. Cattáneo fue procesado en la causa que investigó el pago de sobreprecios en la informatización -Proyecto Centenario- del Banco Nación.. Volver
54. La denuncia fue presentada por Fernando Solanas el 12 de diciembre de 1995. La causa lleva el N 45.199. Se tramita en el Juzgado Criminal y Correcional N 7 de Lomas de Zamora. Entre otros se investiga la posible comisión de fraude en perjuicio de la administración pública y peculado. Esta causa derivó en otra -N48.726, Juzgado en lo Criminal y Correcional N 8 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Rafael Villamayor- por una segunda denuncia derivada de afirmaciones que constan en fojas 359/360 de la causa penal inicial en donde se dice que la municipalidad de Avellaneda habría efectuado pagos a Unisys -empresa cuya oferta fue desestimada- para evitar que dicha firma se presente en la causa como particular damnificada. Volver
55. La operación derivó en una causa -N 44662/96-. Se tramita en el juzgado Criminal N 4 de Morón, a cargo del juez Diego Bonano y fue presentada por el concejal del Frepaso, Ricardo Vallarino. Volver
56. Facsimil presentado por GMS, aprobado por la Dirección Provincial de Evaluación Económico-Financiera y Asesoría Técnica. Volver
57. El Art. 132 de la Ley Orgánica señala: La ejecución de las obras públicas corresponde al Departamento Ejecutivo. En las realizaciones mediante consorcios, convenios y demás modalidades, su intervención será obligatoria. las obras públicas que se realicen por contratos con terceros, aún aquellas respecto de las cuales se impne la percepción de su costo a los beneficiarios, sólo podrán ser adjudicadas cumplido el requisito de la licitación. Sin embargo, podrán contratarse diréctamente sin tal requisito cuando: (..) Inc. e) se trate de trabajo de urgencia reconocida u obedezcan a circunstancias imprevistas que demanden una inmediata ejecución; Inc f) se haya realizado una licitación y no haya habido proponentes o no se hubieren hecho ofertas convenientes. Volver
58. María Rosa Gómez, periódico Posdatas. Volver
59. Extraído de un informe elaborado por los asesores legales del diputado Fernando Solanas. Volver
60. Martín Dinatale. La Nación, 13-7-97. Volver


Volver al Indice


Rendiciones de cuentas

- Yo no lo tengo escondido en mi casa -aseguró el intendente Bruno Tavano-, ni sé donde está desde hace dos meses...

El hombre al cual se le desconocía el paradero en diciembre de 1996 era, nada menos, que el ex presidente del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora. Se había borrado. La Justicia estaba tras sus pasos: debía encontrar una explicacaión para los 3 millones de pesos que gastó en fotocopias y reparación de automóviles, durante un período de apenas 18 meses.

Para justificar esa cifra el hombre debía encontrar un buen motivo: se fotocopió a un ritmo de copia de 58 por minuto, durante 9 horas, todos los días hábiles a lo largo de 18 meses. Y se repararon 10 viejos automoviles cuando, por la misma cifra, se hubieran comprado 35 Mercedes Benz O KM.

- Entréguense con sus abogados, muchachos. Y si no tienen abogado recurran a la defensoría de pobres, les recomendó públicamente el intendente Tavano, con poco eco por parte de los prófugos.

La jueza Silvia González buscaba a seis personas. Entre ellos a Rubén González -concejal y ex presidente del Concejo, a Julio Sibara -secretario del Cuerpo-, y también a Raul Menéndez -propietario de la firma Taller 4-, involucrada en la maniobra de las fotocopias |61|.

La tolerancia del intendente hacia los ex funcionarios y el imprentero prófugos no se condice con las actitudes que protagonizó Tavano en su propio despacho. El hombre pertenece al grupo fundador de la Liga Federal. Heredó la intendencia de Hugo Toledo, y al asumir el cargo se dice que tuvo que reconocer un primer obstáculo:

- Duhalde se llevó a toda la gente a la provincia. No tengo ni siquiera a quien poner en la portería del municipio.

Como pudo Tavano armó su gabinete. A su medíco personal, por ejemplo, le otorgó la cartera de Salud del municipio. Sin embargo, cuando se recaba en el perfil de este hombre del sur, quienes lo conocen destacan su vehemencia, típica de un cowboy del oeste:

Los vecinos no tenían agua. Los miembros de la Comisón Agua para Todos acudieron a la intendencia. La integraban vecinos del los barrios Galicia y Laprida. Era pleno verano y no tenían una gota de agua. Fueron a reclamar. Hacen una manifestación, y Tavano los recibe.

El acuerdo no aparece. La gente se enardece, comienzan a decirse cosas duras, lo increpan y Tavano, sin más trámite, termina la discusión:

- Váyanse a la puta madre que los parió. Los voy a cagar a trompadas...

Días de sesiones: Las rendiciones de cuentas de la municipalidad de Lomas de Zamora son una caja de sorpresas.

Por lo general nunca se presentaron en término. Las rendiciones del ejercicio 1984, por ejemplo, llegaron al recinto del Concejo Deliberante en los últimos meses de 1986. El tiempo transcurrido, sin embargo, no clarifícó sus zonas oscuras.

El tenor de las inquietudes que genera su lectura mereció una explicación que nunca existió: contratación de autos dobles, contratación de vehículos dados de baja por robo, duplicación de pagos por los mismos servicios, pagos superiores a los de mercado, contratación de empresas inexistentes, manipulación de contratos para evitar licitaciones y convalidación de licitaciones donde se presentaron empresas con vínculos manifiestos entre sí.

Temáticamente las irregularidades pueden ordenarse del siguiente modo: |62|

Servicio de recolección de residuos, contratación de camiones, etc.

Rendición ejercicio 1984:

La contratación de los servicios de la empresa se inició el 10 de abril de 1984. Los contratos se prorrogaron cada 90 días.

No se deduce que se haya efectuado un control estricto por parte de la Municipalidad respecto a las obligaciones de la empresa: en un día de control se determinaron infracciones en 549 cuadras donde el servicio no se prestó, y nunca más se efectuó un solo control, durante todo el año.

Aparecen errores, alteraciones, coincidencias y superposiciones entre los camiones de la empresa que prestó servicios en el departamento de Vialidad, levantamiento de montículos, recolección de residuos y distribución de agua potable:

El camión Ford -patente B 252.459- prestó servicios para la recolección de residuos, para la distribución de agua potable -por lo que debía ser un camión cisterna-, para trasladar personal, para cargas de Vialidad y para levantar montículos.

Desde el Ejecutvo respondieron que dicho vehículo realizaba servicios rotativos, cuando era necesario realizar la distribución de agua o en su defecto el servicio de levantamiento de montículos. Por las noches realizaba normalmente el servicio de recolección de residuos domiciliarios.

Lo más extraño del caso es que la patente B 252.459 de acuerdo al dominio pertenecía a un automóvil Ford Falcon, radicado en la localidad de Banfield, según consta en el registro de la Dirección de Rentas.

La distribución de agua potable la efectuaba, según la rendición, un camión modelo 1969, patente C 461.314. Y la recolección de residuos y limpieza de ferias, en cambio, estaba a cargo del camión patente B 461.316, pero ese dominio en realidad corresponde a una rural radicada en la localidad de Lanús.

La distribución de agua, en realidad, la efectuaba el camión Dodge 300, volcador, modelo 74, patente B 1.201.643.

Otros ejemplos:

Para la municipalidad prestaba servicios en la recolección de residuos el camión Ford, patente B 1.552.644. Según el dominio se trataba de Renault 12, modelo 79. Para la recolección de montículos estaba asignado un camión patente B 1.352.644, en esta caso se trababa de un Renault modelo 75.

El Renault 79 había sido dado de baja en setiembre de 1983, y el Renault 75 también hacía dado de baja: pero por robo.

Rendición ejercicio 1985:

De la documentación remitida no se deduce que haya existido un control estricto sobre el cumplimiento del contratista respecto de sus obligaciones. Son conocidas las deficiencias que presenta este servicio, y sin embargo no se observa que se haya labrado una sola acta de infracción.

Las contrataciones, realizadas bajo la forma de contratación directa, superan los montos autorizados para actuar de esta manera.

Rendición ejercicio 1990:

De lo que votó este cuerpo, el Departamento Ejecutivo extrajo un 63 por ciento para destinarlo a otras áreas, como las que tienen que ver con útiles, libros, propaganda y publicidad.

De una cifra de 2 millones de australes que había para instrumental científico, el Ejecutivo gastó solamente 27 mil australes.

Las partidas más importantes que absorvieron gran parte de lo que se tomó de otras muchas de ellas de carácter solidario y para beneficio de la comunidad, fueron las que solventaron los contrataciones de terceros en el área de recolección de residuos y conservación y mantenimiento de la vía pública.

Las prestaciones de servicios tomaron casi un 10 por ciento más, en términos reales de la globalidad del presupuesto municipal, de lo que este Cuerpo había votado. Y como ese 10 por ciento no salió del incremento de la presión tributaria, se lo tomó de las partidas de carácter solidario.

Rendición ejercicio 1991:

El modo -$1.500.000- de contratación de los vehículos es la licitación privada por períodos mensuales, a efectos de eludir la licitación pública. Viola el art. 158 del Reglamento de Contrataciones.

De la documentación no existe verificación técnica de los vehículos, ni tampoco documentación de cada auto -seguro, título, etc.-. No existe asignación por vehículo.

Patente B 1.724.581. Según la contratación se trataría de una Ford Ranchera, dicha patente corresponde a un Fiat 600. La unidad fue robada en 1988.

Patente B 1.541.203. Según la contratación figura como camioneta. El dominio pertenece a un Renault 12.

Patente C 891.673 según la contratación figura como camioneta. El dominio pertenece a un Renault 12 Break. -Información suministrada por el Registro de la Dirección General de Rentas.

Rendición ejercicio 1992:

El Decreto 3923 declaró la emergencia sanitaria en el distrito. En base a esa justificación el intendente Tavano firmó los decretos 3511 y 3326. De modo directo se contrató a Alvarez y Patiño para el barrido de 1189 cuadras, por un monto de $ 950.650 al año. Sin embargo, la ley Orgánica Municipal establece que el Concejo debe disponer el servicio de barrido. Se evitó la licitación pública.

Un concejal levantó la mano y pidió la palabra. Lo suyo fue un intento de síntesis de la situación:

- La empresa Alvarez y Patiño tuvo un crecimiento que puede considerarse como un verdadero milagro a nivel mundial. La contratación directa ha permitido que esta empresa se capitalizara en la forma que lo hizo desde el año 1984 hasta la actualidad. Estos contratos constituyen el denominador común que une a todas las administraciones justicialistas, desde el 84 a la fecha.

Volver al Indice


Alimentos

Rendición ejercicio 1984:

Licitación Pública 45/84, observada en su totalidad por el Decreto 15/84 del Concejo, por adjudicación directa al único oferente del rubro huevos:

Se efectuaron contrataciones directas por montos que superaban los límites que facultaba la Circular 37 de la subsecretaría de Asuntos Municipales. Las compras del 3 de julio de 1984 en adelante fueron realizadas bajo la forma de compra directa y no cuentan con ningún decreto del Departamento Ejecutivo que las haya avalado. Se pagaron precios superiores al precio oficial vigente por entonces. La provisión de huevos del 3 al 9 de julio tiene una factura que no fue intervenida por el Jefe de Compras, obligación que corresponde según el reglamento de Contabilidad. Esta actuación fue reconstruída -ya que no existe en la rendición- con fecha 28 de diciembre de 1984, con certificaciones

del Banco Provincia de que fueron efectivamente cobrados los cheques de fecha 15 de febrero de 1985. (..) Se efectuó un "llamado a cotización" -figura un tanto difusa dentro de la normativa administrativa- para el día 13 de agosto de 1984; sobre este llamado no existe ninguna constancia documental en la rendición, y por decreto del 13 de agosto vuelve a contratarse en forma directa al mismo proveedor que venía siendo beneficiario de las contrataciones directas de huevos desde julio de 1984.

Se efectúa una licitación pública -82/84-, y se pagaron precios superiores a los precios oficiales de ese momento, esgrimiéndose razones poco valederas para ello: se habla de la modalidad de distribución, de que es en zonas de calles de tierra, que se hace de manera directa, etc.. Pero se dice que se paga un precio mayor al oficial porque se hace distribución diaria, y en la misma rendición están las liquidaciones del beneficiario de esa licitación donde surge que no se entregan diariamente, sino dos o tres veces por semana.

Rendición ejercicio 1991:

A la licitación privada 9/91 y 31/91 -compra de leche-, se presentaron 3 oferentes: Nutriment -Portela 1246, Lomas-; Héctor Visconti -Mistral 63, Banfield-; Héctor Herrera -España 84, 5, Lomas-.

Resultó adjudicataria la firma Nutriment. Pero el cheque fue retirado por Héctor Visconti -DNI N 10.354.849-. El importe abonado ascendió a A 420.000.000. -mes de enero-. En las dos licitaciones se produjo la misma situación.

Volver al Indice


Fotocopias, papelería

Rendición ejercicio 1989:

La Orden de Compra 370 mandó imprimir 10 mil periódicos, de 16 páginas, lujosamente impresos, sobre información municipal. En realidad era una publicación de propaganda política pagada por el erario municipal.

El 23 de marzo se autorizó el suministro de otros 10 mil ejemplares. Y a los pocos meses se imprimieron 30 mil ejemplares más. En total fueron 50 mil. Se debió llamar, por lo menos, a un concursos de precios...

Con la provisión de resmas ocurrió lo mismo: se adquirieron 1930 resmas en 5 compras.

Rendición ejercicio 1991:

Se efectuó una licitación pública -4/91-. El contrato fue de un año, con una prórroga de cuatro más, en forma automática.

El costo por fotocopia adjudicado, para el mes de enero de 1991, fue de A 519,00.-, en el mes de marzo el municipio pagaba a otro proveedor por fotocopia -orden N 585- A 350,00.-.

El contrato, además, estableció que las fotocopiadoras -15- deberían encontrarse en dependencias municipales, por lo tanto la comuna se hizo cargo del costo de energía.

La licitación se inició con la orden de suministro 005, de fecha 27 de diciembre de 1990. El contador la firma en 2 de enero de 1991. Pero se extiende la orden de publicación en Boletín Oficial y en un medio local, del llamado a licitación el 13 de diciembre de 1990, para ser publicados los días 21 y 24 de diciembre de 1990.

Se publicó el llamado a licitación con anterioridad al inicio del expediente.

Rendición ejercicio 1991:

A la Licitación privada 143/91 y 123/91 -para formularios continuos-, se presentaron 3 oferentes: Artes Gráficas Santa Ana, cotiza Hugo Arce -Payró 1920, Banfield-; Grafisur, cotiza Raúl Arias -Moreno 2625, Lanús-; Cervantes, cotiza Sr. Morales -Darragueira 1481, Banfield-.

Dos ofertas pertenecen al mismo dueño: Daniel Morales -DNI N 11.786.304-, quien retiró los cheques correspondientes a la firma Cervantes y a la firma Grafisur -se detallan 22 ordenes de pago-.

En las facturas emitidas por las firmas mencionadas figura la misma dirección: Darragueira 1481, Banfield. Verificado dicho domicilio se comprobó que se trata de una vivienda particular.

Además, se pudo comprobar que la firma Artes Gráficas Santa Ana no existe. Tras la consulta de varios vecinos del domicilio denunciado ninguno la conoce.

Las compras directas con la firma Cervantes fueron habituales: se detallan 3 ordenes de compra.

En el concurso 123/91 se presentó Grafisur, cambiando su domicilio por Brin 3046, Lanús; Cervantes, que mantuvo su domicilio; y se agregó Juan Alberto de la Cámara, Añasco 37, 14, "G", Capital, TE 432-1646.

Consultado telefónicamente el número declarado por de la Cámara, se pudo comprobar que el contestador automático atiende mensajes de la Dra. Falconi.

En el comprobante de remito de la licitación figura Añasco 37 y en la factura Añasco 27, todo de Capital.

Volver al Indice


Grúas

Rendición ejercicio 1991:

La contratación se efectuó por mes y por vehículo. Se eludió la licitación.

Ford F-100, patente B 212.989, modelo 1963, orden de pago N 2784, contratada por 196 horas para el mes de julio de 1991, a un valor de A 250 mil. Importe total A 49 millones.

Ford F-100, patente B 1.048.902, modelo 1964, orden de pago N 2775, contratada por 240 horas para el mes de agosto de 1991, a un valor de A 250 mil. Importe total A 60.000.000.

Rendición ejercicio 1992:

Transporte Villalba, de Juan Jesús Villalba, Laprida 2692, se le contrata una Ford F-100, 64, patente B 1.248.908

Aníbal Omar Salinas, Armonía 436, Llavallol, Ford F-350, 81, patente U 076.331

Fernando Berretino, Paz 656, Temperley, Ford F-100, 80, patente U 063.693

De las actuaciones realizadas se pudo verificar que el señor Juan Villalba retiró los cheques emitidos a la orden de los otros contratistas, según consta en las ordenes de pago 2231, 2230, 1926, 1661, 1239, 1237, 2613, 1611, 2790 y 2791, por un monto total anual de $192.000.

No hay constancia de seguros ni controles técnicos. Tampoco constancia que acredite la titularidad de las unidades.

Su sistema de remolque es antiguo y producen daños en los vehículos que remolcan. Esto ha provocado juicios contra la comuna, lo que perjudicó al patrimonio comunal.

Duhalde lo alienta, lo consuela, le promete mediar ante la Justicia para resolver su situación y le ofrece, hasta que pase la tempestad, sostén económico y jurídico para la familia y un empleo para el hijo del Beto -Imbelloni- en la municipalidad de Lomas de Zamora: administrador de las grúas de la comuna |63|.

El convenio se extendio, cuanto menos, durante cuatro años, hasta que el estacionamiento fue otorgado en concesión a la firma CTO. El monto total redondeó los 750 mil dólares. La inversión inicial fue mínima: dos Ford F100 modelos 63 y 64.

- En la revista Gente Norberto Imbelloni declara, en 1993, que las grúas son de su hijo -señaló un ex concejal-. Allí él confiesa que su hijo mantiene a la familia. Pero cuando fuimos a los papeles del Municipio no hay ninguna contratación a nombre de Imbelloni, sino a nombre de tres personas. Para trampear la Ley Orgánica.

La operación estuvo fraccionada por mes y por grúa, pero pertenecían a la misma persona y estaban destinadas a cubrir el mismo servicio. La legislación contempla, para los montos involucrados, la licitación pública o privada. La convocatoria debe publicarse en medios de prensa y en el Boletín Oficial. Al fraccionarse en montos que no superan los 6 mil pesos, la operación se instrumentó a través de una contratación directa.

- Hubo cheques que los retiró Imbelloni -agregó el concejal-. Nosotros probamos la vinculación y lo denunciamos en el Tribunal de Cuentas, pero no pasó nada.

El 1 de setiembre de 1993, el juez Eduardo Niklison se dió cuenta que el Beto -preso por homicidio- no iba a terminar su condena en el pabellón vip de Devoto.

Allí no estaba solo. Sus compañeros de cautiverio fueron el Bambino Veira y el ex juez Remigio González Moreno.

Hicieron un buen trío. Tuvieron que aprender a convivir lejos del sol. Y para evitar los conflictos le pusieron organización a sus pemurias. Hicieron un reparto de tareas;

A Veira le tocó baldear los pisos. A el ex juez hacerse cargo de los asados, y a Imbelloni cocinar las pizzas.

Un ex presó que pasó una temporada en el mismo penal recordó la reglas de convivencia entre los vip's y el resto:

- En la cárcel Imbelloni tenía prohibido, por ley, mirar a la cara a un delincuente. Cada vez que uno de nosotros pasaba delante de él, Imbelloni tenía que agachar la cabeza. Si no se lo sopapeaba..

Apenas un año despues de recibir la pena, el presidente Menem firmó el decreto que redujo de ocho a siete años y siete meses la condena impuesta en 1992. Beto -con esos cinco meses- logró por su buena conducta la reducción de la pena. Ganó dos años para volver a las andadas.

Promesas son promesas: sosten económico y mediar ante la Justicia.

Volver al Indice


Reparación de pavimentos y bacheos

Rendición ejercicio 1992:

Licitación 16/92: Ordenes de pago 1798 y 813 por un total de 64 mil pesos.

Se presentan las firmas Puesta del Sol -Hugo Coloschi, presidente-; Libeca Construcciones; Coloschi Hnos. -Raúl Coloschi, vicepresidente-; y Tecnamaq.

La adjudicación fue otorgada a la firma Coloschi Hnos. El cheque fue retirado por Alejandro Cánepa, apoderado de la firma Coloschi y vicepresidente de la firma Serviobras SA.

En la apertura de la licitación se encontró presente Rubén Muller, en representación de Tecnamaq. Pero recibe el llamado a licitación por la firma Puesta del Sol y, además, retira los cheques de cuatro ordenes de pago a nombre de la firma Coloschi, y un cheque correspondiente a una orden de pago para la empresa Serviobras SA, de la que es apoderado.

Licitación 64/92: La licitación era por 82 mil pesos, pero se la aumentó a 130 mil.

Se presentaron las firmas Ripa Alsina Construcciones, Carbe SA., Serviobras, y Coloschi, finalmente adjudicataria.

El apoderado de Serviobras, Rubén Muller, retiró el cheque de la firma Coloschi.

Licitación 17/92: La licitación era por un total de 129 mil pesos. Se presentaron las firmas Coloschi Hnos, Puesta del Sol, Tecamaq y Libeca Constructora.

La adjudicataria fue Coloschi. El cheque, en este caso, lo retiró el vicepresidente de Serviobras, Alejandro Cánepa.

Licitación 62/92: La licitación era

por 91 mil pesos. Se presentaron las firmas Carbe SA, Coloschi Hnos, y Serviobras. Se le adjudica a Coloschi Hnos.

El cheque es retirado por Rubén Muller quien, a su vez, participa de la apertura de ofertas en representación de Tecnamaq y es apoderado de Serviobras.

Licitación 80/92: La licitación es por 45 mil pesos. Se presentan las firmas Carbe SA., Serviobras y Coloschi Hnos. Se le adjudica a Coloschi y el cheque lo retira Muller.

Licitación 70/92: La licitación es por 39 mil pesos. Se presentan las firmas Serviobras, Coloschi, Valfos y Carbe SA.. Se le adjudica a Serviobras. Es Rubén Muller, en su condición de apoderado, quien retira el cheque.Licitación 18/92: La licitación es por 142 mil pesos. Se presentan las firmas Tecnamaq, Libeca construcciones y Coloschi Hnos.. Muller está presente en representación de Tecnamaq. La licitación se le adjudica a Coloschi, y el cheque lo retira Alejandro Cánepa, quien es vicepresidente de Serviobras.

Licitación 81/92: La licitación es por 91 mil pesos. Se presentan las firmas Serviobras, Carbe SA, y Coloschi. Se le adjudica a Coloschi y retira el cheque Cánepa, de Serviobras.

Licitación 93/92: Idem anterior.

Licitación 79/92: La licitación privada es por 38 mil pesos. Se invita a las firmas Puesta del Sol, Carbe, Serviobras y Coloschi. Se le adjudica a Coloschi y el cheque es retirado por Rubén Muller, de Serviobras.

63/92: Idem anterior.

El monto total de las licitaciones redondeó los 900 mil dólares.

Esta investigación determinó, además, que la firma Serviobras SA comparte el domicilio con Claudio Coloschi: Muzzilli 44, Lomas de Zamora.

Notas:
61. Siete meses después de los hechos los involucrados se mantenían prófugos. Volver
62. Los ejemplos fueron extraídos de las versiones taquigráficas de las sesiones del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora. La irregularidades fueron señaladas por concejales de la oposición. En la mayor parte de los casos las rendiciones de cuentas sólo fueron aprobadas por la mayoría justicialista. Volver
63. El Otro, Hernán Lopez Echague, Ed. Planeta. Texto extraído del relato que describe el encuentro de Eduardo Duhalde, entonces vicepresidente de la Nación, con Norberto Imbelloni -entonces prófugo de la Justicia argentina-, ocurrido según el autor en una suite del Hotel Excelsior, de Asunción del Paraguay, en el verano de 1990. Volver


Volver al Indice

Capítulo Anterior

El Fin


Editado electrónicamente por el Equipo Nizkor el 22ene02